domingo, 30 de junio de 2013

Te soñé



Anoche tuve miedo de dormir,
presentía llegaras envuelta en
sombras, con tu silencio
como arma, y que una vez más golpearas
mi olvido con tus besos en mi cuerpo.

Sería más o menos al alba que mis ojos,
cansados de querer
olvidarte, cerraran sus ventanas
al tiempo que tu aroma
se introdujo en mi sueño surcando de lujuria
el alma de las sábanas.

Morimos en el sueño,
cuando lo nuestro, tú lo sabes bien,
es tan eterno como Dios.

De José García Pérez




Contra el poder (VI)



Copad
la tribuna que os espera
y pregonad,
sin que os tiemble la voz,
un racimo de promesas en la zanja de la mentira;
yo compartiré el pan de la cosecha
con los que aman la vida.

José García Pérez

sábado, 29 de junio de 2013

Para ti, amor


           Mira, amor, la vida ya no es igual que antes, cuando aquello amaneció sin ser esperado por nosotros. Y, sin embargo, es seguro que el cielo tiene aquel color naranja que un día, por vez primera, descubrí en el precipicio del sol hacia su cueva, pero hace tiempo que ni lo veo  ni lo imagino.

            Mira, amor, es como si una nube grisácea se hubiese introducido en aquellas retinas con las que gocé visionando la naturaleza de forma distinta a como la veía el resto del mundo, incluido yo.

            Las olas, amor, por ejemplo, rompían al revés, mar adentro; o aquel mimo con el que depositaba la verde manzana en la roja duna antes de penetrar, con mirada delirante, la eucaristía diaria del equilibrio entre vida y existencia. Por aquel entonces, amor, vivir y existir conjugaban el verbo amar y todo era un reino donde el gozo perfumaba la terraza de la locura, única forma de permanecer en el paradigma de la infancia.

            Y bien pensado, amor, no ha cambiado nada, tan sólo que el desvarío se ha convertido en locura y, por ello, todo lo vemos lógico y desde la perspectiva del grave peso de la responsabilidad. Ya no se cruzan mis cables ni me tiro al suelo para jugar con aquel tren de hojalata en el que columpiaba las horas en un instante de fugacidad lúdica.

            Mira, amor, hemos dejado de creer que éramos mayoría absoluta, que el mundo lo creábamos a nuestro antojo, que el cráter del volcán de la pasión siempre iba a estar siempre en ebullición.

            Creímos tanto en nosotros, que dejamos de ser; pero fue muy lindo saber contar hasta dos, pues para nosotros significaba el infinito.

Contra el poder (V)



Vuestra riqueza está próxima,
podéis olfatear en vuestras frentes
la frialdad del denario de las traiciones;
mientras tanto
aposento el odio en el amor.

José García Pérez

viernes, 28 de junio de 2013

Pagar los vicios


          Eran vicios menores, pero sin prisas y sin pausas el tabaco y los cubatas van adquiriendo la vitola de mayores; vamos que un paquete de malboro, un par de vinos y otro de gin tonic, pueden salir en un bar de barrio por quince euros diarios hasta hoy, pero a partir del sábado, una vez celebrado un nuevo sanedrín de los de las tijeras, la broma puede llegar a costar cerca de los veinte si no los sobrepasa; los que estos vicios padecemos, a la par que los disfrutamos, somos señalados por los dedos acusadores de los puros -no confundir con habanos-, y nos hemos convertidos por leyes y componendas en los nuevos leprosos y desheredados de esta sociedad rácana al máximo a la par que pagamos, sin rechistar, más impuestos que ellos para que la sanidad, pública o privada, siga tirando hacia adelante, mientras a nosotros se nos niega un buen respiradero en momentos trágicos por nuestra debilidad.

            Usted, señor Gobierno, restalla el látigo con suma crueldad sobre los débiles en voluntad y no es que nos suba el pitillo nuestro de cada día, sino que con alevosía y mala coleman nos impide unir nuestra humareda a la del humeante café y nos envía al infierno de la calle a echar la gratificante primera calada del día con el aplauso incorporado de la buena ciudadanía.

            Cómo va a ser lo mismo para un vicioso fumador, como éste que escribe sobre el pecado, ver a Jesús Navas cargarse a la poderosa selección italiana a palo seco o con pipa de chicha y nabo como mi amigo Juan que, sin dejar de ver la tele, sacar a ciega el paquete de pitillos, extraer uno de ellos y prenderle yesca al tiempo que grita ¡goool!

            Yo lo tengo claro clarísimo, para los cuatro telediarios que me quedan no hay nacido que me impida ser vicioso; si al cuerpo, después de lo sufrido, y al alma, después de lo sentido, les quito mi fiel compañero de noches de penas, me quedan tan sólo el bostezo y la sosona columna.

            Esperar es mi última misión y aunque no sé lo que espero, aunque llegará, lo haré fumando y, si es posible, con un dulce ron pampero o un sobrio güisqui, esto me lo enseñó Bogart, al que debo admiración y respeto, mucho más que a los políticos.


Contra el poder (IV)



Esparcid vuestro grito
sobre las astillas del vencido
y aplastad su corazón
para silenciar la vida;
yo arrimaré mi aliento
a la húmeda mejilla de los que nada esperan.

José García Pérez

Contra el poder (III)



Corred rápidos a la meta
traspasadla
y anticipaos al primero
no sea que os roben la corona de laurel;
yo, recostado sobre mí,
me desplazo indolente hacia el beso que soñé

José García Pérez

jueves, 27 de junio de 2013

Contra el poder (II)



Arrimad a vuestra soberbia
la presencia de los dioses
y lanzaos al abismo de los que todo lo pueden;
yo quiero vivir
en la ternura de unos ojos infantiles.

José García Pérez

miércoles, 26 de junio de 2013

Oh Susana


       Griñán se va, dice él, o sea, que no repetirá como candidato a presidir la Junta de Andalucía; y ello, cuando le quedan tres años para seguir medio manejando los hilos visibles e invisibles del destino de este terruño mayor en extensión que Bélgica, Holanda y Luxemburgo (Benelux),  es una noticia de largo alcance, tanto es éste, que puede alcanzar a la línea de flotación del mismísimo PSOE y al comandante Rubalcaba; a don Diego Valderas, bicéfalo del Presidente, la noticia le ha cogido igual que a mí me trincó Tejero el famoso 23-F, o sea, por sorpresa; Rubalcaba ve atinada la candela que ha prendido el andaluz en su ejecutiva; Gaspar, ya saben, Zarrías, comienza a preparar algo por Jaén y Cádiz; Zoido, alcalde de Sevilla, aplaude sin saber lo que se le viene encima; la Chacón no ve nada claro el asunto; Rajoy, ni claro ni oscuro; y Susana, oh Susana, la única socialista que jura y no promete en las tomas de posesión de cargos, comienza a preparar su estrellato para las primarias andaluzas de julio.

            Supongamos que Susana, oh Susana, sea la candidata elegida para los próximos comicios; ¿quién gobernará durante los próximos tres años, Griñán o Susana, oh Susana? ¿Permitirá don Diego que sea Susana, la siempre desconocida y misteriosa Susana, la que gobierne en la sombra, ella, la que jura y no promete?

            ¿Aguantará el Concordato de Izquierdas (PSOE-IU) este próximo trienio de dudas o romperá el tratado don Diego o el sagaz alcalde de Marinaleda, Sánchez Gordillo?

            Y el PP de Andalucía, que hará: ¿verlas venir para dejarlas pasar, mientras Susana, oh Susana, va asentando su divina realeza?, ya saben, que si Zoido, Moreno Bonilla o Bendodo serán los contrincantes de Susana la desconocida, la que transitaba los caminos del Maestro.

            Ustedes se preguntarán el porqué de esta reiteración del columnista con Susana. Muy fácil, escudriñen los evangelios y en ellos encontrarán un pasaje en el que el evangelista afirma: “Le acompañaban -a Jesús- las mujeres, entre ellas Susana”, oh Susana, años llevo intentando saber quién eres y hoy, tras la renuncia de Griñán, pareces emerger desde el insondable misterio.

            No se cansen, escudriñen los dichos y hechos de Jesús; ningún teólogo ha sabido definir quién es Susana.

            

Contra el poder (I)



Tomad, malditos, el sol del poder,
achicharrad vuestras entrañas
con el clamor de la victoria;
dejad que yo beba la copa vacía
a la sombra del amor.

De José García Pérez

martes, 25 de junio de 2013

Juntos hacia la nada


             Los hay que creen que este pacto que se pregona como un hecho milagroso, entre PP-PSOE-CiU-PNV-UPyD-CC, será la panacea que nos salve de la crisis porque vamos a poner los mismísimos en la llamada Unión Europea; del tinglado parlamentario se ha descolgado el  personal de Izquierda Plural y Esquerra Republicana, el cual, el personal, queda a la espera de que dicho tinglado se venga abajo para aplaudir el desperfecto.

            Ocurre que, según previsiones, votarán hoy, por ayer, lo que ahora se ha dado en llamar PNL, o sea, dicho a lo claro: una “proposición no de ley”, o sea, pan para hoy, titulares para los medios de comunicación y comidilla para tertulias, y hambre para mañana, que Dios, si es que existe, no lo quiera.

            No estoy en contra del numerito en sí, pues no es malo que Rajoy, Rubalcaba y los jefes de las distintas tribus otorguen esa sensación de bienestar a la sufrida población española y que ésta llegue a creer que vamos camino de la victoria final en nuestra lucha contra la “prima” y demás familiares del desperfecto económico que atravesamos; y tampoco es moco de pavo que ellos y ellas, en parte culpables de la ruina que padecemos, vayan unidos al encontronazo de un posible ridículo.

            Porque en el fondo, no es necesario llegar a lo más profundo, una PNL es como alguien dijo sobre la llamada poesía libre: jugar al tenis sin red; porque una ley encorseta, obliga y demanda su cumplimiento, pero una “proposición no de ley” es un brindis al sol sin toro por medio.

            Bueno, pero van con ese artilugio a solicitar que se cambie la política de austeridad por el crecimiento, y a que el Banco Central Europeo endiñe, perdón por la expresión, más recursos -billetes- para las sufridas pymes y para eso que queda tan bien del I+D+I, o sea, investigación, desarrollo y algo que se me escapa.

            Y justamente aquí debería finalizar esta columna, pero no puedo porque me pide el corazón que rompa la coraza y diga que dónde van los que sostienen que el Senado es inamovible, los que mantienen embajadas no españolas, pero sufragadas por los españoles, en el extranjero, etc.

            Suerte, mucha suerte, deseo a los representantes -es un decir- en este peregrinaje a la tierra prometida sin un auténtico Moisés que vaya de guía. 

           


Sílabas de marzo (IV)


Tus besos de oleaje navegan por los tiempos.
Son tus besos de siempre, cual si nunca acabaran,
espumas deseosas de besos que sumisos
en los días de marzo mis labios te entregaran.

Desde la esbelta duna de la blanca marisma
de rosas de ensenada y claros de agua clara
de juncos enterrados por los besos de arenas
una brisa de besos me suspira en la cara.


De José García Pérez

lunes, 24 de junio de 2013

Adelgazar enchufados


      Según datos oficiales son cerca de 20.000 personas las empleadas en España por ese extraño procedimiento de alargar el dedo índice; el conocido como “Plan Soraya” desea, dicen, acabar con semejante forma de contratación, hecho que parece difícil pues de los asesores de don Mariano, una legión que encabeza el eterno Pedro Arriola, existen cerca de sesenta que no tienen el Graduado Escolar, aunque oficialmente no es necesario ser de carrera sino tener un buen olfato, o sea, saber cómo está el patio y averiguar la forma de regarlo para que los votos broten como amapolas.

            Entre los 20.000 señalados por los distintos dátiles índices de todos los partidos y partidas, los hay desde conductores de coches oficiales a los llamados asesores políticos, sean ellos de Cultura, Cementerios, etc. y, especialmente, de Urbanismo, pues es en este último asesoramiento donde las arcas son repletas de euros y, en otros casos, los menos, los colchones de los mandamases.

            No es tan fácil su localización, pues los más no figuran en los presupuestos ordinarios porque están camuflados en partidas diferentes, y además le va la vida al que dé con ellos pues es su modus vivendi.

            La media que vienen a cobrar anualmente es de unos 50.000 euros anuales por cabeza, la tengan o no, lo que viene a sumar unos mil millones de euros pagados por los de siempre, usted y yo, y cientos como usted  y yo.

            De todo ese mogollón de vividores, amiguetes, cuñados y afiliados a partidos, son los ayuntamientos los que se llevan la palma, ya que los “pobres” ediles tienen que echar mano a alguien que sepa hacer, o aparentar que sabe hacerlo, labores propias del Área de trabajo asignado al ya ilustrísimo -que no por ello es ilustre- señor concejal de turno.

            Lógicamente, tras los ayuntamientos, se encuentran las Autonomías, siendo Cataluña y Andalucía, la primera con más de trece millones de euros y la segunda con cerca de nueve kilos de la misma especie, las que se dedican al espeso arte de localizar y enchufar a sus hombres y mujeres de confianza.

            Así está el patio que muchos creen de su propiedad, pues bien, supongamos que es necesaria esa muchedumbre a la que se le ha aplicado el dedo; si fuese así, que también se vayan a la puñetera calle y, para su sustitución, se aplique los criterios de mérito, capacidad y publicidad, o sea, la justicia, mejor todavía, la decencia.

            

Se acabó lo que se daba, la Feria


          Si habéis pecado, queridos alhaurinos y alhurinas que tenéis la inmensa suerte de formar parte del azahar que baja hasta los dinteles de vuestras viviendas, enhorabuena por mi parte, pues aunque vuestro patrón, el brujo Juan era santo, la feria, sí en verdad lo es, deber ser profana hasta la saciedad.

            Pocos y pocas gozan de la posibilidad de olvidar, durante unos días, la crisis, las memeces morales y los consejos de mayores a menores para no pasarse de la raya; han sido tres días con sus maravillosas noches insinuantes ante la belleza de las mujeres, el corrillo de los donjuanes de turno y las alabanzas a los dioses Baco y Eros.

            Sino habéis abierto el baúl de los fármacos y problemas para cerrarlos bajo llave y candado, sino habéis alejado con ceremonias los fantasmas del sueño y el aburrimiento, si vuestros cuerpos no han sido colocados bajo la ducha de la alegría para que ella os limpie la mugre de la mediocridad, sino habéis sazonado con especias de picardía vuestro espíritu, sino habéis quebrado el candado de la tristeza, sino habéis hecho nada de lo anterior habréis pasado tres días de bulla y pinchitos de aburrimiento y, sin lugar a dudas, pasó por vuestra vera la posibilidad de haber contemplado a la noche hecha luz en el orgasmo del siempre necesario cambio de mentalidad.

            Si este “copo” sale publicado hoy os quedan horas para que el dulzón Baco os nuble las mentes, para que los enamorados se besen y copulen en conjunción con vuestro azahar, para que restalle el látigo y los aburridos dejen vivir a los así lo quieran.

            Alhaurinos y alhaurinas, forasteros y forasteros, amantes del jolgorio, si la feria pasó como pasa el Ave, sin pararse en vuestros corazones, sabed que no habéis sabido coger el tren en marcha.

Os espera, pues, el calor, la calor, el terral y las calores. Rezaré por vosotros cuando esta noche, en este inicio de la luna a menguar, encuentre a la propietaria de aquellos ojos verdes que soñé y escape con ella, en blanco caballo, a la búsqueda de juncos que nos cubran.

Y reiré, reiré mucho por vuestra pérdida de ilusión.

domingo, 23 de junio de 2013

Noche de San Juan



Los pinos plenos de envidia
cuando nos vieron de lejos
robarnos entre los sauces
el alma con nuestros besos.
Suave semilla de lumbre
agazapada en tu cuerpo
esperando un soplo anciano
para convertirse en fuego.
Puso la noche el rocío
y yo en tu nuca mi aliento
y una ráfaga de estrellas
desató tu pelo negro.
Lloró sangre la columna
donde descansan los tiempos
y una bandada de lámparas
encendió mi ser entero.
Mi pecho entre los tuyos
mis labios besando cielo
la luna roja de asombro
celosa de nuestro celo.
Noche de San Juan ardiente
desde el monte descendieron
limones por la ladera
buscando aromas de sueño.

De José García Pérez

Adelgazar Defensores


         No creo que exista en España algún ciudadano de a pie que esté en contra de la tardía decisión del gobierno del PP de introducir las tijeras en el farragoso traje de las Administraciones Públicas y cortar por lo sano todo aquello que no sirva para nada; lógicamente entiendo por ciudadano de a pie, aquel o aquella que no tiene intereses directos en el “todo vale”, o bien, indirectos, ya saben, familiares entre los que incluyo la legión de cuñados y cuñadas.

            Detengámonos hoy, por un instante, en la figura del Defensor del Pueblo andaluz, extremeño, catalán y así hasta diecisiete; si la figura del que es de toda España, en este caso Soledad Becerril, que ya fue Diputada nacional, Ministra y alcaldesa de Sevilla, y que merece todos mis respetos, no es ejecutivo sino simplemente consultivo, ya me dirán para qué sirve el resto de la comparsa.

            Fijemos nuestra mirada en un punto que pueda servirnos de ejemplo de lo que nos cuesta tanta defensa ciudadana. Soledad Becerril cuenta para su labor con dos Defensores adjuntos más, lógicamente, un salpique de funcionarios y colaboradores de confianza que, todos ellos, emiten anualmente una Memoria quejosa de la españolada, memoria que un servidor, sin ir más lejos, se la sabe, y bien, por mi visita diaria, con perdón, al café-bar Gran Vía.

            Bien, pues el pasaportado Rafael Chamizo, ex Defensor del pueblo de la tierra de María Santísima, tenía cuatro Defensores adjuntos, y el actual, señor Maeztu, goza tan sólo de tres: alguien, sumamente bondadoso, podría pensar que la Junta ha realizado un pequeño recorte, pero es falso creer tamaña idiotez; ocurre que con el cura Chamizo había cuatro partidos políticos en el Parlamento autónomo, a saber, PSOE, PP, IU y PA, o sea, un Adjunto por barba, y como en la actualidad existen solamente tres, pues el PA se quedó sin representación, los famosos Adjuntos del ex cura Maeztu son del PP, PSOE e IU, más todavía, había provincias, caso de Málaga, en que la Diputación nombró el Defensor del ciudadano malagueño.

            Heme aquí que si un servidor se hubiese quejado de algún atropello de la Administración, gozaba de la posibilidad de elevar mi queja al Defensor malagueño, al andaluz y al nacional; nunca lo hice porque, en realidad, soy poco quejica como buen funcionario que fui.

            Así, que no le tiemble el puso a don Mariano y de un plumazo todos y todas l@s Defensores a la calle, dejemos tan sólo a doña Soledad porque viste el cargo bien y, la pobre, es un decir, ya no sabe donde está la calle.

sábado, 22 de junio de 2013

Manuel Sarria, Hijo Adoptivo de Alhaurín


         Me encontraba con disimulo el viernes en Alhaurín de la Torre, ya saben, el lugar donde el azahar se adelgaza y casi llega a tomar forma de espuma; y digo con disimulo, porque estuvimos tres matrimonios, los tres hombre y mujer, cenando en “Los barcos”, restaurante donde se comen unos pescaítos malagueños excelentemente fritos, bien servidos y clima grato y gratificante, porque la “dolorosa”, de nombre factura, estaba dentro de los parámetros de la normalidad; lógicamente no faltaron conchas finas y coquinas, estas últimas sin un granillo de arenilla; perdí algo de comba con las coquinas porque, a través del galaxys III, establecí un diálogo sobre “amor y odio” con tres amigos de Fb: Ana, Ana María y Francisco; valió la pena, aunque perdí algún que otro bivalvo.

            Pensaba dedicar ese copo a ese lío entre coquinas, Fb y sistema de los viernes, cuando acabo de leer en Diariolatorre que el alcalde don Joaquín ha anunciado el futuro nombramiento, allá por septiembre, de Manuel Sarria como Hijo Adoptivo de Alhaurín, nombramiento éste que, y ya es difícil, honrará más a la Villa, de rebote a vecinos y políticos, y que hará justicia con el hombre que nos ha sacado más de una sonrisa, y las que quedan, cuando formaba parte, al 50%, del célebre Dúo Sacapuntas.

            Persona buena, deportista al máximo, promotor de las mil una pruebas deportivas celebradas en Málaga y provincia, y amante de la chavalería, nadie como él para reconocer que don Joaquín ha acertado plenamente y plenamente, o sea, por unanimidad deben reconocerlo en el Plano extraordinario que se celebre por setiembre sin “p”, todos y cada uno de los partidos políticos, vegetarianos o no, del municipio.

            Pero es que además, Manolo pertenece a la saga de los Sarria, familia numerosa de ferroviarios, honrada y decente a carta cabal; pero hay más, cuando se le da un toque para una causa justa, ahí está Manuel: bien con una plataforma poética que se llamó Pro Ancha del Carmen, bien en la actualidad con un proyecto de corte cultural, Humanismo Solidario, al que no hace falta definir pues sus dos palabras lo hacen, o bien porque su hermano Pepe Sarria, buen amigo de un servidor, no se casa ni conmigo cuando cree llevar razón.

            En septiembre, tiempo del “veranillo del membrillo”, ahí por Alhaurín, la política va a hacer justicia con un hombre de bien.

            Enhorabuena

viernes, 21 de junio de 2013

Feria de Alhaurín de la Torre


Como buen Maestro de Escuela, con titulo expedido por Su Excelencia el Jefe del Estado Español y en su nombre el ministro de turno, he vivido distintas ferias de pueblos de la geografía española, Sé que ya nada es igual -podríamos exceptuar el amor, digo yo, y su adversario, el odio-, que todo va a más y que todo se hace antes que en mis tiempos de Matusalén, pero la feria de pueblo, al igual que sus velatorios, tienen un  encanto único.

            Camino de adolescente y con ganas de feria, íbamos como locuelos a la caza de la niña guapa para plantarnos tras ella y, mirando al cielo haciéndonos el distraído, nos acercábamos, Cara al Sol, a ver si cortábamos al menos un rabo que nos sirviera de escape para aquella juventud de Montañas Nevadas que tantos recortes de libertad padecíamos, además de los propios del nacional catolicismo.

            Al no existir partidos políticos, existía tan sólo una Caseta, la oficial, donde prendíamos, dentro de la diversidad de ser una, la mecha del portarnos bien no sea que alguien con mando en plaza nos aguara el festejo. Lo mío eran las tómbolas, desde la famosa del jamón, queso y pan -la de las tablillas- hasta la benéfica de toda la vida en que ayer, era el Auxilio Social, y hoy la de caritas y demás; montarme en el Látigo Pérez o en los Coches Locos o en la Noria gigante eran extravagancias que se hacían una vez al año si es que se hacían, y apuntar con una escopeta de perdigones a una puertecita de la que, si hacías blanco, salía un muñeco o muñeca con una copita de mistela hacia las delicias de la muchachada.

            Lo bueno que tiene la de los vecinos de Alhaurín de la Torre es que se une con las hogueras de San Juan, y a tiro de piedra se puede participar en ambos festejos: el de las brujas y el buen vino o  gin-tonic, sin olvidar el rico dulce pampero;  y lo malo es que todo esto, o sea, lo de los carricoches, norias, toboganes, trenes del miedo, y escopetas de aire comprimido se puede realizar cualquier día con darse una vuelta por el Tívoli.

            Por un día, o dos, dejen los zumos naturales, visiten a los comunistas y beban su mojito, olviden la política, sean generosos los unos con los otros, y gocen, coño, gocen que son tres días para vivir a tope la felicidad, aunque sea de forma artificial.

            Va por ustedes el vodka que con higo en almíbar me voy a tomar esta tarde en El Gran Vía, con perdón.




miércoles, 19 de junio de 2013

Más Diputación


         Cuando es un clamor que la mitad de los españoles desean que las administraciones públicas adelgacen o desaparezcan por su inutilidad, y a la otra mitad ni les viene ni les va, simplemente se encoge de hombros y da la guerra por perdida, nos llega don Elías Bendodo, Presidente de la Diputación de Málaga y del PP malacitano, y comienza a sembrar que las elecciones al ente supramunicipal deben ser por elección directa de los diputados provinciales y no, como ahora, que lo son en segunda vuelta por concejales electos en los Distritos Judiciales.

            Seguro que el señor Bendodo, que así se apellida don Elías, ha echado números para las próximas elecciones y parece no salirle la cantidad necesaria de concejales para encaramarse a la bella y rica poltrona de tan innecesaria institución, puro intermediario entre la Comunidad Autónoma y los pequeños pueblos de la provincia, al tiempo que una especie de secretaría de organización disimulada para llevar el partido a todos los rinconcillos de la provincia.

            Las Diputaciones, hoy en día, no son necesarias para la normal marcha de la democracia; por un lado, las grandes localidades -en Málaga podríamos citar, entre otras, Marbella, Vélez, Antequera, Torremolinos, etc.- no pintan nada en el organigrama de la Diputación, y exactamente igual que por estos lares, podríamos hablar de todas las Diputaciones del resto de España.

            Un simple ordenador y un buen funcionario serían suficientes para nutrir y transferir las necesidades económicas de los diseminados pueblos de la provincia, y no ese batallón innecesario de enchufados, donde cada partido coloca su correspondiente cuota, que hinchan el balón de nuestra economía y que, al menor pinchazo, desparrama nuestros dineros como si fuese calderilla de su propiedad.

            Del Senado, llamado pomposamente Cámara Alta o de representación territorial, dedicaremos un día unas pocas líneas sobre su alta inutilidad, porque quién es capaz de explicarme que Madrid, con más de cuatro millones de habitantes, tenga el mismo número de senadores por votación directa que, pongamos por ejemplo, Zamora, o sea, cuatro por provincia.

            Es hora, creo, de ponerse en serio a practicar una dieta de adelgazamiento institucional, dieta que podría comenzar por suprimir Diputaciones y Senado, y para qué  hablar de las Veguerías catalanas.

Sobre posible niños desheredados


        No necesariamente, si se tiene mayoría absoluta, hay que machacar a la oposición no admitiendo ninguna de sus propuestas o ni tan siquiera otorgándole posibles alternativas; cuando ocurre eso estamos ante el rodillo político, o sea, nada que no proceda de nosotros, los absolutos, vale la pena su toma en consideración.

            Ha tenido más publicidad en Alhaurín la iniciativa presentada por Electores que la realizada por UPyD; la primera sobre la prohibición de circos con animales salvajes domesticados o amaestrados vende más, bastante más, que la presentada por el representante del partido de Rosa Díez que trataba sobre niños con riesgo de exclusión social y que, solicitaba, la creación de un comedor infantil en verano para paliar el posible y desagradable ruido de tripillas; para muestra, un botón, ayer no más de un centenar de personas la armaron y bien en las cercanías de la Plaza de Toros de la Malagueta mientras se celebraba una sosa corrida de toros.

            Ramón Guanter, concejal de UPyD, presentó una moción interesante y, por desgracia, muy actual, a no ser que en lugar donde el Valle del Azahar se adelgaza no exista un pobre niño pobre o con posibilidad de serlo en el momento en que su padre derrape en cuestiones de trabajo, algo que no hay que olvidar puede ocurrir.

            Pues bien, un tema de esas características puede saltar en un momento dado sin que ello suponga vergüenza para un pueblo rico como Alhaurín, y no debe despacharse con don Joaquín montado sobre la trituradora que machaca toda idea que no provenga de los suyos; el personal opositor existe para ser escuchado con atención y aceptar lo que sea bueno para el resto de la ciudadanía, sin que ello signifique  apuntarse un tanto a su favor, porque el tanto es de todos y, en especial, de esa posible chavalería.

            Tal vez no sea necesario un comedor con todas las de la ley, ya saben, personal suficiente y cuotas de la Seguridad Social al canto por lo que de gastos pudiese conllevar, pero sí la seguridad de que lo barruntado por el señor Guanter nunca será efectivo porque el Ayuntamiento arbitraría todas las medidas para a través de ONGs, mejor Caritas, dar solución a dicha problemática.

            Quizás, vaya usted a saber, se dijese algo por el portavoz del PP, lo ignoro, pero no lo leo en el Diario que me sirve de referencia.

            Lo dicho, el NO por bandera a toda sugerencia de la oposición no es de recibo en un sistema democrático.

www.josegarciaperez.es

martes, 18 de junio de 2013

Espías


            Esto del espionaje se está convirtiendo en el pan nuestro de cada día. No se sabe a ciencia cierta quiénes son los espías y quiénes los espiados; lo único que se sabe o supone es que todos, especialmente los señores del mundo, sienten sobre ellos la lupa de Holmes o la incrustación de un pequeñísimo micro, o artefacto que escapa a nuestros pobres saberes, para que sus conversaciones, actitudes -polvos incluidos-, broten a la luz pública, luz que derrama sombras de conspiraciones y dudas,

            Hasta uno mismo, infeliz hombre que escribe en la intimidad de su desordenado despacho de papeles y libros sin clasificar, no sabe si estas líneas torpemente tecleadas tras un suculento plato de alubias llegan a ser pasto de la CIA, de la antigua KGB o de los mafiosos y complicados aparatos de información del resto de países desarrollados, incluidos en ellos nuestra querida España; pero si así fuese no quepa la menor duda que a todos les hago la peineta en el buen sentido de la palabra, o sea, en ese que ustedes, amigos de la intimidad, suponen en estos momentos.

            A nivel internacional, ya saben, los famosos G-20 y la élite de los mismos, el G-8, tiemblan ante la posibilidad de saber si el resto del mundo, o sea, usted y yo, vamos a enterarnos si se aprueba que los magnates mundiales de la “paz” aprueben armar a los rebeldes de Egipto o Turquía para derrocar a los regímenes actuales; por cierto, hablando de naciones, existe alguien, espía o no, que me pueda decir qué es de Libia, sí, digo bien, de Libia, aquella posible nación, y digo posible porque ignoro si lo sigue siendo, que comandaba un tal Gadafi que, de la noche a la mañana, pasó de terrorista a presidir la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, ay la ONU, la madre de la UNESCO y la FAO, que determina si una nación puede, o no, ser arrasada por bombas racimos y cosas por el estilo.

            Los espías de hoy ya no son como el cínico James Mason en el film “Operación Cicero” que obtenía, como mayordomo fiel, fotos de comprometidos documentos. El espía de hoy chivatea si Obama está a favor de construir una primavera fértil de muertos en Siria o si Putin, el antiguo jefe de la KGB, cree que es mejor mantener el invierno tranquilo de un dictador.

            Ay, Dios, los espías de hoy son algo distintos a los de ayer, cuando aquello de la guerra fría y de James Bond, el de las chicas como templos divinos.



El circo a debate en Alhaurín


         Durante la campaña de las últimas elecciones municipales celebrada en Alhaurín de la Torre, fui invitado por un amigo a participar en un acto “paraelectoral” organizado por una agrupación de vecinos que, bajo el nombre de Electores, presentaba su candidatura a la Alcaldía.

            A un amigo es ciertamente dificultoso decirle no; a un buen amigo, totalmente imposible. Y fue por ello que, tras más de una veintena larga de años aposté indirectamente por una lista electoral, digo indirectamente porque no tengo derecho a voto en esa localidad, con la lectura de unos poemas de corte social o, tal vez, incrustados en el hoy movimiento emergente denominado “humanismo solidario”. De ahí que mis versos, mejores o peores, tratasen sobre niños pobres, andaluces desheredados, vacuidad del poder o mendigos en las puertas de los templos.

            Desde entonces el líder de Electores, JM Mancebo, no deja de mandarme mensajes sobre múltiples proyectos ecológicos que le agradezco, aunque algunos no los comparta, pues ya saben, lo he escrito en ocasiones de forma irónica, que prefiero una paella debajo de un semáforo que sentado en una piedra debajo de un olivo, pongamos por caso.

            Pues bien, leo en Diario la Torre de mis amores que Mancebo ha presentado una moción en el último pleno, para que éste suspenda circos y zarandanjas donde se domestiquen o maltraten animales, quiero imaginar que, por lógica, estará también en contra del arte de Cúchares, ya saben, engañar al toro bravo, castigarlo y que muera como los auténticos gladiadores en el coso taurino. Y lo respeto, así como también me gustaría ser respetado por decir ole ante un paso natural o soltar un ay cuando José Tomás es empitonado.

            Circos los hay por todas partes, hasta un pleno municipal, a poco que lo intentemos puede convertirse en uno de ellos cuando, en un signo de irresponsabilidad, llevamos un oso peluche y lo presentamos como el único animal salvaje que debe estar junto a un niño.

            El Circo del Sol o el pequeño cirquito que va a un pueblo hacen las delicias de la chiquillería, y si hay leones amaestrados es la leche. Que se abran las jaulas y vuelen los canarios, que los perros pastores alemanes “anden” a sus anchas, que los pequeños felinos de poetas no sean acariciados, que los toros bravos se conviertan en cabestros, que desaparezcan los zoológicos.

            También es demagógico argumentar que hay otros temas más importantes para debatir en temas, que los hay, pero lo del oso peluche sobraba si deseamos que nos tomen en serio.

lunes, 17 de junio de 2013

Hacienda al canto


          Va finalizando el perverso mes de junio, mes de la declaración de rentas, de los fraudes rebuscados, de los de paga fija que sostenemos el gasto público, mes de acoquinar más y ganar menos por los tijeretazos.

            “A mí me devuelve Hacienda”, dicen algunos alborozados que olvidan que el personal de Montoro, por mandato de éste, ya le sacó las entrañas con el IRPF, que viene a ser una especie de RIP, mes a mes, para un inmenso gentío de contribuyentes.

            Otros tienen que pagar más de lo ya abonado por la subida de impuestos, y así al pobre poeta jubilado que ofrece al público dos o tres recitales anuales, viene el maldito fisco, y además de endosarle un 21% de IVA por leer siete u ocho poemas para entretener a unos pocos de amigos, pues ya se sabe que a los recitales poéticos acuden, igual que a los hospitales y cárceles, los amigos de verdad, lo puede crujir del todo porque el dinerillo recogido hace subir el tramo de la cascada de euros que hay que pagar para que los parásitos, los que viven a costa de los demás, se peguen una vidorra con dietas de desplazamientos y añadidos.

            De tarde en tarde, Montoro, hace excepciones con algunas personalidades y achaca a errores administrativos, por ejemplo equivocarse a la hora de copiar los dígitos del policíaco DNI, ciertas presuntas prácticas fraudulentas, algo así le ha ocurrido a la divina infantita; que Dios nos coja confesados si Bárcenas o Blesa o cualquier mangante de los muchos que existen por estos confines nos crucifican con un error de esas características.

            Messi asegura no saber nada del peloteo que se trae su padre con sus derechos de imagen, y yo qué sé del para mí inimaginable montón de billetes de cinco euros que presuntamente -siempre hay que escribir presuntamente para que además no te enchiqueren- ha defraudado el pequeño gran monstruo del balompié; vamos, que si yo intentase disimular un recital de poesía terminaba siendo multado y maltratado.

            Quedan pocos días, muy pocos, para consumar un hecho “delictivo”, a saber, que los menos afortunados en el tener paguemos buenos puros habanos y chivas a los defraudadores de Montoro; nos salva que algo cobramos, y además, algunos hasta pagan cuotas a Caritas.

Hospital comarcal del Valle del Guadalhorce


           El Valle del río Guadalhorce es un maravilloso y amplísimo conjunto de limoneros y naranjos que embargan de azahar el interior del mismo, por ello y, también por su pequeña carga poética, me gusta llamarlo del Azahar. Da la casualidad que viví en unos de sus pueblos, Cártama, un decenio de mi vida que me hizo más yo, más lo que soy, porque en el viví junto a caciques y desheredados, y fue por estos por los que hice mi apuesta de vida; además de amigos, dejé un compadre al que llamaban “Porlvarea”; por cierto, no sé lo que será de él.

            Los pueblos más importantes de dicho valle son Alhaurín el Grande, Alhaurín de la Torre, Coín, Cártama, Álora, Pizarra,Casarabonela y asíhasta llegar a trece. Carecían los 300.000 habitantes, más o menos, de tan hermoso lugar de un Hospital Comarcal; fue por ello que allá por el 2005, a petición de sus alcaldes se propuso a la Junta de Andalucía su construcción; tras los consabidos dimes y diretes se apostó por su ubicación en Cártama.

            Y ahí está, esplendente, expectante, construido, a la espera del primer paciente y primeros médicos y enfermeras desde que hace año y medio terminó de construirse. Ahí está: a oscuras. A oscuras de luz eléctrica y con las sombras si con los recortes en sanidad, ojo, de la Junta, el vecino de Casarabonela tiene la posibilidad de operarse de cataratas sin necesidad de tener que desplazarse a la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

            Y junto a él, junto al Hospital Comarcal, los habitantes del Valle del Azahar parecen enfermos de ilusión, de lucha, de guerrear; están sumisos a la espera de que alcaldes y asociaciones hagan lo que es deber de ellos, luchar por sus derechos.

            Que quede claro que la Junta no ha puesto un euro, sino que los malditos dineros han salido de los bolsillos de los contribuyentes, incluido el que estas líneas escribe.

            Es hora de levantarse y reclamar derechos, hora de marchar sobre Endesa para que enchufe el termostato que dé salud a los habitantes del citado Valle, es hora de olvidarse de banderías políticas, porque, me pregunto, qué tienen que ver PSOE, PP e IU con una operación a corazón abierto.

            Venga vecinos, que se vea la luz de la dignidad

Sílabas de marzo (III)



Alcanzo en tu penumbra de silueta perdida
la dicha de tenerte sumisa a mi ilusión.
No te inquietes por ello, bailarina de dioses
que danzas endiosada los juegos del amor.

Cesa en tu baile azul, oh linda mariposa,
gaviota de mi mar, verde y pálido junco,
espuma lujuriosa de besos desbocados.
Cesa en tu danza alada, sortija de Saturno.

Camina con tu pelo suelto que se derrama
por tus hombros de plata. Cruza la niebla gris
y pósate en mis brazos como pluma sin ave,
ingrávida, sin cuerpo, deslizándote en mí.

Y ahora, besa el llanto de mis versos sutiles
de mi vida que canta la angustia del presente.
Escancia sobre el cáliz tu risa desmayada
que yo beberé lento tu vasija de muerte.

José García Pérez

domingo, 16 de junio de 2013

La cultura oficialista en Málaga y provincia


              Es fácil comprender que en Málaga y provincia existen dos clases de cultura, a saber, la oficialista y la que podríamos denominar libre; de la primera, para que nadie crea que esta organización política del Estado se encoge de hombros, existen tres estamentos dedicados a potenciar el hecho cultural y, tal vez, no lo sé porque no he pedido nada a ellos, a ayudar a la que va por libre, o sea, no sujeta a ideologías tal como puede leerse en el manifiesto de Humanismo Solidario y otras organizaciones paraculturales dignas de crédito.

            Los tres estamentos son: la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Málaga que maneja el concejal del PP Damián Caneda, la Delegación Territorial de Educación y Cultura de la Junta que comanda la socialista Patricia Alba y el Área de Cultura de la Diputación malacitana, cuya responsable es la diputada provincial y concejal del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, Marina Bravo.

            Se da la circunstancia que Patricia tuvo que renunciar a su acta de concejal de Alhaurín y que Marina, aunque diputada, sigue siendo edil del mismo pueblo que lo fuese Patricia, por lo que podemos deducir, cree un servidor que, hoy por hoy, ese lugar donde el Valle del Azahar se adelgaza es el niño mimado de la cultura provincial. A los hechos me remito, pero no enumero.

            De los tres despachos oficiales, he visitado una vez el de Damián Caneda para preguntarle por un “pleito” que algunos malagueños, por mi causa, tienen pendientes con el Exmo. Ayuntamiento y su respuesta fue aceptable, aunque el Excelentísimo sigue en el más absoluto de los silencios; después le ofrecí Papel Literario Digital para que insertara programaciones, actos, etc., y la ACE de Andalucía que, al día de hoy, todavía presido; pero como si tal cosa, aunque Papel Literario se lee en todas partes, parece no interesar en Málaga porque las tribus literarias del lugar lo boicotean.

            La pareja de damas culturales no ha sido visitada por un servidor, aunque desde este querido Diario la Torre les ofrezco lo poco que soy y tengo en todo lo referente a cultura.

            Algo me queda en el tintero; ahí va: Damián se encarga de la Cultura en Málaga capital; Patricia también, y de paso en la provincia; Marina, esencialmente en los pueblos, pero se inmiscuye culturalmente en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia.

            Esto no es duplicidad, sino triplicidad; demasiado gasto y, para más inri, todos los gestores culturales enfadados; no los que cobran, claro, caso de Taján, Salomón y la tira.

Con columnas como ésta tengo, en cultura oficialista, menos porvenir que Pepiño en política. Y a mucha honra, lo mío, claro.





sábado, 15 de junio de 2013

El sidecar de Cayo Lara


              Ignorando si va a ser fructífero, sí creo que es bueno para España el pacto que PP y PSOE han tejido para hacer un frente común en Europa de cara a obtener más recursos para paliar, si es posible, el dramático paro juvenil y conseguir algo de pasta para emprendedores y autónomos; que sea eficaz, ya es harina de otro costal.

            Lo que no es de recibo es la frase que ha pronunciado Cayo Lara criticando el hecho en sí y llamándolo “pacto del sidecar” en que don Mariano es el conductor y el señor Rubalcaba, el paquete.

            Tengo un cierto picorcillo en la oreja izquierda que me hace pensar que el señor Cayo, el único político que he visto cerrar un mitin leyendo a Mario Benedetti, buen detalle, sabe poco de sidecar y, lo que es peor, mucho de demagogia y mala uva porque está esperando que el sidecar se destroce, tal vez también desea lo mismo de España.

            Ignora el señor Lara que un sidecar es un artilugio de una rueda enganchado, por regla general, al costado derecho de una motocicleta, y que tanto el conductor como el “paquete” tienen que hacer auténticos equilibrios para que el invento no derrape y ambos muerdan el polvo del camino.

            “Eso de verlas venir para dejarlas pasar”, dicho de los campos de Antequera, es muy cómodo, demasiado para quiénes parecen muy comprometidos con la posibilidad de que el paro disminuya, la economía crezca y los desheredados dejen de serlo.

            Tal vez sea necesario, en vez del famoso sidecar, un taxi de cinco plazas ocupadas por PP, PSOE, CiU, PNV e IU, al menos ese quinteto, que no es el de la muerte, y que haría pensar a la españolada que, por una vez y sin que sirva de precedente, se reúnen conservadores, socialistas, comunistas y nacionalistas.

            Uf, tela lo que me acuerdo de don Santiago, aquel demonio para el franquismo que, en un momento dado, dejó gran parte de la herencia comunista para conciliar a una España dividida. Y seguro que no cerraba sus mítines con Benedettí, aunque lo hubiese leído más que Cayo Lara.

Sílabas de marzo (II)



Atiende mi susurro desgranado
en las bajas marismas
donde las aves bailan vuelos de luna roja.
Son palabras nacidas entre playas
y mar y dunas leves.
Son mías, pero en ti nacen y viven.
Escucha su canción:
Te quiero en la quietud de mis noches de seda.
Más allá de este tiempo que empaña mis amores.
Como las aves aman las ramas donde duermen.
No te sientas perdida, compañera feliz
en el adiós azul de mi tiempo de ayer.
Pasaré mi desierto con las frágiles dunas.
En las noches calladas encontraré tus luces.
Cada estrella será sendero de esmeralda.
Ya presiento la aurora por levante venir.
Será un ardiente mar de acantilados tuyos.
Los oscuros lamentos se harán flores abiertas.
No te pierdas ya siempre. Renace. No te pierdas
por los páramos quietos y muertos del silencio.
Música de esperanza derraman mis palabras
donde las aves bailan vuelos de luna blanca.

