jueves, 6 de febrero de 2014

Las víctimas del terror son de todos



           El día 13 de julio de 1997 escribía un “copo” titulado “El disparo”.  Así lo iniciaba: “Con una hora de retraso se ha producido el disparo, el dedo asesino ha apretado el gatillo, y España, concretada en Miguel Ángel Blanco, ha entrado en coma. Los lazos azules han trazado perfiles de luto, la venganza ha sido cumplida y el terror ha instalado su reino. Un frío julio ha invadido los campos de Euzkadi, un solo disparo ha silenciado los millones de gritos que pedían, más que libertad, vida.”

            Cerca de mil personas han sido asesinadas por l@s etarras: niños, guardias civiles, policías, militares, magistrados, profesionales, empresarios, trabajadores y políticos de UCD, PP, PSOE y PNV, pido perdón por si me he olvidado de algún colectivo, o sea, España entera, representada en ellos.

            Comprendo que los más afectados sean los familiares de los asesinados, pero es bueno que dichos familiares comprendan que las víctimas no es patrimonio exclusivo de ellos, sino de todo hombre o mujer de bien.

            Ha llegado el Tribunal de Estrasburgo de Derechos Humanos y ha declarado ilegal la retroactividad de la llamada doctrina Parot, que, por cierto, sigue vigente. Ello ha desencadenado una “guerra política” en el País Vasco entre miembros de un mismo partido, digámoslo con claridad, en el seno del Partido Popular, que ha dado lugar a la creación de un nuevo colectivo político: Vox.

            Y por ahí andan los miembros del PP diciendo sandeces los unos a los otros, que si el Gobierno no actúa lo suficiente contra los terroristas, que si existe un pasa la mano, que si la famosa foto del Matadero de Durango no debió producirse, etc., y nadie habla de que se siguen deteniendo etarras o que los presos siguen dispersos a pesar de que es una fruta apetecida por los de siempre.

            Y mientras esto ocurre, mientras el protagonismo de unos pocos o de muchos va consiguiendo romper a un partido constitucionalista que no es de mi agrado, los restos de ETA, el personal de Sortu y/o Bildu, los cachorros de HB y Otegi desde la cárcel se frotan las manos del lamentable espectáculo que están ofreciendo los personalismos radicales.

            Si los partidos democráticos, en este caso el PP, siguen así no les quepa la menor duda que ETA y todas sus franquicias terminarán por ganar su particular guerra del terror, o sea, se harán los dueños del País Vasco.

www.josegarciaperez.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada