lunes, 13 de enero de 2014

Tachar o añadir


            Entre los obsequios dejados por los Reyes Magos a mi persona se encuentra una agenda, detalle que agradezco por lo inusual ya que en la actualidad los datos necesarios para establecer una normal relación se encuentran en las entrañas de los móviles.

            Sin embargo esta agenda desprende un aroma especial a sinceridad y es por ello que aún no he colocado dato alguno en ella, sino que he esperado que transcurran unos días de este 2014 para iniciar el traslado de unos nombres y números a ella.

            Los viejos teléfonos, los correos electrónicos se trasvasan a las nuevas agendas, pero algunos nombres y números ya no formarán parte del “corazón” de la nueva agenda, quedaron en el camino, se usó y abusó de ellos, ya no nos valen.

            Nuevos números, personas, en el transcurrir del año volverán a anotarse y más tarde, en nuevas agendas de nuevos años, quedarán descolgados.

            ¿Habré sido tachado de alguna agenda con aroma a amistad? Seguro que sí, al igual que, con dolor, un servidor ha borrado el de un par de personas.

         Sin embargo quisiera construir esta nueva agenda como una casa donde El Amor sea el único protagonista. No es tarea fácil porque el interior de las agendas huele a dinero, poder, prestigio y negocios.

            Por ello me marcho a una especie de claustro donde la noche amanece y un tono rojo envuelve a la tarde.

            Sacaré punta al lápiz e irá apuntando nombres en ella; quien desee formar parte de ella que lo susurre, y juntos los dos y los amantes de ese casi desierto construiremos un oasis de vida y verdad.


3 comentarios:

  1. Me parece acertadísimo, en ella te reencontrarás con los amigos/as sinceros, que diría Martí, la vida es muy corta, Pepe, para gastarla en tonterías.

    ResponderEliminar
  2. Por estos días paso revisión, te debo carta, ánimo.
    Besos

    ResponderEliminar