domingo, 6 de abril de 2014

Extraña precampaña de Elena Valenciano



          Se hace urgente que Rajoy señale con el dedo quién va a encabezar la candidatura del PP a las elecciones europeas, y lo digo porque Elena Valenciano, numero 1 del PSOE a este modus vivendi de tener las habichuelas aseguradas cuando obtenga el acta de europarlamentaria, está dando tortas al aire en su particular precampaña al no tener un “enemigo” visible con el que batirse en duelo a muerte.

            A mi modo de ver, la considero una mujer suelta, con reflejos y con ganas de guerra -me refiero a guerra política-, pero como está peleando, hasta ahora, contra molinos de viento podría volverse algo majara; por ello, y para saber algo más de quien quiere cambiar a Europa, en esta tarde de domingo de canícula malagueña, he tecleado su nombre en google y he buscado su currículum en esa enciclopedia que llaman Wikipedia donde el propio personaje construye su propio currículum.

            En él se lee que ha cursado las licenciaturas de Derecho y Ciencias Políticas, pero resulta que el periódico El País indagó en dicha aseveración y como resultado de ello, según leo, no finalizó ninguna de las dos carreras porque “se aburría”; personalmente me da exactamente igual pero, no es de recibo que la llamada a reconstruir Europa sea algo mentirosilla.

            Sabe Elena ya lo que es el Parlamento de Europa pues ya succionó de sus mieles durante los años que van de 1999 a 2007 en los que ejerció de europarlamentaria, pero dicha sea la verdad que hoy leo, como también se aburría, digo yo, nada más tiene un 66% de asistencia a los plenos del europarlamento.

            No será un servidor el que dude que las personas puedan cambiar y que, de ahora en adelante, ya no tan joven y con una cierta madurez, Valenciano cumpla con sus deberes y dé el do de pecho a la hora de enfrentarse con Ángela Merkel para conseguir esa Europa menos bancaria y más solidaria con los pobres.

            Si vale un consejo, bien y si no vale, también. Deja, querida Elena, de hurgar en los asesinatos de mujeres por machistas sin escrúpulos que bien pueden ser electores del PP, PSOE o IU; de verdad, toma otro vericueto para vencer en las elecciones y deja a los muertos, en este caso muertas, en paz.

            Son muchas y variadas las cuestiones que puedes reprochar a tus adversarios políticos, pero esa que te digo en el anterior párrafo no vale, y no vale porque es problema de todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada