viernes, 3 de enero de 2014

Tú-Yo



Preparo tu presencia.
Nuestro próximo encuentro
será un descanso
sin horas y sin tiempo.
Será una hoja que nace en noche fresca,
un brote sin instante
que emerge siempre.

Tú. Yo.
Solos los dos; sin más.
Siendo lentamente,
con plenitud de gozo al contemplarnos,
mirándonos sin vernos.
Sobra todo esta vez:
el sol, tu sombra llena;
la brisa, el cálido consuelo que hallo;
el mar, este silencio
que gira en el vacío ocultamente.

Miro tus labios,
presiento su contacto
de fruta roja fresca
y me entrego a ellos.
Nada turba el mensaje consentido.
Todo es beso que asoma:
¡y la miloca anuncia el vuelo en noche
y gira el girasol en la mañana
y demanda la tarde su presencia!
Y pasan la miloca, el girasol y la tarde
y nuestro beso nace.

(Inacabada ausencia de José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario