viernes, 4 de abril de 2014

A quien pueda interesar



No siempre se reciben llamadas agradables, pero ayer fui protagonista de una de esas excepciones. Sonó el teléfono, mi mujer atendió el aviso y me dijo: “Pepe, es Juan Guerrero”. Ni siquiera dudé un instante, Juan fue uno de los pioneros de UCD en Málaga y, esencialmente, en Fuengirola; estamos hablando de 1977.

            Aquellos que fundamos el partido de centro que se sacó de la manga Adolfo Suárez, salvo algunas excepciones, nos encontramos huérfanos de colectivo político y ya, por la edad, años más o menos, podemos y debemos considerarnos seres prehistóricos de aquella apasionante época que nos tocó vivir en primera línea de la batalla.

            Le comunicó mi amigo Juan que los dinosaurios de la epopeya centrista habían pensado en que el próximo lunes tenían pensado acudir a una eucaristía en la Iglesia de Santiago, calle Granada, a las 20:00 horas en memoria de Adolfo Suárez a la que, lógicamente, anuncié mi presencia.

            No tanto por la eucaristía en sí, pues son numerosas las realizadas en su honor, sino por el hecho de vernos, hablar entre nosotros, recordar tiempos, vivenciar momentos y recordar a tantos que ya nos han dejado: Huelin Vallejo, Paco Villodres, Sánchez Blanco, Juan “Petesa”, José Luis Rodríguez y la tira de ellos y ellas.

            No está mal el detalle, porque en realidad muchos de nosotros nos encontramos algo huérfanos de ideología y de colectivo político. Sé bien que el centro político no existe, pero si es una intersección de conjuntos que abarca un socialismo moderado y una derecha democrática, una especie de ingeniería política de difícil construcción.

            Como sé que tengo ocho o nueve lectores, no vendría nada mal que se estableciese como una pequeña red o tela de araña para no vernos demasiados solos; son muchos los que piensan que ese centro político debería ponerse en marcha nuevamente, pero es misión imposible porque es más fácil dar a luz un nuevo proyecto que resucitar a un muerto.

            Sirvan pues estas líneas para que todos los que tuvimos algo que ver con aquel proyecto, de forma activa con su militancia o pasiva con su apoyo, nos demos la paz cuando corren ciertos aires de violencia.

            Ya saben: Lunes, día 7, 20:00 horas en la Iglesia de Santiago, calle Granada (Málaga), un buen momento para vernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario