lunes, 3 de marzo de 2014

Es calvario



Es calvario de negra primavera
el paso silencioso a mi destino
por la lenta tardanza que adivino
en tenerte conmigo compañera.

Poseerte ya Muerte yo quisiera
y cubrir con tu manto el desatino
de ese tránsito eterno que camino
por la tediosa vida cicatera.

El después no me importa. Si la nada
encontrase en tu beso, descansada
mi vida quedaría. La medida

del cielo o del infierno, cruel mentira,
que más da. Por la nueva ignota vida,
negra, amarilla o azul, mi alma delira.

(De “Donde el viento silba nácar” de JGP)

4 comentarios:

  1. Don José, le ocurre a Vd. al contrario que a Cervantes, éste decía: "la gracia que no quiso darme el cielo", referido a la poca virtud que tenía en hacer verso (pensaba en Lope), aunque en la prosa fuese un genio. Este soneto suyo de hoy es sublime; pero cuando se arranca Vd. por prosa política, la verdad, la virtud brilla por su ausencia.

    ResponderEliminar
  2. Cuánto tiempo, Don Antonio.
    Y es verdad, en política soy poco virtuoso, claro que quizás tal dama no se lo merezca.
    Abrazos.

    ResponderEliminar