sábado, 8 de febrero de 2014

Fin del paseíllo



               El coche se detuvo 3 o 4 metros antes de que la Infanta entrase en el Juzgado, se presentó sonriente aunque la “procesión” iría por dentro. Había prensa para todos los gustos e idiomas, ahora toca ver si todo esto de la imputación a la Infanta va a tener más repercusión en la prensa, llamémosla social, o en la que dicen que es del “corazón”; apuesto, o sea, me mojo por la segunda de las opciones.

            Al final ha resultado que había más periodistas que policías, y más personal de la bofia que manifestantes, y más grupos de indignados que republicanos; en fin, que no hubo negocio para las cafeterías colindantes con el numerito montado.

            Pues ha sucedido que la manifestación de la Asociación Republicana de Mallorca y los Países Valencianos ha congregado a cerca de ciento cincuenta entusiastas, y que se han dado los dátiles el Frente Cívico de Julio Anguita y los ultraderechistas de Manos Limpias, todos ellos acompañados por algunos trabajadores de Coca Cola que están de una mala uva con la dirección de la Internacional, porque eso sí, ni se les ocurra discutírmelo, es una Internacional capitalista que nos gusta a todos sea la botella cero o con azúcar.

            Al no saber lo que ha ocurrido en el interior del Juzgado, no se puede contar mucho más. Se supone que en algunas preguntas habrá existido cierta evasión por la Infanta imputada, en otras un reconocimiento de su gran desconocimiento con los negocios del olímpico de balonmano, y en la mayoría de ellas muchísimas ojeadas al mítico Miquel Roca; y amor y confianza a su marido, y desconfianza y recelo a los abogados personados en la causa, a excepción, lógicamente del suyo. Tararí: usted y yo hubiésemos hecho exactamente lo mismito.

            Y ahora toca esperar las filtraciones de turno. Una España sin filtraciones a la prensa es densamente aburrida, y una imputación de un miembro (aún no me atrevo a escribir “miembra”) de la Casa Real sin que nadie compre por un real algo de lo dicho es como una mujer sin chispa.

            Así que, mientras tanto, esperemos la decisión de juez motorista.

www.josegarciaperez.es


           

            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada