sábado, 1 de febrero de 2014

Y ya no siente



Todo hombre busca
un trozo de esperanza que le muerda,
una muestra de amor en su camino,
un algo, casi nada,
pero nada detiene el cataclismo
porque el hombre ¡oh locura!
ha colgado su ser en la desidia.

Una tela de araña
suspende sus sedales asesinos
en las hondas cisuras del cerebro,
y la alienante esponja del poder
alivia con caricia los inquietos
sentimientos del hombre.
Y ya no siente, ya no es.

(De Tatuaje de leche, de José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada