miércoles, 31 de julio de 2013

Seis doble


         Tenía un amigo de nombre Antonio Checa que si hay cielo debe estar allí disfrutando de la Virgen María, y si no hay gloria celestial algún ser misterioso habrá creado un cachito para él en exclusiva; fumaba Ideales y creía en Dios, Cristo y en la Virgen, especialmente en su advocación de María Auxiliadora, y con eso y poco más tenía bastante para ser feliz y  levitar algo sobre este subsuelo al que los enterados llaman asfalto.

            Tan devoto era de María Auxiliadora que consiguió que un servidor y veintitantos buenos majaras fuésemos a la basílica que esta María tiene en Turín. Nos la jugamos, y bien, en un viaje que da para una novela corta de risas y lágrimas al por mayor; todavía me creo capacitado para meterle mano y narrar las andanzas que vivimos, ya veremos si me da por narrarlo.

            Pues bien, Antonio, amante del dominó, me chivaba que un jubilado que supiese jugar con las veintiocho fichas tenía asegurado que el tedio no le embargaría jamás. Alguna partida, ambos de compañeros, eché con él; pero, lo que son las cosas, siendo como era un santo de los buenos, hacía trampas y me enseñaba las claves para que yo supiese las fichas que él tenia, y viceversa; jugábamos en el Rincón de la Victoria, y me decía, entre las mil pillerías, que si él colocaba una de las fichas horizontalmente significaba que tenía la pieza más codiciada que existe en el dominó, a saber: el seis doble; e imagínense que si ninguno de los dos colocábamos una de las fichas en plan ataúd, sabíamos que estaba en poder de los contrarios y que nuestra misión, a partir de ese instante, consistía en ahorcar el seis doble: auténtico placer de los jugadores de dominó.

            Cuando ustedes lean estas líneas, bien hoy o mañana, la oposición política al Partido Popular andará a la caza, captura y posible ahorcamiento de su pieza odiada, ya saben: Mariano Rajoy; por cierto que, por si les interesa saberlo, retransmitiré el juego en directo desde Fb e iré transcribiendo mis pequeños comentarios al respecto.

            Al igual que dentro de unos día, no por Fb, sino por mensajería interna iré dando a conocer la caza que se está intentando urdir contra mí, bueno, contra mí no, pero sí sobre un cargo representativo que ostento.

            Todo esto hay que tomárselo en plan deportivo, pues tan sólo se trata de practicar un deporte olímpico a tiro limpio, aunque sea algo sucio.

martes, 30 de julio de 2013

Víspera de agosto



          Doblas la primera esquina y nos encontramos de sopetón con agosto, y con él nos llegan las suecas, medio mundo y las sobras de los que por lógico miedo han cambiado la cornisa norte de África por el glamour español en sus diversas variantes. Y con todo ello, cuando amanezca septiembre y se den los números de empleo y su contrario, volveremos a sacar pecho para aliviarnos algo de lo que será el próximo otoño.

            Sin embargo este agosto de dos mil trece tiene una gran variante respecto a los vividos, un servidor al menos, hasta ahora; en su primer día, agosto, a las nueve de la mañana, nos va a traer la metralla de la palabra política en la comparecencia que Mariano Rajoy tendrá en el Congreso de ellos y ellas, de sus señorías l@s diputad@s.

            No le pasa por la olla al Registrador Presidente que va a convencer a Rubalcaba y demás señorías portavoces de las diversas pandas que representan a esta nuestra puñetera nación; además, Arriola, cónyuge de Celia Villalobos y eterno asesor electoral del PP, con toda seguridad le habrá comido el coco a Mariano diciéndole, como dijese el famoso cirujano de la torería Ramón Vila, un día que su compañero de dominó pensaba en un posible cierre: “ni se te ocurra”.

            Dicho lo anterior, comprenderán ustedes a la perfección que esas siete letras que forman el vocablo “palabra” no tienen valor alguno en lo que debería ser el Santuario de la Palabra: el Congreso de los Diputados.

            Y lo afirmo con rotundidad, porque diga lo que diga el jefe supremo del PP, los demás jefes no lo creerán, y sacando la recortá irán todos y todas a por él, y lógicamente, don Mariano, que no es estúpido, aunque pueda parecerlo, apuntará con el trabuco a los contrarios y lanzará metralla de todos los calibres.

            Y así la palabra quedará devaluada como vehículo de comunicación y se  parloteará pensando en el electorado y en los titulares prensa y tertulias de los próximos días.

            A pesar de ello, como vicioso que soy de la política y de la palabra, prometo que el 1º de agosto me desayunaré con la palabra prostituida, palabra de honor.


lunes, 29 de julio de 2013

"Sí lo saben", Rosa Díez


          Al tiempo que desayunaba un pitufo con su aceite y sal incorporados (un día de estos va a caer con azúcar) y un doble de café con leche, pasaba las páginas del Hueva Informaciones y, de repente, me encontré con la nada agraciada cara de Rosa Díez que en una entrevista aseguraba que existen millones de españoles que son de UPyD, pero que “no lo saben”.

            En el fondo, según visión muy personal, muy pocos políticos saben ejercer la demagogia como lo hace la líder de Unión Progreso y Democracia, ella, que no sé si tiene desparramada una banda de espías por barras de bares y peluquerías, lugares donde se habla más de política que en el Congreso, sabe recoger pero que muy requetebién lo que se habla entre rulos y gin-tonic, y después, con gran astucia, lo incorpora a su catecismo de lógicas vaguedades.

            Creo que el pueblo, en su mayoría, “sí sabe” lo que pregona esta Rosa que algun@s llaman de España, pero aún sabiéndolo no se fían en demasía de ella; ella, que fue candidata a la Secretaría General del PSOE cuando se presentó el señor Zapatero, ella que fue europarlamentaria por el partido socialista, ella que fue Consejera del País Vasco por el Partido Socialista de Euskadi, ella que vivió muy bien con el carné socialista entre los dientes, ella, de la noche a la mañana, se largó y fundó UPyD.

            Juega, al igual que hizo Suárez, y yo con él, por tanto también como ella, a no ser ni carne ni pescado, simplemente caracol, quiero decir y no sé si alguien me comprenderá, tampoco me importa mucho, que ella juega a ser de centro; y me imagino, porque no es nada tonta, que sabe que el centro político no existe, o sea, que ese fiel de la balanza que no se inclina a la diestra o siniestra es una simple quimera.

            El centro electoral, que no político, es como un gran gusano formado por dos o tres millones de españoles que se desplaza, según conveniencias económicas, muy lentamente de izquierda a derecha o viceversa según lata el tic-tac de la billetera. Y ella, Rosa, puede vivir de eso, pero nada más que  de eso que no es moco de pavo, pues el que es de izquierda votará a la izquierda o tal vez, por ser crítico, se abstenga, y los de derecha, sean críticos o no, votarán siempre a los suyos.

            No existe el centro, amiga Rosa, defínete y comprobarás realmente quiénes son los que creen en tu proyecto.

             

Vaguedades de Garciapérez (XIV)



Dicen los expertos que los que mueren de hambre no sufren.
Afirman que en los primeros días sienten un cosquilleo por
el estómago, nosotros lo conocemos por apetito. Pasados
los primeros días del cosquilleo, se inicia un llanto agudo
para pasar a renglón seguido a una mirada al infinito, fijación 
de los ojos en la nada y un deslizamiento progresivo hacia la muerte.
¿Y cómo sabrán esos los expertos, si no han pasado hambre?

José García Pérez

domingo, 28 de julio de 2013

Tristeza



            Hoy estoy triste, muy triste; y ese estado de ánimo, sin decir la causa, lo he publicado en mi muro de Facebook. En poco tiempo, muy poco, he recibido una serie de mensajes de amigos deFb dándome ánimo, y hasta una graciosa fotografía de Francisco en la que aparezco vestido de torero y saliendo a hombros en una plaza de toros.

            Sien embargo, entre los comentarios, uno de ellos, de alguien que se autollama Gioconda Feliz, ha conseguido que mi ánimo se alce hasta casi la normalidad. Lo transcribo por si a algún lector le pudiese venir bien.

… no hace falta irse a Perú, estoy aquí yo, no sé si lo he dicho alguna vez, porque claro con estas pintas de foto de perfil tal vez resulta poco serio. No es lo mismo estar triste que estar deprimido, aunque la tristeza es un síntoma que acompaña a la depresión hay otros muchos. La tristeza es una emoción básica y normal del ser humano, con eso de normal me refiero a que cumple una función, como el llanto por ejemplo, dos minutos nos permite eliminar tensión acumulada, el famoso estrés, y desde ese punto de vista es bueno hacerlo siempre y cuando luego no empecemos a pensar (decirnos) cosas terribles que sigan provocando el llanto. La tristeza es normal cuando uno se enfrenta a una pérdida sólo desde ella podemos procesarla bien, aunque al igual que al llanto hay que darle sólo un poco de margen para que se exprese, es decir, convertirla en un poema por ejemplo, es una buena forma de tenerla sin que nos atrape demasiado. Hay que decirse, sí, estoy triste y me voy a permitir estar triste un rato, y es normal que lo esté, pero no voy a dejar que los pájaros de la tristeza aniden en mi cabeza como decía aquella. ¿Cómo? medidas de emergencia: forzar una sonrisa artificial, eso provocará un cambio en la química cerebral, hacer cosas que normalmente nos gustan mucho aunque no produzcan la misma satisfacción y sobre todo alejar de la mente los pensamientos catastrofistas, en la vida siempre hay una cara y una cruz en cualquier situación, hay que intentar pensar en algo sereno y no en lo que nos produzca más desesperanza. No dispongo de datos para afinar más puesto que cada situación requiere de su receta pero espero que con la dosis de cariño que va ésta sí que sirva para algo, a José y a quien lo pueda necesitar...

            Gracias, amiga Gioconda. Un besazo como la copa de un pino. ¡Ah!, las redes sociales hacen bien, mucho bien.




sábado, 27 de julio de 2013

Vaguedades de Garciapérez (XIII)



Se mueren cada año treinta y seis millones y medio
de personas por falta de alimentos, o sea, se mueren
de hambre. Como la cifra es trágicamente divisible por
el número de días que tiene el año, el cociente resultante
es de cien mil diarios, vamos, que hoy han muerto cien mil
personas por no tener que llevarse a la boca algo para comer.

José García Pérez

viernes, 26 de julio de 2013

Galicia y ...



            Terrorífico, estremecedor, imposible narrar tantos escalofríos. Galicia de luto. El Papa Francisco reza por los muertos, Juan Carlos I se desplaza para ver a los moribundos, Felipe, Príncipe de Asturias, también, y lo mismo Rajoy y una larga lista de nombres más o menos ilustres; los mandamases de las naciones expresan su condolencia a España, qué será España; emisoras de radio y televisiones taladran nuestros oídos con la macabra noticia. Todo es lógico, qué menos.

            Entre los ya fallecidos y los que quedan por hacerlo vamos a llegar, aproximadamente, al centenar o tal vez lo superemos. Los muertos son próximos a nosotros, aunque tengamos que reconocer que no es lo mismo que se muera alguien a que se nos muera ese alguien. La vida sigue, pues comemos, bebemos y dormimos, al tiempo que comentamos la desgracia.

            Nacemos para morir, ese es nuestro destino, aunque no deseamos hacerlo en un tren de alta tecnología; tal vez sea mejor de anciano o anciana, un infarto o cualquier otra anomalía que nos hiera de muerte.

            Pero los fallecidos son próximos a nosotros, el accidente ha ocurrido en una esquina de España; ellos y ellas son de los nuestros, de ahí nuestra consternación, el bombardeo mediático, la llegada de autoridades, etc.

            Todos los días mueren niños y niñas, miles de niños y niñas por la hambruna; son los niños y niñas que miran sin ver. A diario, son asesinados cientos y miles de ciudadanos del mundo por otros lugares, ya saben, Afganistán, Pakistán, Libia, Somalia, India… y por tierras extrañas que desconocemos, que no sabemos nada de sus habitantes.

            Unos, de hambre y otros, por tiranos dictadores. Nos lo cuentan en fugaces noticias que se transmiten a la misma hora en que engullimos un muslo de pollo. Nuestro estómago se ha acostumbrado a la muerte, al asesinato, a la hambruna, a los atentados y a los accidentes ferroviarios como el sucedido en Galicia, ejemplo: La India.

            La vida sigue su transcurso normal, nada tuerce el comer, beber y dormir. Galicia está de luto, sí, sin duda, y sin duda  que seguimos exactamente igual que ayer y antier, porque no se ha muerto ninguno de los nuestros.

            Perdonen la forma de señalar nuestra manera de acostumbrarnos a la  muerte; por favor, amigos creyentes, recen por los vivos que estamos muertos.

jueves, 25 de julio de 2013

La balada del abuelo


          Ignoro la causa por la que el día de mañana ha sido considerado como “el de l@s abuel@s”, aunque un experto en santorales me chiva que es así porque es el día de los yeyos de la Virgen María, a saber, Joaquín y Ana; oh Ana, mañana toca felicitar a algunas de ellas.

            Ser abuelo es normal cuando uno tiene hijos o hijas, pero ejercer como tal es un privilegio, al tiempo que un posible desencanto, que no todos pueden presumir de ellos.

            Un abuelo -desde este momento va implícita la abuela, pero ocurre que a la llamada arroba, ya colocada  en la segunda línea, le tengo una cierta fobia- es o debe ser el juguete preferido de los nietos, dicho sea de paso que nada más tengo dos nietas: Carmen y Elena, pero vuelvo a lo de la maldita @.

            Nuestro único deber es deseducarlos -entiéndase bien-, o sea, minimizar algo el sentido de autoridad que los padres ejercen sobre ellos; revolcarse con ellos, hacerse niño, narrador de cuentos, comprador de chuches, cómplice de sus correrías y besuquearlos hasta el hartazgo.

            Eso hice durante años y años, pero mis pimpollas tienen ya doce y quince años, y aunque sé que me quieren a rabiar ya no es lo mismo que antaño, por ejemplo cuando tenían uno y cuatro añitos y cabalgaban encima de mí y yo, al trote de mi barriga, les contaba el cuento del “caballo blanco” o “las aventuras del pescador Manolo” y, la más pequeña, mi Elena, se hacía pipí en mi estómago al tocotó-tocotó del caballito del niño Luis, el blanco, me refiero al caballo, por supuesto.

            O lo más bonito, cuando llenaba sus lindas cabecitas de pajarillos de todos colores en prevención de los buitres que ya volotean sobre la mayor y están al acecho de la menor.

            Sí amigo y amiga, ya sé que, ante la crisis económica que nos envuelve, el abuelo es uno de los grandes sostenes de hijos y nietos; lo sé y lo practico, pero nada como jugar a las comiditas con ellas, a cocer harina en forma de panecitos y, muy especialmente, sentir ese beso, oh aquellos besitos, en mis mejillas.



             

miércoles, 24 de julio de 2013

Griñán mueve pieza


           Griñán anuncia su dimisión para principios de septiembre como Presidente de la Junta de Andalucía, se supone y se supone bien que Susana Díez, con el beneplácito de Izquierda Unida más alguna prebenda, se alzará como máxima regidora de los andaluces, o sea, también de mí, aunque realmente la que parte el bacalao en casa es mi mujer Rosi, de siempre, de toda una vida. Puestos a suponer, lo lógico es pensar que el actual Presidente dejará su acta de diputado por Sevilla, pues no parece lógico que aquel que ostentaba el cetro del poder, hoy se convierta en un parlamentario andaluz del montón. Y así tendríamos a Griñán convertido en un ciudadano más y sin ningún privilegio añadido a excepción, claro es, de la cobranza de su retiro.

            Existen dos versiones. La primera es que abandona la jefatura de la “realidad nacional”, Andalucía, porque la juez Alaya le sopla en la nuca la responsabilidad del fétido asunto de los EREs; si es así, todos y todas podríamos llegar a creer que, a excepción de sus acólit@s, ha hecho algo que le honra, aunque ha tardado en demasía para tomar la decisión. La segunda de las versiones es que se retira de la vida política porque un cúmulo de grandes enfermedades, y es cierto, rodea a una parte muy íntima de su familia y quiere dedicar su tiempo a ello; si es así, también es digno de aplauso. (Marcho a jugar una partida de dominó)

             Pero anda corriendo el rumor de que dará los pasos necesarios para ser designado Senador del Reino de España, designación que es posible legalmente, con lo que efectuaría, en caso de su realización, un regate a la juez Alaya y su posible aforamiento haría que fuese el Tribunal Superior de Justicia el encargado de su enjuiciamiento por ser aforado, y claro tras los casos de Blanco y Mata, podríamos convenir en que sería “tratado con cierta dulzura”.

            Pero, lo que son las cosas, cuando escribo estas líneas (vuelvo de ahorcar un seis doble), me entero de que no se retira de la vida política, o sea, sino que seguirá siendo presidente nacional del PSOE, secretario general del PSPE-A y diputado por Sevilla, y que pudiera ser senador.

            Dado lo cual, habrá que esperar a la comparecencia ante la intrépida juez del ex-interventor general de la Junta, que Alaya borde el sumario y, por lo que se vislumbra, pase a una instancia superior: Tribunal Superior de Justicia de Andalucía o Tribunal Superior de Justicia.

            Si fuese así me borro de esta democracia que ayudé a construir e iniciaré, a pesar de los años que soporto, a pensar en otra; y es que la actual es una burla total para la ciudadanía.



            

martes, 23 de julio de 2013

Por fin


         Rajoy ha anunciado que el próximo 1º de agosto hablará sobre esto, lo otro, Bárcenas y, me imagino, sus sobres alentadores; digo yo.

            El Presidente se ha hecho rogar para tomar esta decisión de piar en el Congreso de los Diputados en un pleno que promete ser apasionante por el morbo de la cuestión. Estando España como está, o sea, con la soga que sube y baja camino del cuello a consecuencia de los mercados y de la llamada financiación B del PP, no ha elegido mal día para que con su socarronería gallega nos dé “pienso” para una semana más o menos.

            Dicho día, la España viajera, la que regresa a sus casas bronceada y la que llega para embadurnarse de cremas, no se va a enterar casi nada del debate en directo porque entre el trajín de las maletas, carreteras, caravanas y el cansancio que supone viajar con la canícula en su máximo esplendor, los cuerpos no se encuentran en condiciones de aguantar semejante tabarra parlamentaria.

            Al otro día, o sea el 2 de agosto, los periódicos, según ideologías al canto, proclamarán vencedor o perdedor al Registrador, los tertulianos televisivos tendrán tema suficiente para echar sapos por la boca ante y después del coito al que se someterá el “presi” y que, en estos momentos, no se sabe si será él el que recibirá la estopa o dará a diestro y siniestro, especialmente a siniestro, al resto de sus señorías.

            El debate que está a tiro de piedra, cuestión de una semana, será puesto a punto de nieve para que ese 1º de agosto se encuentre en plena efervescencia; aunque en los días previos, sus señorías más ilustres, portavoces y portacoces, irán preparando entre ellos los temas a tratar para que aquello, el Pleno, no se convierta en una escandalera e intentarán suavizar, mediante soterradas advertencias, que se tenga cuidado a la hora de señalar con el dedo índice pues mira que yo te saco esto, lo otro y lo de más allá, pero será muy difícil amañarlo como algunos combates de boxeo porque el personal se encuentra hasta el moño o la coronilla de tanta basurilla extendida por los escaños del hemiciclo.

            Irán observando durante estos días como “la cosa” se irá calentando, cuestión del tiempo que sufrimos.




lunes, 22 de julio de 2013

Prohibido hablar de "la cosa"



Comentaba, creo que ayer, que durante este tiempo vacacional frecuento, tal vez en demasía, el Club “Vera de Mar”; pues bien, en el frontispicio de la barra reza un cartel con la siguiente leyenda “Prohibido hablar de la cosa”.

            Lógicamente no me ha pasado por la chorla preguntar al bueno de Rafa, persona que regenta el local, qué es la cosa y por qué se prohíbe hablar de ella; porque tanto usted, como yo, suponemos y acertamos de pleno en saber que dicha cosa es la política, la crisis y el “tú más” que, cuando la gente se acalora con la añadidura de una pizca de alcohol, se lanzan los unos a los otros.

            Y tal vez ese cartel sea la causa de la bulla que existe en barra y mesas o bien, vaya usted a saber, porque un par de huevos fritos, dos sardinas de tamaño tiburón y un tinto de verano de buen tamaño sale al módico precio de diez euros, entre otras muchas variantes que hay sobre comida-crisis.

            Pero a fuer de ser sincero, aseguro que Rafa ha dado con la solución para que una buena muchedumbre coma y beba en paz de Dios sin tener por obligación que nombrar a Rajoy, Rubalcaba, Bárcenas, los EREs, Griñán, los sobres al portador, jueces raros, fiscales obedientes, diputados disciplinados, lánguidos senadores, tertulianos de cuadras y vampiros nacionalistas.

            No es que nadie me prohíba hablar de la “cosa”, lo seguiré haciendo pues, quiérase o no, es hablar de lo público aunque sea lo de ellos, incluida lógicamente la pasta y la felicidad de buena parte de la ciudadanía; pero hoy, al igual que ayer, he pensado que tal vez crezca el número de lectores con estas palabras sueltas que pretenden ser frescas, y no con el rancio sabor a corrupción que nos rodea.

            Y es que escribir de política se está convirtiendo en algo demasiado facilón, cansino y repetitivo, pero sin duda alguna volveremos a ello porque ustedes lo demandan, la situación económica lo requiere y, al menos, si alguno de ellos me lee puede llevarse un pequeño berrinche; pero la “cosa” se está poniendo demasiado pesada.

domingo, 21 de julio de 2013

Rodamos por la duna roja


          Paseaba hacia levante. Una ligera brisa aliviaba el calor. El paseo fue ayer, antes de la siete de la tarde. Existe un tramo en esta lengua de playa que se conoce por Nueva Umbría; hay que pasarlo para encontrase con el misterio, sea éste el que sea.

            En realidad, no tenía más sentido que la vuelta, o sea, volver a poniente e ir contemplando durante una hora la manifestación sagrada del ocaso. Y así lo hice.

            Cruzamos nuestras miradas; fue un instante, pero lo suficiente para ver sus ojos color verde agua y sus rubios cabellos. Fueron los ojos los culpables. Detuve el camino, lo pensé por mi edad, pero volví la vista atrás, su cuerpo era un desvarío de lujuria; seguí paseando y pasado unos minutos presentí su cercanía, su aroma a mar. Volví la vista y, pausadamente, seguía mis lentos pasos.

            Me detuve, y ella me pidió fuego; ya ven fuego, cuando yo era y soy un volcán apagado sin posibilidad alguna de prender. De la pequeña bolsa, extraje el mechero; encendió el pitillo y expulsó el humo que se fundió con las espumas de la bajamar.

            -Mar, es mi nombre.
            -Inmenso, contesté.
            -¿El suyo?

            Me sentí anciano, o sea, lo que soy. Silencié mi nombre pues no hacia juego con tanta belleza; el cigarrillo jugaba en sus jugosos labios y ella lo hacía conmigo. Lo sabía, a mi edad se sabe casi todo en situaciones como ésta.

            La besé con la misma suavidad con la que la mar lamía aquella blanca caracola asentada en la orilla; sonrió. Y su sonrisa se mezclaba con el pentagrama de armonía que comenzaba a reinar en aquel paraíso: la mar que jugaba a ir y venirse, la caracola que intentaba no ser penetrada en la vorágine del Atlántico, tres gaviotas que jugaban a volar planeando y la luz, la luz que en su devaneo con la luna perdía la partida.

            -¿Vamos?, me dijo señalando a la gran reina de las dunas, la roja.

            Y encaminamos nuestros pasos hacia la dicha del contacto de la carne; por un instante, dejé de ser anciano.

            Nos amamos, sin más y sin nada a cambio. Se llamaba Mar, ya os lo dije; pero lo repito: Mar.

sábado, 20 de julio de 2013

Vaguedades de Garciapérez (XII)



A los niños "yunteros" del gueto de Los Asperones de
Málaga, les han cubierto su primer nivel de existencia,
la infancia, de un negro crespón de muerte, y no porque
el "campo de concentración" esté cercano al cementerio,
sino porque han dejado de ser lo que tenían que ser: niños.

José García Pérez

viernes, 19 de julio de 2013

La "Raya al pimentón" de Juani



           Por pesado que uno es ya saben que, a causa de una historia que algún día contaré, paso cerca de dos meses en el lugar “donde el viento silba nácar”, paraíso situado entre el río Piedras  e Isla Cristina, antigua Higuerita.

            Eso no quiere decir que mi ya débil cuerpo, más después de un melanoma y la extracción de los ganglios centinela y alerta, se exponga al sol para la catetada del bronceo; a lo más, cuando llega el ocaso y es bajamar, paseo por la orilla a la búsqueda de una roja duna, la más alta de la entrada a la marisma, para vivir mi particular eucaristía, a saber: otear levante para recoger el suspiro de la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, y fijar mis ojos a poniente en busca del pequeño monte que da nombre a Ayamonte; y poco más.

            Ese poco más, lo paso entre Los Panchos, Sabina, el viejo ficus, el “copo” de cada día, el divertimento de Facebook, un par de partidas de dominó, la eterna lectura de Pessoa, la sagrada terraza y un club situado a tiro de piedra y de nombre Vera de Mar que regenta un simpático amigo de nombre Rafa Toscano que procura entretenernos con algún espectáculo, dentro de unos días nos llega Rafael, el mítico cantante, y sus platos variados.

            Creo se habrán enterado que estoy ubicado en la provincia de Huelva, lugar codiciado por los amantes de la gula por sus buenos jamones, sabrosos langostinos, exquisitas bailas, pequeñas acedías, lujuriosas coquinas y las buenas pijotillas entre otras menudencias que me abstengo de reseñar no sea que sus glándulas salivares expulsen borbotones de agua por sus exquisitas bocas.

            Pues bien, nada comparado a la “raya al pimentón” que hoy ha preparado Juani, la cocinera del citado club y que hubiese conseguido la dicha del perchelero y buen amigo Paco Montoya.

            Ya ven: una raya mediana, medio hígado de ella, pan, aceite de oliva, vinagre, ajo, sal, una cucharadita de comino y una sopera de pimentón dulce, todo ello cocinado como Juani sabe hacerlo, se ha convertido en el milagro culinario del verano y, para más inri, baratísimo; qué cartílagos, Dios, qué cartílagos.

            Seguro que Bárcenas, con todo su poderío de millones de euros, ha probado semejante exquisitez.

Vaguedades de Garciapérez (XI)



Decía Coleridge: "Hay casos en los que se puede
aprender más y de más valor, de la historia de una
palabra, que de la historia de una guerra", este es
uno de ellos, porque estamos hartos de guerras y de
guerra de frases; se hace necesaria la palabra decisiva,
la que devuelve la fe a las personas: LA DECENCIA.

José García Pérez


jueves, 18 de julio de 2013

Desacuerdos con Dios (1º)



Estoy vivo. Estoy muerto. Desollado
en dos trozos. Mi llaga es pentagrama,
partitura sangrienta que derrama
coágulos de canto amortajado.

Un dolor sostenido, inacabado,
como grito de un parto que no clama
se expande. Todo es fulgurante llama
que me traspasa. Síncopa abrazado

alrededor de mi garganta. Fina
polifonía de tormentos mudos,
cruenta tonalidad que en mí se clava.

Hasta la muerte su favor declina.
Gimen mis huesos de tu amor desnudos
y mi boca agrietada, a Dios ni alaba.


José García Pérez

Vaguedades de Garciapérez (X)



El hombre y la mujer van apropiándose de días
para reuniones, viajes, almuerzos y más ecos
de sociedad. Nada se deja a la improvisación,
al asombro o a la aventura del riesgo. 
Todo se ha convertido en un metódico 
camino establecido en la jungla del no ser.


José García Pérez

La "elegida"



         Los andaluces estamos de enhorabuena aunque la estemos pasando putas, pues para las próximas elecciones contaremos con la joven Susana Díaz como candidata socialista, tras las “primarias”, a la Presidencia de la Junta de Andalucía, aunque tal vez antes lo consiga; una nueva luz, mejor lumbrera, nos alumbrará y todo será transparencia y buen hacer.

            Como se dice vulgarmente, la buena de Susana, Susy para los íntimos, no ha dejado piedra sobre piedra, militante sobre militante, en el proceso previo de las posibles primarias a celebrar, ya ven, un candidato, buena persona, Luis Planas, de la misma cuerda del aparato para abortar cualquier desvío que no fuese el previsto por Griñán, y un iluso, no un utópico, el alcalde de Jun, reclamando el censo de militantes y la validez del voto electrónico, han quedado en la cuneta en vísperas de este nuevo 18 de julio.

            Los que intentan hacer daño a Susana, no la llamo Susy porque no me encuentro entre sus íntimos, le echan en cara que ha tardado la friolera de diez años en obtener la licenciatura en Derecho, pero según fuentes próximas a la futura candidata lo que hacía era repetir adrede cada curso de la carrera para empollarse más y más, pues sabiendo lo que le esperaba, la gloria o el infierno, las leyes tenía que sabérsela al dedillo.

            Sus enemigos, que los tiene a porrillo, aseguran que lo va a pasar mal con el, para algunos, feo asunto de los EREs, que para otros ha sido una verdadera bicoca y obra de misericordia porque gracias a ellos algunos pobres han pasado de la nada a la abundancia, del hambre al langostino de las costas gaditanas y de la casa mata al buen chalet.

            Y dicen que Susana, actual Consejera de Presidencia, lo pasará canutas, porque si la imperturbable juez Alaya ha imputado a su vice-Consejero por la citada trama, el próximo paso a dar será para arriba.

            Aunque todo está por ver, comprobar y judicializar, lo importante ahora es que ya tenemos candidata a gobernarnos, a meternos en cintura y a procurar que todos estos chismorreos se diluyan como el azúcar en el café.

            Un nuevo horizonte se vislumbra para los andaluces en un muy próximo futuro; Susana se ha convertido en la nueva expectación mesiánica, ¡hosanna a ella en las alturas!


Malva era la braga.


         Yo he visto luchar a la muchedumbre a brazo partido por una braga color malva de raso y encaje; so testigo y cronista de la guerra. Y no es que estuviese de reclamo, a la braga me refiero, en un lugar privilegiado de unos Grandes Almacenes, no, qué va, estaba cubierta por una abigarrada tropa de prendas íntimas de variados colores, algunas con pedrería y de tejidos tan distintos como la seda, algodón, terciopelo, satén o la poca tupida muselina.

            Mas de pronto, entre las manos que buscaban en las entrañas de las rebajas, emergió con destello propio el malva íntimo, el de las grandes ocasiones, y la braga se convirtió en el trofeo a conseguir. Un grito barrió la planta. ¡A por ella!, gritaron a una las buscadoras y buscadores, que también habíalos en gran cantidad, con móvil incorporado. Un rumor extendió su ola entre la codicia de unos y otras, y el malva fue manoseado, alzado revoloteado y, una y otra vez, abatido por la lujuria de la posesión desenfrenada de encontrar semejante bicoca al irrisorio precio de dos euros.

            Ningún mortal acudía al enjambre tesonero con la lista previa de compras, a nadie le importaba la caducidad de la prenda, la talla, la garantía mínima de soportar un rápido centrifugado, el etiquetado o si las instrucciones venían en el idioma oficial de la comunidad tal o cual.

            Se crea o no, es igual, venció en la marabunta un frágil ser del llamado sexo débil, jajaja; su edad la estimo en esa pasarela difícil de definir que se desliza a partir de los 55 años de edad, años curtidos en refriegas al uso; Esperanza era su nombre. Ufana y victoriosa nos acurrucó con su mirada; blandía en su mano derecha, cual mástil poderoso, la prenda íntima.

            Mientras esta guerra tenía lugar en Madrid, por Barcelona paseaba su elegante porte don Artur con un encogimiento de hombros, o sea, sin querer saber nada sobre los cinco millones de euros estafados, y por Andalucía, ay Andalucía, Susy lucía su mejor talle ante ese rollo malintencionado de los EREs.

            Malva era la braga. Aleluya.

martes, 16 de julio de 2013

Censura


           El PSOE, en uso de su libertad, se ha empeñado en quemarse del todo con la posible presentación de una moción de censura al presidente Rajoy si éste no va al Congreso a echar un rato para hablar sobre el caso Bárcenas y sus sobres; ignoro si Rubalcaba está preparado para ello y, especialmente, si tiene la suficiente información para empitonar al señor Registrador o, por el contrario, va a salir trasquilado.

            Tuve la inmensa suerte de vivir en directo, en el año1980, la moción de censura que presentó el PSOE contra Adolfo Suárez, moción que fue defendida por Alfonso Guerra y, por parte de UCD, Rafael Arias Salgado se encargó de la contraofensiva; fue aquella una moción constructiva en el sentido que, al mismo tiempo, se presentaba a Felipe González como alternativa a presidir el Gobierno de la nación en el caso de que la moción prosperase. Felipe se convirtió en el auténtico protagonista, pues sus dotes de oratoria y especialmente de gran comunicador hicieron mella en el pueblo que vio en el sevillano un futuro presidente, hecho que ocurrió en 1982 con su amplia mayoría absoluta, aunque también esa victoria fue resultado de la descomposición de UCD y del intento golpista del 23-F.

            En la moción que se barrunta no se sabe muy bien si será constructiva, o sea, si llevará implícitamente un posible candidato a la Presidencia o si será destructiva, o sea, soltar metralla al actual presidente, señor Rajoy. Si fuese la primera, o sea, la destructiva, es lógico pensar que sea Elena Valenciano la encargada de defenderla y la de las tres S, Soraya S. de Santamaría la que contrarreplicaría, en ese caso don Alfredo actuaría como posible candidato a presidir el gabinete ministerial; ahora bien, si el aparente mosqueo que tiene Rubalcaba le lleva a presentar una pataleta sin hechos probados y fiándose tan sólo en la palabra del presidiario Bárcenas, la paliza que recibirá, no sé por parte de quién, será de las que hacen historia en nuestra vida contemporánea.

            En fin, lo que sea pasará, y pasará que con la holgada mayoría absoluta que goza el PP todo será barrido por la fuerza de los votos; mas tengo la impresión que el que saldrá malparado será el químico Rubalcaba cuando tenga que explicar los EREs andaluces, el caso Blanco y otros negocios que tendrá preparado el o la que suba a la tribuna para responderle. Y, toma ya, IU y UPyD, serán los grandes beneficiados.


lunes, 15 de julio de 2013

La del Carmen



         Cuentan los Evangelios que un familiar de Pedro, el pescador, se encontraba enfermo o enferma y que Jesús, el gran judío, entró en casa de su amigo; entre el público que se arracimaba en los alrededores, unas tres o cuatro personas hicieron un agujero en el techo de la vivienda y penetraron a través de él para comprobar lo que estaba haciendo el rabí; el nacido en Belén miró a la enferma, para mí que era la suegra de Pedro, y le dijo: “la fe de estos te ha salvado”; la buena mujer sanó. Lo bueno de esta historia, fuese verdad o no, se encuentra, según mi particular criterio, en las palabras “la fe de estos te ha salvado”. En este pasaje, fe es sinónimo de osadía porque hace falta una buena dosis de ella para entrar por el boquete realizado en la techumbre de la enferma.

            Hoy es el día de la Virgen del Carmen, señora de la gente de la mar que, creyentes o no en la Iglesia y sus dogmas, hacen de ella motivo de adoración por toda la costa de España y algunas localidades del interior, caso de La Muela de Algodonales, Cádiz.

           Como yo desciendo de familia de pescadores bravíos, de aquellos que navegaban desde Carboneras a La Higuerita, hoy Isla Cristina, para trabajar en las almadrabas, y llevo desde mi infancia una medallita de ella, la del Carmen, que me regaló mi madre, le tengo un cierto cariño de hiperdulía.

            España está embravecida al igual que los mares se rizan con los fuertes oleajes de levante y poniente; pues bien, mi consejo es que la clase política, la que pega o recibe según arrecie la tormenta, puede naufragar y con ella nuestra nación, se encomiende a la señora de los mares para pedirle que el tifón Bárcenas no se convierta en un tsunami que se lleve por delante lo poco que queda de democracia, a saber, la cordura.

            Hoy ha piado algo el “presi” Rajoy, un buen y suculento pío-pío ha realizado la Cospedal y la oposición, oh la oposición, ha graznado a su estilo, ya saben, dimisión al canto o moción de censura, fuera todo posible acuerdo con el PP en cualquier materia, incluida la económica, adelanto de elecciones y, para colmo, los independentistas catalanes afirman sumarse a lo que sea si el PSOE asume las tesis soberanistas.

            A todo esto, Bárcenas, el ladronzuelo de más de cuarenta millones de euros, creo que lo está pasando bomba en la cárcel.


Vaguedades de Garciapérez (IX)



"Palabras, promesas y alguna que otra realidad:
la más importante la que nos dimos en 1978: la
libertad, la que hace que dentro de poco podamos
volver a votar. Para no sufrir fuertes depresiones, lo
mejor aquellos que decía Ramsay: <Vota a la
persona que prometa menos, será la que menos te
decepcione>, pero ¿dónde estará que no lo vemos?"

José García Pérez

domingo, 14 de julio de 2013

Contra el poder (XVII)



Presiento vuestra cascada de risas
por las espaldas
de quienes siempre soportaron
el peso de vuestro poder;
la frágil arena de las dunas
deslizará sus milenios por mis sienes.


José García Pérez


El ficus, mi buen amigo


         Hemos llegado al lugar “donde el viento silba nácar”. Nos hemos instalado en este santo lugar y no hemos abierto ninguna de las maletas no sea que los problemas encerrados en ellas emergieran para darnos las primeras sacudidas.

            El viejo Toledo de veinte años, que dicen no es nada, se ha portado como un jabato, como siempre lo hizo; mis piernas, sin embargo, por la falta de mielina, han pasado lo suyo, pero bueno, aquí estamos dispuestos a comernos el mundo y parte de las virutas del Atlántico.

            Pasar del Mediterráneo al Atlántico es como pasar del cariño al amor o de la serenidad a la pasión, y en ello estamos en este primer despertar a un nuevo espacio de tiempo, en la espera que ocurra algo que nos haga pasar del tedio de la calma chicha al asombro de las aguas turbulentas, aguas que suben y bajan en ese su amorío con la luna hasta introducirse por caños y esteros para cubrir de salitre las florecillas de agua que nacen, viven y se reproducen en la marisma del Río Piedras.

            Pero antes que nada, me asomé a la vieja terraza donde la mecedora, por aquello de un soplo de levante, balanceaba su ser diciendo aquí estoy, sigo y viva con vosotros y el ficus.

            Porque el viejo ficus nos observaba y penetraba la terraza, parecía como si desde sus raíces una vieja campana hubiese comenzado, ante nuestra presencia, a redoblar su historia y las hojas, en una especie de baile colectivo estuvieran celebrando el primer vaso de agua que les arrojé para avisar de que nuestra complicidad comenzaba a dar sus frutos.

            Y aquí estamos en este domingo de julio viviendo una eucaristía distinta, por lo natural de sus componentes y sin extrañas brujerías, que nos eleva un par de centímetros del suelo que, aunque es poca altura, es una grandiosa levitación.

            Es por ello que hoy, al menos hoy, no voy a introducirme en la ciénaga de todo eso que ustedes y yo sabemos. Hoy, permítanme que sea un ser normal, aunque esté loco.


            

viernes, 12 de julio de 2013

Vaguedades de Garciapérez (VIII)



Se dice que una escritura es fresca cuando no está
atiborrada por demasiados procedimientos técnicos,
y se presenta al lector con una cierta agilidad, para
que éste, se sienta en sintonía con el mensaje, lo que
equivldría a decir que "parece que este escrito está
hablando. Los rebuscones confunden frescura con 
inexperiencia". Allá ellos.

jueves, 11 de julio de 2013

Madeja


O una de dos, o toda esta cagada de la corrupción nos la tomamos en serio o hacemos chistes sin parar para reírnos de la clase política en general, con alguna muy ligera excepción.

            En el primer caso, o sea, si le otorgamos la seriedad debida, todos y todas debíamos de pasarnos por una tienda, comprar gorras y correrlos a gorrazos  a todos, ya sin excepción; eso sería una auténtica revolución; pero como con la canícula que está cayendo, las limosnas institucionales, los comedores de Caritas, los alimentos arrojados a los contenedores y la esperanza que nunca se pierde, el personal está por pasar del tema y alguna rara vez, entre copa y copa, se habla del tema pero de puro cachondeo.

            Hoy, sin ir más lejos, tenemos un trío de noticias que, en su conjunto, podrían dejar a la Santísima Trinidad a la altura de una babucha, con perdón de los más creyentes.

            Resulta que el PP, en el uso y abuso de su mayoría absoluta, ha rechazado en la Mesa de Portavoces del Congreso que Don Mariano Rajoy comparezca ante la Cámara para dar cuenta del presunto billetaje que el imputado Bárcenas le entregó en los tiempos que el hoy Presidente del Gobierno de España ejercía de ministro, lo que ha dado lugar a que se líe una escandalera de mucho cuidado por parte de la oposición.

            También ocurre que la Mesa de Portavoces del Parlamento de Andalucía se ha negado a que el mal asunto de los EREs andaluces se debata en el Hospital de las Cinco Llagas, que así se llama el parlamento de esta tierra andaluza; claro que aquí el estropicio es diferente, ya que Izquierda Unida, que dicen los sondeos que va que se las pela, se ha sumado a colocar un esparadrapo en la boca de la oposición, en este caso, PP, para que el silencio reine en todo aquello que sea corrupción.

            Aparte de otras “menudencias”, la juez Alaya ha comenzado a desenredar la operación “Madeja” tomando declaración al empresario sevillano Rafael González Palomo que cuenta entregó un sobre con 30.000 al socialista Domingo Castaños, para que este lo largara al PSOE; y esto es el principio de ovillo de la madeja.

            Ah, me olvidaba, por medio hay un Audi regalado por otra empresa, algo así como el famoso Jaguar de la Mato.

Vaguedades de Garciapérez (VII)



"Brindemos por la paz, algo bastante más delicado
que la tediosa tranquilidad, por la paz que desprenden
la libertad y la tolerancia, por la paz que se perpetúa en
la sonrisa y no en la ridícula carcajada de lo grosero,
por la paz que deseo, la que viene de la mano de la justicia"

José García Pérez

Contra el poder (XVI)



Enmascarad vuestra sed de revancha
con las rosas que besan cuerpos crucificados;
yo perfumo el campo de la guerra
con el corazón de los sencillo.

José García Pérez

miércoles, 10 de julio de 2013

Hablar: ¿sí o no?


          Ya se podría afirmar, con mucha precaución, que el tal Bárcenas quiere morir matando; pues no de otra forma se entiende que haya recurrido a un director de prensa para soplarle presuntas corruptelas del actual Presidente de Gobierno, señor Rajoy, cuando ejercía de ministro de algo, porque que yo recuerde, lo fue de Interior, Educación y Administraciones Públicas. Buena parte del personal mosqueado con el Registrador se ha tirado a degüello con él; es más, los hay que apuntan al ex presidente Aznar.

            Hasta que no se aclaren las aguas turbias con que Bárcenas ha comenzado a regar al PP, y esto de aclarar es cosa de la Justicia, como en su día lo fue lo del GAL, Roldán, Pujol, Camps, etc., y ya sabemos que la Justicia es lenta, lentísima.

            De momento, y esto ya es algo, afirmamos que Bárcenas está imputado, en chirona y con un reguero de millones de euros esparcidos por medio mundo; el que sea imputado no quiere decir que este hombre suelte trolas por todas partes, aunque se ha negado, hasta ahora, a “comentar” con algún juez algo sobre su famosa libreta de la contabilidad “B”  del PP. También están imputados más de una veintena de altos cargos del PSOE de Andalucía por un presunto desfalco de nuestros dineros, pero imputados, nada más que eso por ahora.

            Por lo que oigo, a veces escucho, lo que desea buena parte de la oposición y del mundo mediático es que Rajoy “dé la cara”, claro es que para que se la partan. Así, algunos como el bueno de Cayo pide su dimisión y convocatoria de elecciones; olvida Lara que, en el remoto caso de que se largue de La Moncloa, no es imprescindible acudir a las urnas. Si somos capaces de remontarnos a 1981, dimitió Adolfo Suárez, y Leopoldo Calvo Sotelo fue investido Presidente del Gobierno.

            Pero claro, no es solamente la oposición pues, sin ir muy lejos, la noble Esperanza Aguirre ya está, solapadamente, diciendo que el que se ha mojado lo pague; a lo lejos se le ven las ganas que le tiene al señor Registrador.

            Un servidor, que pacientemente esperará a la Justicia, confía en que todo este lío de sobres, corruptelas, EREs, ITV y demás rosarios, con sus letanías correspondientes, dé de bruces con gentes en la cárcel; pero, por ahora, el único que está es el mangante Bárcenas.

Vaguedades de Garciapérez (VI)



Que no son los perfumes, son las feromonas las
que activan el traqueteo de lo sexual. Con razón
siempre he escuchado que todo eso que llaman
amor es pura química, feromona de la buena. Dicho 
de otra forma: las mujeres tienen que oler a mujer
y los hombres a hombre. Que el resto, los perfumes,
es un rollo macabeo que no sólo no ayuda, sino
que estorba y desbarata, más aún con "las calores"

José García Pérez

Contra el poder (XV)



Dormid extenuados
tras la batalla que asesinó a la verdad;
el sueño de mis ojos despiertos
taladra vuestras intenciones.

José García Pérez


martes, 9 de julio de 2013

Una idiotez como una catedral de grande


          La única forma de no tener que pedir perdón es no meter la pezuña en cualquier asunto, pero muy especialmente en política. No entiendo muy bien como gente cazurra y sin el menor, que es el mayor, sentido común se introduce en la selva de intentar salvar al pueblo, de hecho o palabra, con sus simplonas acciones.

            Esto le ha ocurrido al concejal del Partido Popular, no digo señor, para no tener que decir con “perdón”, Francisco Natera de la localidad de Vélez, uno de los más importantes pueblos de Málaga; semejante criatura, vicioso al máximo de eso que llaman red social, más concretamente de eso denominado twiter, se ve que ha estado rumiando cómo pasar a la historia con un mensaje lanzado a los océanos desde Torre del Mar, lugar que debería ser considerado localidad independiente de Vélez, y desde un chiringuito cualquiera, lugar donde uno debe permanecer si desea degustar buenos espetos, calamares a la plancha, cigalillas fresquísimas y algún boquerón al limón, desde ese lugar, el concejal Natera ha enviado a todos los parados y desempleados de España y alrededores, las siguientes alentadores palabras que transcribo literalmente. “La crisis está acelerando una tendencia: que los españoles disfruten de sus días de descanso durante todo un año en lugar de sólo un mes”, y el Alcalde no le ha pedido la dimisión y el pueblo no lo ha corrido a gorrazos por las calles de Vélez.

            Querido lector, por favor, póngase a pensar semejante aberración extraída de un personaje que ha sido votado por parte de los habitantes de un pueblo. En qué estado se encontraría el concejal Natera para escribir semejante sinfonía de idioteces. Pero cómo es posible que semejante sujeto no se encuentre ya de patitas en la puta rue y, además, para cachondeo del veleño que se pasa todo el año con las manos en los bolsillos canturreando “el huerfanito”, pida perdón.

            A la calle señor alcalde, a la calle debe gritar la oposición, a la calle debe oírse por boca de los parados, esposas e hijos de los desheredados, a la calle hombre, a la calle señor Natera, pues nada más que la calle se merece un hombre que o bien es un palurdo o bien es alguien que se mofa de sus vecinos.

            Aquí no hay perdón que valga, que ya está bien que además de ser cornudo y sumiso, el pueblo salga apaleado. 

Vaguedades de Garciapérez (V )



"Ni olvido ni perdono, dicen unos; perdono, 
pero no olvido, dicen otros. Estoy con Jaubert
en que el perdón es una parte de la Justicia,
pero a su debido tiempo, me atrevo a sugerir,  con perdón,"

José García Pérez

Contra el poder (XIV)



Acudid con vuestras lanzas de fuego
al río de lágrimas
que inunda los hogares de los vencidos;
en la espuma del perdón
encontraréis mi espíritu.

José García Pérez

lunes, 8 de julio de 2013

Jun



         Decir que el socialista José Antonio Rodríguez, alcalde de Jun (Granada), ha solicitado ante la Comisión de Garantías del PSOE-A la suspensión cautelar del proceso de primarias que dicho partido tiene en Andalucía puede parecer, en un primer golpe de vista o ceguera, que el tal JAR es un topo que sirve de lanzadera de un torpedo para poner nervioso al oficialismo socialista andaluz.

            Este buen hombre desea ser candidato a la Presidencia de la Junta y, ante la negativa de la Jefatura Regional de Griñán de negarle acceso al censo del partido, ha plantado cara al mismo, cara que goza de posibilidades, sabiendo cómo se las gastan por estas tierras,  de ser partida en dos; en vista de la negativa, el alcalde del pueblecito de Granada ha comenzado, mediante Internet, a preocuparse por saber quiénes son los militantes y, por ese procedimiento, ya ha conseguido más de 5.000 avales, además de los 1.800 que ya tiene mediante el antiquísimo boca a boca.

            Pues bien, los garantes de la cuerda oficial, le han negado el pan, la sal y los cinco mil avales obtenidos por correo electrónico, por considerarlos no acordes con los principios fundamentales del PSOE, porque, aunque parezca que no, aquellos principios fundamentales que creíamos superados siguen vigentes en casos de apuros.

            Pero ahí no queda la cosa; en primer lugar porque Susana Díaz, la candidata oficial fue nombrada a viva voz y por unanimidad, y dada a conocer mediante el envío de correos electrónicos a las agrupaciones socialistas, siendo por ello que JAR, en vista de que le han metido la bacalada, ha solicitado la citada suspensión del proceso al tiempo que pide que un 10% de avales de los afiliados sea número suficiente para presentar batalla.

            Sin embargo, lo importante de la localidad de Jun es que es conocida y reconocida por su influencia en el mundo de la sociedad de la información; ya en junio de 2001 se celebró el primer pleno interactivo a nivel mundial y Romano Prodi, Presidente de la Comisión Europea, declaró al pueblo lugar natal de la Teledemocracia Activa, y fue noticia en el New York Times por declarar derecho universal de la ciudadanía el acceso a Internet.

            Vamos, que no es moco de pavo esta solicitud de suspensión cautelar del proceso de primarias, vendría a ser como si este medio de comunicación donde escribo y envío mis artículos no les hiciese ni puñetero caso.

www.josegarciaperez.es

Contra el poder (XIII)



Introducid vuestros remos
en la ocre ensenada
y agitad su reposo
para que la ciénaga emerja a la superficie;
yo descanso en el filo de la ola.

José García Pérez


Vaguedades de Garciapérez (IV)



"A algunas mujeres entre 35 y 45 años, las 
ya hechas y maravillosas, les viene los de la 
migraña, ya saben, algo más que un dolor de cabeza.
Los expertos afirman que es por comer que por comer
queso y excitarse en demasía sexualmente. O sea,
que de forma pasiva, la incitan a no hacer realidad aquel
hermoso refrán de "Uvas con queso, saben a beso".
Lo siento de verdad, va en ello mi palabra"

José García Pérez