lunes, 31 de marzo de 2014

Silencio



Será un silencio que penetre tu alma.
Las páginas del libro cerrarán nuestro aliento.
Pedirás la palabra que nunca llegará.
La calma de los mares, serena como tú,
ahogará mi verso que mudo será muerto.
Errante, el grito clamará como ido,
no será mi venganza, sino tu petición.
Te amaré en el silencio que tú, cuerda, me pides,
y que yo, loco en mí,
te concedo sin fe.

Solicitas mi vida con razones de amor.
Seguiré con mis dioses buscando mi vacío,
dominaré a los vientos su grito metafísico,
las campanas serán
vacíos de mi Dios.
Esculpiré en las tablas de Moisés un extraño
mandamiento de eclipse de la palabra amor.

Los amantes han muerto;
sostened fariseos
la pureza de la ley.
Estalle por tu vientre,
oh tierra, la lujuria de tu verbo divino.
¿Quién osa enarbolar
 de nuevo la palabra?

(De José García Pérez)

2 comentarios: