sábado, 31 de agosto de 2013

La muerte de un columnista


          Sé que Manuel Martín Ferrand fue un periodista total que abarcó durante su vida todos los géneros de su profesión: prensa, radio y televisión, y en todos ellos innovó y triunfó; quisiera, sin embargo, pararme en sus columnas pues ya sus compañeros desde José María García hasta Ignacio Camacho, pasando por José Luis Balbín y demás, lo han hecho en la multiplicidad de campos en los que trabajó.

            Pero más que en sus columnas, jamás otorgadas al mejor postor, quisiera detenerme en la columna periodística, no en el artículo o en la pequeña tesina de algunos, sino lo que podríamos definir como soneto de la literatura periodística, un escrito con una extensión predeterminada de la que el autor no puede salirse.

            La prensa digital, en la que escribo actualmente, puede acabar con la columna porque, digamos para entendernos, no ocupa un espacio físico sino que puedes escribir y escribir la cantidad de palabras que desees, porque el escritor no está encadenado a las limitaciones que impone el papel; y ese es el peligro de extinción que tiene la columna.

            Cuando a diario compro un ejemplar de prensa saltando de oca en oca, de periódico en periódico, lo hago no por las noticias que publique la prensa escrita, noticias que me las sé de punta a cabo por radio, televisión o Internet, sino que me gasto mi uno treinta euros por saber las opiniones, las columnas, que prestigiosas firmas del periodismo tienen sobre ellas; la prensa escrita, pues, sobrevivirá mientras existan escritores que, como Martín Ferrand, sean capaces de llegar a la objetividad.

            No son demasiadas las columnas que llevo escritas tanto en la prensa escrita como en la digital, pero si están muy cercanas a las ocho mil; y lo malo, tal vez sea lo bueno, es que sin practicar ese ejercicio diario no podría vivir -no crean que es por la “pasta”, pues no cobro nada ni falta que me hace-, sino porque día a día practico el psicoanálisis de largar el venenillo que me pueda corroer, y porque la columna, gota a gota o palabra a palabra, crea opinión.




jueves, 29 de agosto de 2013

¿Inmigrante de este mundo?


           Parece ser que emigrante español es el que se va de España a otro lugar del mundo, y que inmigrante es cualquier ciudadano que sale de su territorio para establecerse en otro; pues bien, dando por cierto que no somos ciudadanos universales, qué requetepena, el todavía por chiripa Presidente de la Junta de Andalucía, y que lo es del PSOE, no se olvide, y tampoco que es hasta la fecha Secretario General de los socialistas andaluces, ha fundamentado su ya inminente salida de la Junta, en varias razones y una de ellas me ha llamado poderosamente la atención, ha afirmado Griñán: “Nosotros, los políticos de la Transición, somos inmigrantes en un mundo que ha cambiado”

            Un aspecto parece dar por sentado el político andaluz, que la política es rancho aparte, o sea, una casta, pues sino ha colocado a todo el personal provecto como extraño a este mundo, a esta sociedad, o bien que es tan sólo la política la que se encuentra en fuera de juego respecto a los valores existentes en la actualidad y que, por ello, hay que darle un giro de 180º o, como se decía antiguamente, “dar la vuelta al calcetín”.

            Pues bien, el menda lerenda que escribe estas líneas, que tiene diez “tacos” más que el dimisionario presidente, no comparte ese criterio de forma absoluta y sí, en algunas, por ejemplo en que el Senado no se convierta en un “cementerio de elefantes” o en “refugio de posibles imputados por la Justicia” y en algunos aspectos a los que, cercanos a la ancianidad o ya viejetes del todo, seguimos evolucionado con el mundo, sería mejor decir con la sociedad, aunque añoremos algunos valores que pueden ser que ya no formen parte del sistema axiológico.

            Aunque a veces, en broma, me defina como prehistórico, me sigue gustando la buena música, la apasionante lectura, la contemplación de lo bello y los clásicos griegos, entre otras bellezas que silencio. Hoy, el mundo en el que Griñán se siente inmigrante, digamos extraño, nos ofrece más facilidad para seguir disfrutando de lo bello y, como siempre, exceptuando los periodos de dictadura, la persona goza de la libertad de optar entre la bellez y lo horripilante, entre el bien y el mal, entre la verdad y la mentira, entre la decencia y la corrupción, etc.

            Este mundo, con sus virtudes y defectos, está ahí y yo, también. Lo que vengo haciendo desde hace setenta y siete años es luchar, a niveles muy personales, no para cambiar el mundo sino para que éste no me cambie a mí.

            Por ello, me agrada más un pan con aceite que un perrito caliente, intentar construir amor que echar un polvo, ser justo que legal, y soñar, me pirro, señor Griñán, soñando que la felicidad es posible.

miércoles, 28 de agosto de 2013

Loa al Resveratrol


Salta a la vista que los atributos del buen bebedor de vino tinto son piel sonrosada, cierta tripa sin llegar al michelín, escasa o ninguna ira y sentido del humor, pero que mucho de lo último.

            Ahora nos llega un científico, cuyo nombre silencio para que no sea lapidado por abstemios, y afirma que, además de los consabidos beneficios que para el tictac tiene una copa de buen vino, el bueno se halla en el Resveratrol, una sustancia que nos salva del posible cáncer.

            El nombre no es bonito ni por fuera, pero la noticia es la más alegre y de mayor alcance en lo que va de año.

            Si nuestros-vuestros políticos, en vez de buscar fórmulas para “joder la marrana” al contrario, pusieran énfasis en buscar los beneficios del buen tinto, otro gallo nos cantaría, o sea, dicho de otra forma, si ejercieran con el tinto, el cáncer de la moción de censura y sus adláteres, a saber, la jodida envidia y la manía de estar siempre a la contra del otro irían desapareciendo.

            Ya en el siglo XIII, nuestro ilustre Gonzalo de Berceo, riojano, buena tierra y buen vino, el que cantara a la Virgen de todas las maneras posibles, dejó escrito aquello de: “bien valdrá como creo un vaso de buen vino”.

            La noticia sobre el Resveratrol es de tal magnitud que todos debemos alzar la copa y brindar por ella, por la noticia y, de paso, por España. ¿Se imaginan ustedes a la ciudadanía en torno a una botella anticancerígena?

            Me susurran las hojas del ficus que los nacionalistas son abstemios, ésta podría ser la causa de tanto almacenamiento de mala uva.

            Brindemos y bebamos que con el vino nos salvamos. Eso sí, con moderación y sabiéndolo hacer, y es que el hígado no perdona. Se ruega que se abstengan de comentar esta alabanza al Resveratrol los que crean que es una incitación al pecado o a machacar la salud.

            Chin, chin (disculpen los que saben japonés). Salud.

martes, 27 de agosto de 2013

El triunfo de la justicia


           Me encontraba, un lunes cualquiera, con unos amigos en “Puerta Oscura”, algo más que un bar malagueño, saboreando un dulce ron Pampero cuando entraron un amigo y dos acompañantes, uno de ellos era Griñán, y fui requerido por el primero para acompañarlos a tomar otro dulzón.

            Durante el tiempo que estuvimos conversando, el entonces Consejero de Economía de la Junta me pareció, y sigue pareciéndome, un hombre muy preparado, gran conversador y dominador de casi todos los palos; me llamó la atención que, siendo un señor de Ciencias, tuviese un gran dominio de las Letras. Pasé un rato agradable de cháchara.

            Después, ya saben, Chaves dejó la Presidencia de la Junta, y él se hizo con las riendas de la misma; ocurrió que, tras el tsunami “pepero”, y  presentarse a las elecciones autonómicas repitió en el cargo, previo pacto con el personal de Izquierda Unida.

            Más tarde se destapó la cloaca de los ya tristemente famosos EREs y lo que pareció, en un principio, una corruptela más de las numerosas que nos rodean se convirtió en una ciénaga irrespirable; el tema da para muchos “copos”, pero hoy quiero detener mi red solamente en un aspecto de la trama: el de la justicia.

            El tema vino a caer en el juzgado sevillano que regenta, perdonen la expresión, la juez Alaya que, sin prisas y sin ninguna pausa, fue destapando cada una de las tapaderas de la citada cloaca hasta imputar a más de un centenar, pero más, de sujetos de toda clase y alcurnia.

            Griñán ha sentido en su nuca el escalofrío de la justicia que, con perseverancia total soplaba susurros de “ya te llegará el momento”, y antes de que ello ocurriese ha dimitido de Presidente de la Junta de Andalucía para, dice el personal, enrocarse como futuro senador  a fin de que la parte de culpa que pueda tener en el asunto de los EREs sea juzgado por el Tribunal Superior de Justicia y no serlo por la judicatura ordinaria: léase la juez Alaya.

            Y ha ocurrido que, por primera vez, la justicia, digamos con minúsculas, ha conseguido que un presunto implicado dimita de su cargo, hecho que no ha conseguido la oposición política, los sindicatos, indignados, cabreados y la biblia en verso.

            Esperemos que, si llega el caso, la Justicia con mayúsculas y nombre rimbombante actúe como es debido, pues si no tendremos todos que repetir aquello que afirmase un alcalde de Jerez: “La Justicia es un cachondeo”.

Que no peque más...



Que no peque más la palabra,
que las musas deslicen su mensaje.
Yo, poeta, transcribo solamente.
Me humillo y me ensalzo en sus cánticos;
soy su dios con minúsculas
en las noches que callan las estrellas.

El campo es verde, solamente verde,
con espigas de todos los colores.
La mar envuelve su misterio,
todo lo puede,
y cuando muere el día se repliega
enternecida sobre sí.
No es cielo lo que llaman cielo,
es el lugar donde acampan los astros.

El sol es una diminuta esfera
que da calor y vida
y de él dependemos más que de Dios.

José García Pérez


lunes, 26 de agosto de 2013

Cayo Lara


Me caía muy bien Julio Anguita porque tenía mucho de profeta o de anacoreta peregrino por el desierto de la democracia; lo escuchaba de sumo grado y me daban unas ganas enormes de votarlo, pero una veces por unas causas y otras por las mismas nunca lo hice, y siempre quedó en mí un mal regustillo por mi falta de armonía.

            A Gaspar Llamazares, aunque preparado sin duda, jamás sentí el deseo de otorgarle mi confianza, puede que fuese por sus amoríos con los hermanos Castro, y Gerardo Iglesias no fue santo de mi devoción aunque reconozco que ha sido uno de los políticos más sanos que ha pasado por el hemiciclo.

            Lo de Santiago Carrillo, con sus sombras y soles, es harina de otro costal dentro del Partido (con mayúsculas y a secas) pues otorgó un cierto “nihil obstat” para el restablecimiento de la democracia en 1977.

            El día que escuché un mitin de Cayo Lara en el recinto “Eduardo Ocón” del parque de Málaga, la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, sentí una corriente se simpatía hacía él por finalizar su intervención leyendo unos versos de Mario Benedetti y por vestir una especie de camisón blanco como la nieve; y es que las formas también son importantes en política, tanto es así que se dan la mano con el fondo.

            Sin embargo he leído unas declaraciones del lector de don Mario que me parecen algo arriesgadas, pues ha afirmado que el conglomerado de Izquierda Unida quiere liderar toda la oposición a Mariano Rajoy, vamos que lo suyo es unir a los del 15-M, indignados, cabreados, sindicatos, socialistas, peneuvistas, convergentes, canarios, andaluces con don Diego, el que se encoge de hombros ante las corruptelas habidas en los  EREs andaluces y dice que eso no va con él, precisamente él que es vicepresidente de la Junta con Griñán, y de aquí a nada con Susana D., oh Susana, decía que Cayo Lara desea unir a todos bajo su única bandera y, ya saben aunque él parece ignorarlo que “el que mucho abarca poco aprieta”.

            Todo este deseo incontrolado por convertirse en líder de la oposición, sin  serlo, puede costarle un serio disgusto ya que lo bueno es que cada uno aguante su vela e IU, con su sumisión en la Junta de Andalucía y su pacto tácito en Extremadura con el PP, tiene bastante que aguantar. Creo y digo con el máximo respeto.


            

domingo, 25 de agosto de 2013

La gran cena


           No es que uno dedique parte del poco tiempo que le queda por vivir a husmear si algunos “liberados” de UGT hicieron de su labor un auténtico festín a costa del dinero de los demás, ya ven que a fuer de ser sinceros tengo que confesar que, hasta la hora de mi aclamada jubilación (algún día la narraré para vergüenza mía y de España), fui afiliado pardillo de FETE-UGT-A.

            Pero es que estos de hoy se pasan cuatro pueblos a la hora de ponerse  a pensar asuntos de acuerdos y cosas por el estilo; de tal forma eran las celebraciones que hoy se sabe, siempre gracias a la “canallesca” y a los que se chivan a ella, que Pastrana y sus cuadros se gastaron algo más de doce mil euros en una cena en la ciudad, Sevilla, que se basta a sí misma, de los setecientos mil euros que la Junta de Andalucía les abonó en el año 2010 para sufragar gastos de negociación.

            Y estas cenas no son a base de huevos y patatas fritas, pues van más allá de esas menudencias caseras  y, sin saber el cómo, se comen, de forma desvergonzada y con gula añadida, de gambas tirando hacia arriba.

            Así las cosas, tendríamos que convenir que la auténtica liberación, la chachi, no consiste en el, pongamos por ejemplo, el divorcio o acabar con las cadenas de la siempre denostada Iglesia, sea ésta la que sea, sino en ser liberado por cualquier sindicato, sea de clase o no, aunque con la lluvia de publicaciones que está cayendo, ninguno como serlo, o haberlo sido, de Pastrana y sus hombres de confianza.

            Un servidor, no lo duden ustedes, conoce a sindicalistas que dan el callo, pero, por desgracia, vamos a tener que pensar que son los menos; claro es que también pululan los de la “ceoé” con sus cursos de formación, sus amiguetes monitores y tal vez, no lo puedo asegurar, alguna que otra degustación de más.

            Va siendo hora que tanto las confederaciones de empresarios como toda la gama de sindicatos existan, vivan y cenen con sus cuotas de afiliación; y es que me estoy hartando, créanme, de abonar tanto pienso a estos rebaños que poco hacen y, cada día, menos pintan.


sábado, 24 de agosto de 2013

Si repite, ganará


       En determinadas ocasiones, el actual Alcalde de Málaga, Francisco de la Torre Prados, ha anunciado que si llegado el momento de las próximas elecciones municipales se encontrase en buen estado de salud no le importaría ser candidato por el PP para optar nuevamente al sillón codiciado de la Casona del Parque.

            Este deseo supone un gran berrinche para la oposición, y una desilusión para algunos miembros del PP que podrían ver que sus ganas por tomar la vara de mando vuelven a desvanecerse.

            La ilusión de Paco lleva visos de convertirse en realidad ya que Elías Bendodo, Presidente del PP malagueño y de la Diputación, ha realizado unas declaraciones en las que ha afirmado su deseo de que el incombustible De la Torre repita como aspirante a la Alcaldía.

            Y dado que donde hay patrón no manda marinero, que De la Torre nunca ha fumado y bebido cubatas y malas cosas, que ha sido un asceta a la hora de comer, que es un buen deportista y que lleva muy requetebién sus setenta años de edad, todo ello introducido en una coctelera y agitada por una oposición socialista, cainita con ella misma, puede hacer pensar que volverá a obtener mayoría absoluta y, lo que son las cosas, en caso de que la perdiese, que no ocurrirá, sería alcalde de facto porque nadie sabe más de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, que el todoterreno de la política malagueña: presidente que fue de la Diputación en las agonías del franquismo y decapitado políticamente por el sector duro del régimen, fundador del partido social-demócrata de Paco Fernández Ordóñez, consejero de la Junta Preautonómica de Andalucía, presidente provincial de la inolvidable Unión de Centro Democrático, diputado nacional por UCD en las legislaturas constituyente y la del “golpe del 23-F” y, en la actualidad, Senador del PP.

            Suma y sigue porque en todo ese tiempo y en esa gama de actividades no existe nadie que lo haya trincado en una corruptelilla de chica y nabo, por lo que es aceptado por la derecha, lo que denominan centro y buena parte de la mismísima izquierda.

            Buena hoja de servicios que pocos, muy pocos, poseen y que nadie puede discutir.

jueves, 22 de agosto de 2013

Uf, pobres dependientes


      Hace un montón de años se conocía por “dependiente” al empleado, esencialmente, de los comercios de tejidos; eran tiempos en los que no existían Grandes Almacenes y en los que el cliente, al entrar en el establecimiento, era atendido con suma exquisitez de forma que se le ofrecía una silla y esperaba sentad@ a que el empleado (dependiente) tomara medidas del tejido y mostrara otros; hoy día, sobre todo en tiempos de rebajas, usted puede morir arrollad@ por la bulla que busca la ganga del siglo.

         Las palabras y sus significados  van cambiando de sentido, y así se conoce por violencia de género la que se produce cuando un hombre maltrata a una mujer, matrimonio ya no goza de la raíz Mater y con un poco de potra el palabro “miembra” hubiese adquirido visos de oficialidad, etc.

         Sin embargo, el concepto dependiente si ha adquirido una mejor conceptualización, ya saben, el que depende de otros para vivir y, aunque pueden existir diversas variables, sirva de ejemplo la mujer que no es autónoma económicamente, se aplica esencialmente a la persona mayor o enferma que depende de otros para existir.

         Un elevadísimo número de ciudadanos saben, aunque puedan discrepar algo, lo escrito anteriormente, pero existen unos pocos, eso nos salva, que desconocen lo de la dependencia. Me refiero a los mandamases y fieros dirigentes de la UGT de Andalucía, oh Andalucía, que dilapidaron los dineros de un curso para especializar a desempleados en la atención de personas que padecían dependencia, por la compra de 250 pancartas, cuatro mil euros, para mostrarlas en una huelga de pacotilla por las ocho provincias andaluza en una fanfarria que le montaron a Zapatero allá por el 2010, según consta en unos papeles que muestra un periódico de tirada nacional; los honrados sindicalistas forzaron que en la factura constara el concepto al que debía haber sigo asignada la morterada en cuestión.

         Ustedes, camaradas de Cándido Méndez, perdonen, pero eso es engañar y robar a los desempleados que hubiesen cobrado unas perrillas de haberse realizado el curso, dejar a los desheredados dependientes en la cuneta de la ignominia y birlar nuestro parné o el de la Unión Europea.

         Un ejemplo más, puede que pequeñito por la suma de euros pero inmoral al máximo, de corrupción.

¿Pasará algo, señor Méndez?


miércoles, 21 de agosto de 2013

MIS COSAS (Perfumes)



"Adentré mis pasos en la selva del tiempo.
Con el machete afilado desbrocé los fantasmas
del olvido. Caminé con calendas agolpadas en el
lugar donde los latidos golpean sin previo aviso. Una
yema de azándar, flotando en el perfil de la utopía, 
perfumó la estancia de mi vida. Fue un acaso"

José García Pérez

La agonía de agosto


              Va machaconamente el tiempo acabando con este volcán de agosto en el que hemos sudado su lava las dos primeras decenas y entramos en la tercera y última, la que dará paso al septiembre del veranillo del membrillo y del primer encuentro con el encanto de la fresca brisa que nos hará pensar en ir sacando el primer jersey para ese otoño anhelante que algunos aseguran será caliente socialmente.

            Volverá, no creo que bronceada, la juez Alaya a colocar sus últimos legajos sobre el enorme montón de papeles de los más de cien imputados por el caso de los EREs andaluces y señalará con su dedo índice al desaparecido Griñán, que no olvidemos dejará de ser Presidente de la Junta pero no del PSOE, del que es el mandamás honorífico.

            Volverá Izquierda Unida a pedir más carburante al PSOE de Andalucía a cambio de seguirlo manteniendo en el poder con EREs o sin EREs, al tiempo que se barrunta que exigirá de Susana Díaz, oh Susana, la esperanza, la Consejería de Educación que ya solicitó de Griñán y al que éste se negó.

            Volverá Rajoy para, junto a sus dos mujeres, Cospedal y Soraya, afrontar una posible renovación en el seno y coseno del PP, y nada más iniciarse el mes en que se celebra San Miguel veremos a Rubalcaba, con su perfil más duro, solicitando la reprobación del notario gallego y rejoneando con la moción de censura e intentando poner nervioso al impasible don Mariano.

            Volverán los nacionalistas de uno y otro rango, a saber: los disfrazados de demócratas que desean formar una nueva nación con Navarra, tierras de Burgos y Francia, los independentistas de Artur Mas, l@s fans de Esquerra Republicana que aplauden la colonización de Gibraltar; los canarios con su pío-pío y los galleguiños a intentar succionar las arcas del Estado.

            No sé si volverá Casillas, pero un servidor si volverá con fuerte y férrea armadura para detener los dardos envenenados que van a lanzar algun@s contra mi enclenque persona.

            Pero, y es lo más importante, volverá el otoño, la caqui gabardina con cierto olor a alcanfor y la lánguida caída de las hojas del ficus que yo, gracias a Dios, no veré porque ya estaré entre vosotr@s.



martes, 20 de agosto de 2013

Suicidarse tranquilamente


        Cuando alguien, por cuestiones de edad y malditos achaques, ve cercano el fin de su existencia comienza a ver éste, el fin, como algo lógico y comienza a prepararse para ese último momento. En otras ocasiones, por temas que se escapan a los llamados normales, ese alguien llama a la puerta del abismo, la abre y se lanza sin más al mundo de lo desconocido; es lo que conocemos por suicidio.
            Los expertos, que existen para todos los asuntos, han iniciado el estudio de conocer a través de un simple análisis de sangre las posibilidades de riesgo de suicidio en enfermos psiquiátricos que son, por regla general, los que gozan del mayor número de posibilidades de suicidarse en cualquiera de sus múltiples modalidades.
            La estadounidense revista “Molecular Psychiatry” da la cautelosa noticia, precedida por la famosa cita de Shakespeare: “Ser o no ser, esta es la cuestión”; pero toda ella hay que cogerla con alfileres porque no existen suficientes elementos para asegurar la consolidación de la noticia, pues el método se ha realizado en pocos pacientes psiquiátricos, y ellos todos varones con problemas bipolares, lo que son las cosas; ya se da casi por seguro que existen diferencias de género. Un servidor le ha dado unas pocas de vueltas a mis escasas neuronas y, ay Dios, nada más que recuerdo a hombres en ese acto, lo que no quiere decir que es dogma de fe lo que estoy afirmando.
            El biomarcador más significativo que se detecta es el conocido por el SAT 1 -olvídense del Sindicato Andaluz de Trabajadores que, a través del señor Sánchez Gordillo, muestra una vitalidad arrolladora-, acompañado del gen PTEN (protección frente al cáncer) y un par de ellos más.
            Si usted, Dios no lo quiera, padece trastorno bipolar, o sea, descompensación de litio, podría ocurrir que por su cabeza haya pasado la forma de largarse apresuradamente de esta vida; pues no, no lo haga, vaya a su psiquiatra y, además de “arreglar” su litio, dígale parte de lo que estoy narrando no sea que el SAT 1 esté “marcándole” el camino a lo ignoto.
            De toda esta posible revolución de la psiquiatría moderna, el menda, que entiende poco del tema, lo único que puede afirmar al día de hoy es que existen muchísimas más viudas que viudos; ignoro la causas, pero la realidad es esa.

lunes, 19 de agosto de 2013

La palabra



Seas quien seas, pasa
y acomódate en mí.

Yo soy el poeta,
no un hacedor de versos
sino torcedor de palabras,
las creo y las destruyo.

Es la palabra, Dios.
La eternidad, su tiempo.
El cielo y el infierno una risa de su llanto.

La palabra es mi aliada.
No la pido, la exijo.
No la busco, me encuentra.
No la llamo, se adentra en mis huesos
a manera de tuétano
que salva o mortifica,
según le dé.

A Dios le dio el milagro del "hágase la luz".
La luz fue la palabra
-la palabra será ya siempre del poeta,
también la luz-
después llegaron los pronombres, los adjetivos,
el hombre, la mujer y la serpiente,
el deseo y la voz.

Has llegado en la noche
disfrazada de sol,
pero sé de tu sombra.

Eres hija del frío
 y del mal y del bien.
No conoces pudor
y desatas tu lengua
cuando sabes que frágil
goza el hombre en tu coito.
Esclavo ya de ti
arrodilla su cuerpo
y exclama que eres carne de su carne.
¡Hágase en mí!, pronuncia el siervo,
y te regalas o vendes,
pero siempre tú vences a la puesta
del astrodiós que habita en el poeta.

De José García Pérez  Inédito

sábado, 17 de agosto de 2013

¿Por dónde estará mi luna? (y II)



Una paloma de grises y altos
vuelos a la noche mira.
Ha despertado la muerte
en sendas de la utopía.
El ocaso silencioso
del noviembre que destila
las pasiones de mi carne
me ha cubierto de ceniza.

"¿Por donde estará mi luna
que me alumbraba de día
cuando las nubes de fuego
sobre mis sienes ardían?"

¿Quizá llorando en el alba
creyendo que se me olvida?
¿O entre columnas de nubes
que soportan la inmundicia
de este bosque que florece
a la sombra de mentiras?

¿O está esperando que muera
la palabra que germina?

De José García Pérez  Inédito

¿Por dónde estará mi luna? (I)



Las arenas de la noche
entre acacias escondidas.
Una barca desolada
llora cerca de la orilla.
La mar llena de negrura
la blanca espuma salpica
y una gota de rocío
en mi pecho se marchita.

"¿Por dónde estará mi luna
que me alumbraba de día
cuando las nubes de fuego
sobre mis sienes ardían?"

¿Se la llevó la distancia
que por mis miedos camina?
¿Quedó mustia en el silencio
de las almas que sumisas
plegaron su libertad
a las normas asesinas?

¿O acaso nació un eclipse
para ocultar las heridas?


De José García Pérez. Inédito

Por agosto, Feria en Málaga


            “Malagueños: abrid el baúl de los objetos olvidados y depositad en su fondo los fármacos y la mala leche por la crisis económica. Alejad con ceremonias  los fantasmas del sueño y del aburrimiento, preparad con bálsamo de corredores los pies adormecidos en los tajos del trabajo. Poned vuestro cuerpo bajo la ducha de la alegría, y que ella riegue la mediocridad de nuestra existencia. Sazonad con especia de picardía vuestras carnes, quebrad el candado del alma y que el misterio de la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia alumbre la sombra de nuestras vidas.

            Trinitarios y percheleros, capuchinos y espíritus de la Coracha, jóvenes y ancianos, paleños, gentes del Compás, gitanos de la Cruz Verde y Los Negros, vecinos de Huelin, panda de los Montes, hombres y mujeres de Maqueda y Campanillas, cofrades con castañuelas y timbales, rameras y gays, políticos y locos, gorrillas y mozas: el pecado nos espera.

            Nos temen los puros, cautos y vírgenes sin mancha. Se encienden lamparillas de aceite por nuestra salvación eterna y se rezan rosarios por los claustros. Antorchas, camino del Seminario, alumbran las estaciones del Vía Crucis y llegan los brujos para sanar la ciudad después de nuestro canto a la alegría.

            Sacad los trajes de lunares, el sombrero de ala ancha, encended en el cuenco de la mano la llama de la hospitalidad, rebautizad Málaga, la señora, la ciudad, la tierra, la locura y el jolgorio.

            Que suenen, repiquen y cabalguen verdiales y malagueñas; que corra como río el Baco dulzón de nuestros Montes; que los enamorados se besen y copulen sin descanso para  escándalo de los puros; que restalle el látigo y doblen los aburridos y beatos la esquina que los condena a la nada.

            Hoy es la cita, el reencuentro, el preludio de una semana sin descanso, el juego de los cuerpos apretujados, el guiño que conduce al camastro; hoy toca desvestirse de pudor y presentarse al mundo tal como se es.

            Que un beso cubra Málaga. Es feria, la nuestra, la vuestra, la mejor, aunque yo me quede a la sombra del ficus”.


viernes, 16 de agosto de 2013

Va por usted, don Ximo


          Los hay que se la cogen con papel de fumar o bien estudian la manera de pasar a la historia realizando el mayor de los ridículos, es el caso del diputado socialista Ximo Puig que ha solicitado que en el bar del Congreso de los Diputados no se sirvan gin-tonics y, quiero creer, que otros combinados de alcohol; refleja su señoría el interés porque se mantengan el vino y la cerveza, qué hombre tan vulgar intentar acabar en una santiamén con la bebida madre, la ginebra y además me imagino que en todas sus santas letanías, entiéndase el dry-martini.

            No ha pasado a la historia por no saber su nombre, el santo varón o la santa mujer que en su día, qué día Dios mío, dijese aquello que un güisqui bien bebido dilata el corazón; desde entonces unos y otras se lo tomaron en serio e hicieron realidad aquel consejo procedente de un alma interesada por el bienestar de la humanidad; eso sí, todo hay que efectuarlo con la lógica prudencia para no castigar al hígado más de lo necesario.

            No ha tenido otra ocurrencia el tal don Ximo que solicitar una nueva Ley Seca entre los aburridos representantes del pueblo español; hombre, señor Puig, son tantas las leyes que podían habérsele ocurrido plantear a los prohombres y promujeres del Partido Popular que viene usted y saca de las entrañas del bolsillo la pureza de ser, o pretender aparentar, que es usted un vulgar abstemio.

            ¿Pero que le han hecho a usted los gin-tonics?, ¿pero que tiene en contra de que un dulzón pampero rocíe los cubitos de hielo contenidos en una copa balón?, ¿pero que le ha pasado por la chorla para desear prohibir una posible dilatación de las coronarias con un sorbo tras otro de un carduch en condiciones?

            Bájese el sueldo y la futura pensionada, escudriñe en la reforma laboral, estudie lo bueno y lo malo de la ley Wert, dé el callo para sentirse reconfortado a la hora de percibir sueldo, dietas y viajes; mire que a este pueblo vasallo que no tiene buen señor, le interesa pero que mucho que agarren una cogorza todos ustedes y se pongan a disparatar con leyes que sean beneficiosas para él.

            No lo dude, buen hombre, a beber y a beber para que nosotros vivamos.

www.josegarciaperez.es

miércoles, 14 de agosto de 2013

Mis cosas (El río)



"El río de mi vida será largo o corto, pero extenso
como un suspiro de palmera en la noche del desierto.
En él tendrán acogida los cantos gregorianos de las
místicas clausuras, la supuración dolorosa de las
putas, los ojos del pobre niño pobre
y la putrefacta carcoma del poder"

José García Pérez

Trío de testigos


                 De las mejores películas en temas de juicios es, sin dudarlo, “Testigo de cargo”  (1957) basada en una novela de Agata Christie, dirigida por Billy Wilder e interpretada, en sus papeles principales, por Charles Laugthon, Tyrone Power y la misteriosa y enigmática Marlene Dietricht; el film se hizo acreedor a seis Oscar: mejor montaje, director, actor principal (Laugthon), actriz secundaria (Elsa Lanchester) dando vida a la enfermera del mítico Quasimodo, y dos estatuillas más que desconozco en quién y porqué se dieron. Por favor, si son amantes del cine, no pierdan ni un solo segundo y busquen la manera de pasar una hora y media de ensueño; en este film que les recomiendo podrán ver la fuerza que tiene un testigo.

            En estos días hemos asistido al paso y paseo de tres testigos -Álvarez Cascos, Arenas Bocanegra y Dolores Cospedal, en su condición de ser, o haber sido Secretari@s Generales del Partido- ante el juez Ruz a cuenta del llamado caso Bárcenas o presunta financiación “B” del partido que lidera Mariano Rajoy.

            La gran diferencia entre un imputado y un testigo es que el primero, el encartado, en uso de su defensa puede mentir a mansalva para defender su inocencia; el testigo no puede hacerlo sino que está obligado por ley a decir la verdad, pues en caso contrario puede ser perjuro y verse involucrado, como imputado y posible culpable, en el juicio para el que ha sido llamado a declarar.

            No sé la causa, bueno de usted para mí sí que la sé, pero Cospedal me cae mejor que Arenas y Cascos; y no crean que es por mi debilidad por el llamado género femenino, que quizás influya, sino porque el señorito de Olvera, Javier, nunca ha sido santo de mi devoción y Cascos, el hombre que fue fuerte en el PP y, tras ponerle los cuernos a Rajoy, se desinfló por tierras de Asturias lo percibo como muy “echao pa’alante”.

            Aquí, como se dice vulgarmente, nadie ha cantado la gallina, pues los tres, para no mentir o porque realmente lo ignoran, han susurrado al oído de su señoría respuestas como éstas: “no sé”, “no me consta” o “no recuerdo”; vamos que ni carne ni pescado, sino puros caracoles; ni frío o caliente, ni pecador o santo, tan sólo tibieza de la más pura.

            Sin embargo, según cuentan los abogados de la acusación, la actual secretaria general si ha afirmado que hubo una reunión “amistosa” en Sevilla entre Arenas, Rajoy y Bárcenas.

            Vaya tela si aparecen grabaciones:uffffffffffff!


martes, 13 de agosto de 2013

Mis cosas: "Utopía"



"Es en la noche, cuando el murmullo descansa en las
 telarañas de las grises camas y los niños juegan a ser
jinetes de alados caballos, es en la noche, decía, cuando
el poeta despliega la red de la búsqueda de su voz por la
ribera de la utopía. Sabe que la palabra no descansa, sino 
que vive en el brusco acantilado de la verdad que conmueve el equilibrio de la razón."

José García Pérez

lunes, 12 de agosto de 2013

Autobiografía



Soy joven.
Hace setenta y siete años nací
al mundo de los muertos.
Soy joven
porque nací hace veinte años a la vida.

Me gusta el rubio cigarrillo
y hablar con las mujeres del sexo y de Dios.
A los hombres los oigo es mostradores
hablando de política y de fútbol.
Allá ellos. Yo me alejo
y busco la mirada
que me hace sentirme varón.

He predicado a los hombres el evangelio;
no me entendieron.
He mostrado a los dioses
una pizca de amor
y me dicen que siga ese camino.
No me arrepiento de nada.
Soy valiente y cobarde en demasía.
Me río de mí mismo,
al resto los ignoro,
menos a ti que esperas un mensaje de mis versos.

He pisado durante años
el templo sacrosanto
de lo que llaman democracia.
Entonces estaba en el mundo.
Ahora, no,
ahora estoy en la vida.

Ahora me presento cual soy
pero no me creéis.
Os juro por Dios
que aquella roja mañana
que olí tierra mojada
mi ser descubrió la verdad.

Ahora hablo con álamos y sauces
con abedules y pinsapos
y oscurezco la luz de la ciudad
a fin de que las blancas mariposas
duerman en las orillas de los ríos.

Mis cosas: "bostezo"



"Poetas: Habéis cubierto la ilusión con el
sudor de vuestros bípedos cuerpos. La densa
y tediosa humareda de vuestros versos ha quebrado
el alma de la madrugada.  Parecéis un ejército de
pinchitos sazonados por la histeria colectiva.
Sois capaces de soportar el infierno apagado de lo que llamáis poesía.

Seguid el sendero que os marcan. Una bocanada de tedio
os espera apenas pasen veinticuatro horas de publicar vuestra poesía."

José García Pérez

Treinta y dos, rojo, par y pasa



         Me encanta jugar a todo, y en ese todo se incluyen los juegos más peligrosos existentes: el amor y el de azar. Reconozco que de los dos, a poco que entres al trapo, puedes salir tocado.

            Creo que sobre el primero, el amor, estaremos tod@s de acuerdo que es más peligroso que el segundo pues viene acompañado de unas espinas que atraviesan, cuando menos se espera, la coraza con que nos cubrimos y daña hasta las mismísimas entrañas, ya saben, amor es un periplo que lleva del éxtasis al infierno.

            En los casinos, aparte de ese pseudo póker que se ve en las cadenas de televisión, no se juega al póker-póker, ¿saben la causa? ¿no?, pues se lo voy a aclarar a ustedes de una sola tacada; ese juego está prohibido porque es un juego de corazón, y no de azar; en los casinos, la reina es la ruleta, el príncipe es el blak-jak y la cenicienta es el conocido por “chemin de fierre” o bacarrá; también están las máquinas tragaperras, aunque en el bar de la esquina de su casa también pueden encontrar una de ellas.

            Si usted o yo decimos a alguien que vamos al casino, rápidamente nos mira de manera extraña y piensa, tal vez con razón, que se encuentra ante un jugador profesional, o sea, un vicioso; sin embargo en este país todo quisque juega y se la juega.

            Un simple repaso a los juegos bien vistos o considerados no peligrosos nos hará ver como se extiende lo lúdico a la hora de intentar capturar unos euros, veamos: bingo, quiniela, bonoloto, primitiva, euromillón con todas sus variantes,  tragaperras, rasca, cupón, cuponazo, lotería, etc.

            La gente juega auténticos mogollones de euros en busca del milagroso pelotazo, y papá Estado recauda de lo lindo a través de nuestros vicios: juego, alcohol y tabaco. Hasta don Artur Mas, “hombre prudente al por mayor” se ha sacado de la manga el Gordo de Navidad para el último día del año y así hacer la competencia a España; desde luego que un servidor será de los que compre un décimo catalán por si las moscas.

            Pero dicha sea la verdad, no existe nada como dejar un montoncillo de euros a un crupier y decirle todo al 32, vecinos y caballos…, y escuchando la música de la bolita de saúco dando vueltas a la ruleta oír al jefe de mesa decir: treinta y dos, rojo, par y pasa.

            Suerte.

sábado, 10 de agosto de 2013

El asesinato del "Ideal andaluz"



          He escrito tantas veces sobre el asesinato de Blas Infante acaecido, ya saben, el 11 de agosto de 1936 en el kilómetro 4 de la carretera Madrid-Carmona que me es pesado volver a repetir que al autor de “Ideal andaluz” lo asesinaron, según sentencia dictada en 1940, para escarnio de la inteligencia y la dignidad: “su ejecución fue debida a que se significó como propagandista de un partido andalucista o regionalista andaluz”.

            He narrado tantas veces su preocupación por el mundo jornalero, que ya puedo pecar de pesado por volver a transcribir aquella frase del notario de Casares en la que se lee: “Yo tengo clavada en la conciencia la visión sombría del jornalero. Yo lo he visto pasear su sombra por las calles del pueblo…”, está refiriéndose a la localidad de Archidona, lugar donde estudió el bachillerato y tomó conciencia de las necesidades del pueblo andaluz.

            He repetido año tras año que a él se deben la creación de los Centros Andaluces, el himno andaluz que no es otra cosa sino el canto religioso que los jornaleros entonaban cuando daban fin a su jornada, canto llamado “Santo Dios”, y al que lógicamente se cambió la letra por otra más reivindicativa.

            Una y otra vez, hasta llegar a la saciedad, he ido contando a unos y otros que en la Asamblea Andalucista de 1918, celebrada en Ronda, él y los suyos aprobaron la bandera y el himno de Andalucía.

            Y por si lo ignoran los no andaluces y algunos de esta tierra, en el Estatuto de Andalucía consta que Blas Infante es el Padre de la Patria Andaluza, aunque la realidad es que no existe tal patria y que somos muy pocos sus hijos.

            Pero jamás había dicho lo que sigue: “El Ideal andaluz, aquél por el que fue asesinado un santo laico, ha sido abatido por la presunta corrupción de varios mandamases de la Junta de Andalucía, por los que sin serlo, se alían con los corruptos para pisar alfombras de poder, por la ineficacia de la derecha andaluza, por la sumisión de un pueblo convertido en amorfa masa que todo lo tolera y por el no ejercicio como andaluces de los parlamentarios nacionales elegidos en las provincias andaluzas, y con el asesinato de Ideal Andaluz hemos ahondado más la tumba donde yace Blas Infante, no sea que resucite de la mano de algunos idealistas andaluces que estamos diseminados”

            ¡Andaluces, levantaos!





jueves, 8 de agosto de 2013

Chatear y chatear


           Existen en la actualidad dos formas diferentes de chatear; una de ellas, la más moderna, proviene del término inglés “chat” que significa hablar o charlar, y que hoy día se entiende cibernéticamente por la conversación escrita  y por imagen entre dos o más personas a través de Internet mediante teléfonos móviles, ordenadores, tabletas y demás instrumentos, la palma se la lleva lo que se conoce por redes sociales; a pesar de la edad, poco a poco, debo confesar que voy convirtiéndome en uno más de sus adictos.

            La clásica manera de chatear, por cierto que en vías de extinción, procede del vocablo “chato” que en una de sus acepciones es un vaso ancho y corto en el que se vierte vino, esencialmente tinto, y chatear es beber unos chatos de vino con un grupo de amigos al tiempo que se habla mirándose a los ojos y viendo la realidad de sus rostros; decía que se encuentra en vías de extinción porque el chato de tinto va dando paso al cubata de ginebra, güisqui, ron, vodka acaramelado y chupitos de chicha y nabo. De este  chateo, generalmente se produce al mediodía, sí que soy un asiduo adicto que diariamente lo practico con mis amigos Montoya “el perchelero”, Manuel “el de los juzgados”, Emilio “el fiebre de las Peñas”, Manolo “el relojero” y Paco “el Canijo”.

            Uno de los problemas de la primera modalidad de chateo estriba en el posible engaño de los datos personales que cuelga el personal en sus muros correspondientes, fraude que puede ir desde la fecha de nacimiento, sexo y atractivo personal, o sea, foto que clava en la red.

            En el chateo de barra el peligro existe en el llamado “gorrón disimulado”, hecho que un servidor no sufre porque los anteriormente mencionados son ligeros a la hora de acoquinar lo bebido que, a veces, nada más que a veces, supera los límites de la normalidad.

            Seguiré practicando el chateo de los cables con gente sana como Ana, Magda, Francisco, Basallote, Jack, etc., pero será muy difícil que abandone el clásico porque el cara a cara es una de las grandes manifestaciones de esta sociedad anónima.

            A la izquierda, a la derecha, al frente y para que entre. Salud.

            

miércoles, 7 de agosto de 2013

Vivencia íntima sobre Gibraltar español



          Si no se comprende bien, por parte de ustedes, este santo “copo” de hoy, les prometo borrarme de este gustazo de escribir para pasarlo pipa.

            Corrían los tiempos del franquismo y de la pseudo falange del azul mahón; los chavales cantábamos cosas contra el imperio yanqui, ejemplo: “Menos coca y menos leche/ menos cuento y menos té/ que la juventud española/ seguirá con su café”; en los colegios e institutos el profesor de Formación del Espíritu Nacional nos enseñaba canciones como estas dos que les tatareo sobre Gibraltar; ahí va la primera: “Memoria de la historia/ que a veces tiene que llorar/ ya tocan, arrebato/ por el Peñón de Gibraltar,/ por la prisión atroz y la bandera hostil/ ya tocan, arrebato…”, pero sin duda alguna la que se llevaba el premio era aquella de: Gibraltar, Gibraltar/ tierra amada de todo español/ a mi patria le robaron/ tierra hispana del Peñón/ hoy su roca yace hoyada/ por el asta de un extraño pabellón./ Ya no suenan los clarines/ ni se escucha el redoble del tambor/ y por todos los confines/ se oye el grito de que seas español./ A la lid/ a la lid/ empuñemos de nuevo el fusil,/ que si en Rusia ya triunfó mi División/ nos es bastante nuestra hazaña/ si es inglesa la bandera del Peñón…

            Así las cosas y canciones, tendría el menda unos quince años -estamos situados, año arriba o abajo, en 1950- cuando el gobierno y el personal de centurias, escuadras, cadetes, flechas y pelayos concedió permiso para que la juventud se manifestase por calles y plazas de España reclamando un Gibraltar español.

            Y aquella juventud, reprimida pero valiente, digo lo de valiente porque se nos decía que la masturbación reblandecía la médula y, a pesar de ello, nosotros, no sé si vosotras, dale que dale, pues bien, aquella juventud, decía, se lanzó a la callé por vez primera en su vida y armó la marimorena; tanta fue la algarabía de pedradas que se armó ante los consulados y embajadas de los ingleses que los mismos que nos empujaron a manifestarnos se arrugaron y una legión grisácea nos aporreó de lo lindo; esta fue la primera vez que corrí delante de los grises, los polis de antes, queridos indignados de hoy que estáis durmiendo el sueño de los justos.

            Bueno, hoy no es lo mismo, la diplomacia manda y ahí está García Margallo, hoy ministro de Exteriores y en 1977 compañero de un servidor en el Congreso de l@s Diputad@s, intentando poner orden.

            Orden dentro de un orden, eh ministro, porque hay que salvar los puestos de trabajo del personal del llamado Campo de Gibraltar y, muy especialmente, no entrar en guerra con los británicos, pues para guerra ya tenemos bastante con la del Chelsea y el Real Madrid.


martes, 6 de agosto de 2013

Declaración de principios



            Durante años, muchísimos años, confundí “existencia” con “vida”. Un día, atravesando la “existencia”, me encontré con la “vida”, y nací de nuevo. Soy, por tanto, joven a la “vida” y anciano a la “existencia”.

            Cuando solamente “existía” dediqué mis años a caminar sobre las huellas de los demás; seguí a numerosas personas; aprendí diversas doctrinas; estudié algunas carreras; conseguí algunas metas y obtuve alguna condecoración y premios.

            Cuando descubrí la vida empecé a amarme y descubrirme como ser diferenciado; seguí los impulsos de mi corazón; aprehendí entre mis manos la belleza del vacío; supe saborear el camino; conseguí ver, por un instante, el ideal de “ser y soñé con la armonía.

            En la actualidad dedico mi tiempo a perderlo y a escribir.


La prisa es mala consejera



La prisa, dicen los expertos, es mala consejera; por ejemplo, hay un refrán que reza: “paloma que vuela, a la cazuela”; aquí la paloma es una buena dama y la cazuela, una cama. Pues no, no se trata de “aquí te pillo, aquí te mato”; todo tiene su liturgia, preparación y clima para llegar al disfrute adecuado y compartido.

            Si un amigo atleta que tengo, de nombre Josu, va a correr la prueba de los tres mil metros y sale embalado porque tiene prisa por llegar a la meta, a los quinientos o poco más está listo antes de llegar al primer kilómetro.

            Bueno, pues por Sevilla, “la ciudad que se basta a sí misma”, va la juez Alaya con su carrito -qué llevará en él- no al trote, sino anda que te anda, empapelando al personal achorizado con los EREs sin prisa y sin pausa, pero va erre que erre con la lupa o prismáticos atisbando el momento justo para dar el último “latigazo” a esa medusa ramificada por toda Andalucía y más territorios.

            Los chicos y chicas del PSOE, donde tengo muy buenos amigos no pringados, en especial Susana, oh Susana, tienen prisas para que la inmutable e impenetrable jueza finiquite el sumario o lo pase bien al Supremo o al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía; vamos, que están que se comen las uñas los más y los menos, tomando valium diez a mansalva, mientras a ella, a Alaya, el silencio la embarga y se enseñorea en él a la espera del ocaso que tendrá que llegar.

            Para más inri, descansa durante este agosto de desmayo, para en septiembre, con p, volver con más brío e igual tranquilidad con su majestuoso paso y su carrito al juzgado sevillano, ese que odian los encartados y al que parece que, de paso, acudirán también dos hijos del incombustible Ruiz Mateo, que ahora mismo no sé si termina en “s” el Mateo en cuestión, pero que no pierdo un segundo en entrar en el espabilaburros de Google para cerciorarme de ello.

            Los del PSOE, tan cautos ellos, andan gritando a pleno pulmón que ya está bien de espera, de sufrir la gota gorda, que venga ya y que sea lo que sea; pero ella, ay ella, la justicia no tiene prisa, porque esta, la prisa, es mala consejera.


           


lunes, 5 de agosto de 2013

¿Sin noticias políticas?



        Hoy podríamos hablar del amor o del odio, o de lo relacionado que están ambos conceptos; o también hacerlo sobre la riqueza o la pobreza, o de las junteras que tienen ambos vocablos, por ejemplo, a Bárcenas con los tiesos en el trullo; un tema a debatir, quedaría precioso según mi punto de vista, sería tratar las diferencias entre fe y religiosidad, no digamos de las antípodas existentes entre evangelio e iglesia.

Temas las hay a porrillo para hacer buenas tertulias alrededor de una nevera portátil que contenga ron, coca-cola y hielo, y sobre las 12 de la noche, junto a la bajamar que se espera hoy, tomar unas copas y relajarse; no me digan si hablamos sobre las contradicciones entre “sabiduría” y “saborear” o vaya usted a saber si el personal cree que es lo mismo amar que querer, y para los amantes del fútbol ahí está la diatriba que se traen el Mou de marras y el triste de Ronaldo, ya les decía algo sobre amor/odio.

Pero la gente desea noticias políticas y hoy, por desgracia no existen pues estarán ustedes de acuerdo conmigo, y si no peor para ustedes, que la operación que se trama para que Arias Cañete, ministro, se faje en Andalucía con Susana, oh Susana, es una noticia que se pueda tildar de política?

Que el Consejero de Exteriores de la Generalitat, una parte por ahora del Estado Español felicite al Primer ministro de Gibraltar por la “guerrilla” que mantiene con España, la que da de comer al Consejero en cuestión, es una auténtica barbaridad, pero no una noticia política.

Esta cacería que se cierne sobre todo lo que huela a Cospedal, a poco que la analizáramos, nos dejaría sorprendidos al comprobar que ciertas baterías de cañones apuntan directamente a la jefa de la comunidad de Castilla-La Mancha, y tengo la sensación que ahí pueden pinchar en hueso, tampoco es política pura.

Noticia es que un servidor esté, bajo un ventilador  portugués, tecleando para cumplir con los deberes que me impongo, mientras la gente se achicharra en la playa justamente a las horas en que la tele dice que no hay que tomar el sol.

O bien, puede ser noticia política el afirmar que si el personal hace caso omiso de la caja de tontos, el mismo caso hace de las encuestas y sondeos que soplan para despistar.

Yo, perdonen el protagonismo, a lo mío, o sea, a la fresca cerveza.



sábado, 3 de agosto de 2013

Qué pena, Macarena


La Soraya del PSOE nos ha dejado la noticia de lo que nos espera a la vuelta de este problemón que ha supuesto el hecho de prohibir unos cantes de Macarena, creo que de Lora, en el Club Vera de Mar de este lugar donde el viento, en especial esta noche, silbaba nácar como en aquellos buenos tiempos en que escribí un poemario llamado “Sílabas de marzo”, y todo ello porque el cante por seguidillas o soleares molesta a un buen señor.

            Ni más ni menos, “Soraya dos” ha anunciado que, antes de irse donde quiera y donde pueda, va a dejar en la antesala del Congreso de los Diputados (no sé porque no se llama ya de “diputados y diputadas” con estos aires de igualdad que corren) que se convoque una Comisión de Investigación que use la lupa para desentrañar el asunto de la presunta “financiación B y el reparto de sobres de Bárcenas, ea ya no escribo más señor”.

            Muy bien debe saber la diputada socialista y sus “compis” de escaños que esas comisión, como todas, en caso de celebrarse no sirve absolutamente para nada, y no ya porque el PP tenga mayoría absoluta, sino porque la acrisolada experiencia de tantas y tantas comisiones que han tenido lugar solamente han servido para poner en marcha el ventilador para chamuscar de caca a sus señorías, sean de un bando o una banda.

            Más todavía, amenaza con la presentación, por parte del químico Rubalcaba, de una moción de censura al registrador Rajoy que, como es sabido, la perderá el PSOE aunque intentará socavar los cimientos de la mayoría absoluta en la que descansa plácidamente, entre otros y otras, la “Soraya uno”, o sea, la del PP.

            Pues bien, entre esa espera y la comparecencia de Cascos, Arenas y Cospedal ante el juez a mediados de agosto estamos abocado a más de lo mismo; pero pasa, por más que le pese a algunos y algunas, que el fútbol, en su modalidad de torneos veraniegos y liga profesional, embargará las sombrillas de nuevas tonalidades y todo será algo más pasajero.

            Mi tristeza, sin embargo, descansa en este posible fandango que hubiese podido cantar Macarena: “Llora el olivo su olvido,/ las redes no traen peces,/ el torrente de los ríos/ pinta las piedras de verde”.

            Otro día será.