jueves, 23 de enero de 2014

Almunia: un verso suelto del PSOE



          Aquello de las primarias del PSOE se inició con un choque de trenes entre el entonces Secretario General del PSOE Joaquín Almunia y Josep Borrell para intentar ser candidato a la Presidencia del Gobierno de España; en un principio el personal apostaba por Almunia, pero hubo algo así como una rebelión de las bases, y el catalán se alzó con la victoria por algo más de 20.000 votos. Apareció lo que se llamó bicefalia, a saber: un secretario general que mandaba en el partido, el derrotado Almunia, y un candidato para llevar las riendas de los españoles. Tal fenómeno político duró poco; aparecieron unos papeles comprometidos para Josep que consiguieron que este dimitiese y Almunia, ipso facto, pasó de candidato perdedor a ganador. Ya saben: cosas sin importancia de la política.

            Tras su derrota ante Aznar, Almunia dimitió, pero con el triunfo de Zapatero éste le encumbró a Europa y fue nombrado Comisario de Asuntos Económicos para después serlo de la Competencia, puesto importantísimo que actualmente ocupa y por el que creo, según informaciones, cobra la ligereza mensual de 27.000 euros más dietas y emolumentos por haber sido ministro en varias ocasiones de la madre patria. Ya saben: cosas sin importancia de la política.

            Pues bien, a través de las dichosas filtraciones del caso Blesa, la pobre opinión pública se ha enterado que la Obra Social de Caja Madrid becó al pobre hijo de Almunia, Miguel de nombre, con una cantidad de 50.000 euros para realizar estudios en la esmirriada Universidad de Harvard de los EEUU. Ya saben: cosas sin importancia de la política y la banca.

            Y también se sabe que pasado un tiempo dicha entidad bancaria no le renovó la beca, por lo que Miguel, con sumo enfado, escribió un email mostrando su enfado y pidiendo alguna que otra explicación. Conocedor papá de esta historia, desempolvada estos días, se ha puesto en contacto con un periódico y ha dicho que la beca no se le concedió a Miguel por su parentesco con él, sino que la ganó su hijos por sus propios méritos. Cosas sin importancia de un buen padre.

            Caja Madrid también se cubrió de gloria con concesiones de este tipo, pero nada de esto tiene importancia dado que Almunia padre es el hombre que tiene más poder en Europa sobre entidades bancarias.

            Todos tranquilos que no pasa nada, digo yo.


            

No hay comentarios:

Publicar un comentario