lunes, 7 de abril de 2014

Mi "escrache" particular



           He leído con interés el escrache que ha recibido Esperanza Aguirre relatado irónicamente, la más sutil de las formas, por un columnista de este diario digital en el que cada día, con alguna que otra excepción, vomito mis impresiones sobre la cruda realidad y he recibido, para qué engañarles, una auténtica bofetada, sin necesidad de que los cincos dedos que se usan para teclear el ordenador, se posen en cualquiera de mis mejillas.

            Lean el por qué de mi afirmación. Hasta hace no más de un semestre un servidor era Presidente de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía, cargo al que accedí por elección de los asociados. Pues bien, de pronto y aún sin saber la causa, hubo que realizar otras elecciones porque el tiempo de ejercicio de la carga así lo demandaba. Emergió una nueva candidatura desde las mismas entrañas de la anterior y, aunque algunos juraban y perjuraban de no presentarse a las mismas, el hecho es que no fue así, y aquella persona en la que deposité toda mi confianza y él en mí, volvió a presentarse en ese puesto del que se dice que “quien tiene la información, posee el auténtico poder”. Ni por un momento pensé en presentar mi candidatura, y ellos también, incluida “la chica de Granada” de la que algún día hablaremos, porque sabía que estaba perdida, y ello a pesar de que jamás dicté una mínima orden y de que había luchado, ellos lo saben bien, por “abastecer” de una cierta intendencia a la ACE-A para que no pasara problemas económicos.

            Pero no quedó ahí la cosa, sino que en otra Asociación, la de Críticos Literarios de Andalucía, de la que fui Vocal Adjunto a la Presidencia desde su fundación y miembro de su Jurado de Poesía, fui descabalgado de ambas responsabilidades sin previo aviso, resultando que fue elegido para tal cargo la misma persona que hoy ostenta la Presidencia de ACE-A.

            Bueno, son cosas de la vida que, a mi edad, tal vez ya por inservible hay que digerir; aunque dicha sea la verdad, lo que no puedo digerir es que todo sea debido a mi tarea crítica como columnista y autor de un blog, “el copo de pepe”, que va subiendo como la espuma en lectores.

            Y es que me dicen, los nuevos poderes de ambas Asociaciones, que la Junta de Andalucía, a través del Consejero de Cultura Luciano Alonso, pidió mi cabeza servida en bandeja por críticas a la política cultural de dicha Junta, críticas que sigo y seguiré sosteniendo, pues a los hechos me remito.

            Ninguneo total a numerosos escritores y balacera silenciadora hacia mi persona. Ya ven, lo que me importa el “amanecer dorado” y aquello de Orwell que hoy se cumple en la infamia dictada contra mí.

            De vez en cuando o de tarde en tarde seguiremos con la matraca, o sea, cuando mi cuerpo o la hipocresía de lo demás me predispongan a ello.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada