lunes, 21 de abril de 2014

La ganga de los cursos de formación



Creo que Andalucía no está en el punto de mira de la Guardia Civil, de los servicios de investigación o del mismísimo Ministerio del Interior, sino que por esta tierra de María Santísima, al igual que por otros pagos del territorio hispano, existe una cantidad ingente de mangantes que se benefician indebidamente del parné que sobre esta Comunidad ha venido como maná desde la Unión Europea.

            Lo último que ha salido de la ciénaga de la descomposición de la decencia ha sido el tinglado de los llamados Cursos de Formación que está poniendo al descubierto la invisibilidad de numerosos alumnos, la pocilga del seguimiento de los cursos por parte de los responsables políticos, la carota de fraudulentos empresarios y el fácil enriquecimiento de algunos a costa de las espaldas de los de siempre.

            Será por el nombre, me refiero a Cursos de Formación, que Luciano Alonso, Consejero de Cultura y otros pespuntes, ha salido desaforadamente como alma en pena, con lo tranquilo que es, a predicar el victimismo que padece Andalucía por parte de la derecha y ha arremetido contra los que, según él, han filtrado una información falsa y silencian lo que ocurre en otras partes del puzzle español.

            Y no es cierto, porque no hace ni siquiera un mes afloró a la luz que en la Comunidad de Madrid ciertos empresarios se estaban poniendo las botas a costa de los que antes se ponían los cascos, y el consejero o consejera de Cultura o Educación o lo que sea no ha salido con los trastos de matar, sino que se ha puesto a cambiar los sistemas de distribución de la “pasta nostra” y ya existen algunos detenidos.

            Así que no hay que lamentarse, amigo Luciano, sino subirse las mangas, ponerse al curro, sacar la lupa, entonar el mea culpa y facilitar las pruebas de tanto desvarío de vergüenza por nuestra querida tierra que, aunque algo llorona y sumisa, está capacitada para afrontar la dignidad aunque algunos la estén esquilmando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada