lunes, 3 de febrero de 2014

Imposible sentirse triste con ellas



          No son los grandes hechos catastróficos y/o las grandes putadas las que consiguen que la tristeza se apodere de uno -que conste que lo escribo en masculino-, sino más bien las pequeñas heridas que van cubriendo nuestro cuerpos por los anzuelos de la amistad; porque claro los propiciados por la enemistad se esperan o se ven de venir.

            De un tiempo a esta parte, sin saber realmente los males que he ido repartiendo a diestra y siniestra, llevo una racha que si no fuese por mi ADN estaría todo el día con el “alpiste” en la boca. Anoche recibí una noticia dolorosa para mí, nada más que para mí, y además sin posibilidad de poder contársela a nadie, o sea, de vomitar el venenillo, y es que a nadie puede importarle una menudencia ajena sino tan sólo al que lleva la china en el zapato.

            De manera que colgué en mi muro de Fb. lo siguiente: “Estoy triste, muy triste. Silencio.” Y con las mismas me largué a intentar echar un rato en mi querido Gran Vía, auténtica parroquia de mi barrio, para ver los duelos futbolísticos entre vascos y madrileños y, de paso, intentar olvidar el último desgarro.

        A la vuelta, bien entrada la noche, mis amigas, aquí las mujeres ganan a los hombres, habían depositado variadas flores sobre el tema de la tristeza. Para algunos, tal vez tonterías, pero para mí fueron diferentes bálsamos que ha conseguido no ya aliviar la herida del anzuelo, sino borrar todo el desgarro producido por él.

            Les transcribo algunos de esos mensajes: “No quiero verte así que me entristece”, “Tres horas tristes, y luego pilas”, “Es muy humano, lo raro es que siempre estés pletórico”, “Escribe amigo, las palabras nos salvan y tú haces malabarismo con ellas”, “Una persona como tú, no puede estar triste nunca, léete un poquito y se te pasará”, “Mucho ánimo malagueño, ea”, “La tristeza es a menudo fuente de inspiración poética. Rentabiliza el rato que te dure, escribe, y casi sin darte cuenta se te habrá disipado”, “Un beso…”, “Eres humano y en algún momento de tu existencia te puedes sentir así, es normal. Pepe a lo mejor en estos momentos te puede venir la inspiración”, “Si estás triste, abraza tu tristeza. Siéntela en tu pecho si es ahí donde se aloja. Permítete sentirla. No luches. Llórala, los sentimientos han de salir y sólo pueden hacerlo cuando son aceptados por nosotros”, “Amigo, hoy tienes el moco caído. Ha hecho sol, ahora está la luna. Y hemos visto el hoy. Te ha servido el gritarlo?”, “Un ciberabrazo y más besos”, “Pepe, venga: arriba, arriba”, “Si te cojo ahora mismo te doy el beso porquesí y porque me da la gana. No me manipules a esta hora, puñetero, porque no controlo. Más besos”, “Qué lindo que lo puedas compartir con nosotros, estoy de acuerdo con Ana, conéctate con tus tristezas”

            Comprenderán que con estas amigas virtuales una saca fuerzas para seguir tirando. Gracias a vosotras, mujeres de Fb.





2 comentarios:

  1. Con estos detalles tan lindos... ¿cómo no quererte Maestro?
    Besos...

    ResponderEliminar
  2. Con vuestros detalles si que es imposible no amaros.
    Ea, besos

    ResponderEliminar