viernes, 10 de enero de 2014

Y sigo siendo español


            Las últimas detenciones llevadas a cabo por la Guardia Civil a cara destapada con la ayuda indirecta de la Ertzaintza a cara cubierta, tiene muchísimo de una nación surrealista en la que uno de sus reyezuelos de Taifas va enviando por todos los rincones del mundo una carta a sus mandamases para que apoyen la formación de un pequeño imperio catalán, si a ello añadimos que un ignorante político vasco apuesta para que la selección española de fútbol no juegue en Bilbao podrán ustedes comprender que no tiene nada de extraño que desde el ministerio de Interior se avise, de forma atontada a los sicarios de la agónica ETA, con una hora de anticipación, que se va a producir una operación antiterrorista por los pagos de las antiguas Vascongadas, hoy Euskadi; y también comprenderán -y sin hablar de corrupción, no sea que me multen- que dudo mucho que el coeficiente intelectual de los políticos españoles y de aquellos que abominan de su españolidad sea normal.

Nada que apuntar, dada la espléndida idiotez antes mencionada, a las aberrantes declaraciones del portavoz del País Vasco, Josu Erkoreka, en el sentido que las intervención de la Guardia Civil es “un paso atrás” en el proceso de paz de la formación de Euskal Herria, ya saben la formación de un paraíso utópico con territorios de Francia, Navarra, algo de Burgos y las consabidas provincias de Guipúzcoa, Álava y Vizcaya.

Perdonen la introducción no por falsa, sino por extensa, pero es la única forma de situarnos en el esperpento de nación en que vivimos sin olvidar a las avanzadillas gallegas miniterroristas que va alimentando el nacionalismo donde el centollo es una de sus grandes maravillas.

Si a ello le añado que llevo setenta y tantos años, y ya rozando el terminado en ocho -me destetaron en la II República- oyendo hablar de los rojos y azules, de crímenes en cunetas, de purgas de ricino, de fascistas y comunistas, entenderán a la perfección que cada día que pasa me desenchufo más de esta locura colectiva y me refugio, como única salvación posible, en la soledad de mi propio yo, acompañado, eso sí, de algo que pueda llamarse JB o Larios, amigos insustituibles a la hora de poder seguir sintiéndome esa cosa “tan extraña y discutible” de ser español.

Perdonen, pero lo soy.

2 comentarios:

  1. Perdone don José, yo también lo soy, pero no me gusta decirlo nada más que cuando he salido al extranjero. Pero tampoco me gusta decir que quiero a mi madre, porque es dudoso que alguien posea un amor filial tenga que pregonarlo. Vd. sabe de sobra, porque ha estado metido en la pomada, que hay políticos de hoy y de nuestra historia que ha hecho tantas barbaridades como los más sanguinarios de ETA. Qué decir de nuestra "Leyenda negra". En ella nos ponen muy mal los extranjeros, pero sabe Vd. que muchos eruditos nuestros también lo hacen. Mire, el clarividente Gerard Brenan, en su conocido libro "El laberinto español" ya hablaba de la intolerancia y el individualismo español. Pero esta cuestión viene de más antiguo, Richard Ford (1796-1858), uno de nuestros visitantes más lúcidos decía: "La patria que significa España entera, es un motivo de bellas frases, pero su patriotismo es de aldea. A todos los observadores les ha sorprendido este localismo. Ya Estrabón lo menciona. Pero a mí no me sorprende, hace unos días el alcalde de Torremolinos presumía en el Diario Sur, de la independencia de su pueblo de la ciudad de Málaga.
    Don José, qué quiere que le comente, mejor desearle un feliz año 2014.
    Un abrazo.
    P.D. Perdón por la introducción, nudo y desenlace.

    ResponderEliminar
  2. Don Antonio: decir "soy español" equivale hoy en muchas ocasiones a ser tildado de facha o fascista; en algunos territorios de la primera nación constituida en nuestra vieja Europa equivale a ser considerado de conquistador sanguinario. Aunque estuve en la pomada, como bien sabe, no me unté de ella sino que escapé. A mí la "leyenda negra" me importa un bledo (con perdón) y un servidor aunque lo dijera Brenan no me siento intolerante, ya ve que por tolerar estamos donde estamos. Que el alcalde de Torremolinos diga semejante estupidez ma da lo mismo, porque todos sabemos por estos pagos que fue obra del señor Aparicio. Gracias por el deseo de felicidad para el presente año, y como siempre perfecto la P.D.
    Abrazos.

    ResponderEliminar