 (De José  García Pérez)

El alcalde Joaquín


         Se afirma con frecuencia que las mayorías absolutas en política no son buenas; y sin embargo, no por ir contra corriente, soy de los que opino que si lo son porque, en gran medida, permiten al partido ganador poner en marcha su programa electoral con total comodidad, aunque exista una oposición que desee impedirlo o una crisis económica que lo haga imposible.

            A lo largo de los años de esta democracia que seguimos machaconamente comentando que está en sus principios, tenemos algunos ejemplos de mayorías absolutas municipales que fueron sucediéndose año tras año colocando a la misma persona al frente del vecindario; de entre ellos, el caso más llamativo fue el de Paco Vázquez, socialista católico, alcalde de La Coruña, y que terminó su actividad política siendo Embajador de España en el Estado Vaticano.

            Como columnista de www.diariolatorre.es , observo que el actual alcalde del pueblo donde escribo, el popular don Joaquín V, lleva unas pocas de legislaturas con mayoría absoluta al frente de la villa que más ha crecido en la provincia de Málaga, me refiero a ese lugar donde el azahar se adelgaza y que tiene por nombre Alhaurín de la Torre.

            Y ello a pesar de que la oposición, en uso a su derecho a discrepar, intente torpedear su tarea como primer edil desde la dignidad que imprime ser auténtico ojo crítico, caso de IU, hasta la torpeza demagógica de UPyD y Equo de Mancebo, pasando por el poco saber ejercer como oposición del PSOE local.

            Así las cosas, y justamente porque son así, no me extrañaría en absoluto que cuando los tambores anuncien la llamada a las urnas, gentes de los montes -urbanizaciones- y vecinos del casco viejo acudan con la papeleta de Joaquín V para volver a instar a que revalide su mandato,

jueves, 13 de junio de 2013

Acostumbrándonos a la corrupción


De todo el contenido de la encuesta del CIS dada a conocer ayer, llama la atención como la españolada se va acostumbrando a la corrupción y, sin dejar de ser un problema, el ciudadano ya no la percibe como un auténtico problemón y baja, por tanto, el índice de preocupación hacia ella.

         Toda España de norte a sur y de este a oeste se encuentra a rebosar de ciénagas donde chapotear por ellas significa pringarse de caca; no hay lugar, llámese Andalucía, Cataluña, Madrid, Galicia o Valencia, por ser los más emblemáticos donde, bien porque el yerno del SM el Rey, ya veremos si su hija también, algunos consejeros, conductores privados de los mismos, sindicatos o caraduras andaluces, los del oasis catalán, los que se encuentran un Jaguar a la puerta de su casa porque sí, los viajes a Disney de la mamá Mato con sus churumbeles, el intercambio de ideas en un coche oficial por tierras de meigas, los alumbrados de luz en la boda de la hija del que se hizo la foto en Las Azores, los grandes negocios del señor Muñoz, el novio de Isabel la Pantoja, las lágrimas de ella misma, el parné debajo de los colchones de algunos alcaldes de pequeños pueblos, los regidores que, a pesar de estar imputados, siguen rigiendo los destinos de los dóciles vecinos, las corbatas, trajes y mogollones regalados por Correa y el Bigotes a cambio de esto y de los otro, siempre millones, los sobres entregados por el cartero Bárcenas, los destinatarios de los mismos, el enriquecimiento fácil y el empobrecimiento de buena parte del pueblo, la promesa dada y no cumplida, la palabra firmada de puño y letra que tengo en mi poder de algunos próceres andaluces, papel barato para obtener una miaja de votos, los aeropuertos desiertos de Ciudad Real y Castellón, en fin, la poca vergüenza que reina entre algunos políticos, sus cuñados, pelotas, amiguetes, los puestos de trabajo dados a dedo, la cara, porque eso es tener cara, de los que engañaron con las preferentes, los desahucios a los desheredados, las jubilaciones de los banqueros, etc., todo ello, parece, según el CIS, que ya no preocupa tanto a los españoles.

         Esta es una tierra de rastrojos que debería ser achicharrada para que, desde sus cenizas, brotara no ya la justicia que es muy lenta y, a veces, sectaria, sino la decencia, esa virtud ni teologal ni cardinal, ni humanista ni socialista, esa decencia que se mama del pezón de la madre.

         De una puñetera vez, seamos decentes.





 


martes, 4 de junio de 2013

¿Pactar?


     Se afirma que corren vientos de pactos entre PP y PSOE, pero un servidor no se lo cree del todo. En las actuales circunstancias, ¿a quién le interesa más pactar?, la respuesta no puede ser otra que a los españoles en su conjunto ¿y cual de los colectivos políticos sería el gran beneficiado?, creo que el partido que hoy ostenta el poder, o sea, el ejército de Rajoy.


     Es por ello que tengo la sensación de que los alumnos de Rubalcaba se presten, sin más, a permitir que los populares puedan permanecer otros cuatro años más en el poder; claro que una mano tendida en los momentos actuales de crisis, flotando en el vacío y sin querer agarrarse a la tendida, puede convertirse en un lustroso martillo que machaque al que deje los dátiles pendulones.

     Pactar es fajarse, y bien, en tirar todos del mismo carro, sin posibilidad de un personal que racanee; y resulta que el PSOE tiene hoy en la inmediatez de su mano zurda a su gran enemigo político, Izquierda Unida, que, según sondeos de expertos y encuestas de parroquianos de bares, le va dando buenas tarascadas a la médula más importante del PSOE, o sea, a lo que le queda de socialista.

     Lógicamente en nuestro arco iris parlamentario, si exceptuamos a los “papás” de Talegón, no existe nadie que desee pactar, a no ser que Rosa Díez, la ex candidata a la Secretaría General del PSOE, viese un filón de votos ante la posibilidad de bailarse un buen chotis en condiciones con don Mariano, pues la ex socialista, es experta en bailar, sin pringarse, con el más pintado de la Cámara Baja.

     Así las cosas, así los bailes y así los intereses de cada partido que, por cierto, nada tienen que ver con los de mi vecino del quinto que se ha quedado en paro a los cincuenta años de edad, Rubalcaba ha dado un paso hacia delante, ya veremos si se queda en puro retroceso, y le ha espetado a Rajoy que pacta con él asuntos europeos (en estos momentos tomo entre mis manos el bajo vientre para evitar la carcajada) si el PP retira de la circulación la Ley Wert, la de educación, ley a la que, lo veo venir, le tendré que dedicar uno de estos copos.

     Eso no es apretar la mano del otro, sino hacerle una peineta.


www.josegarciaperez.es



domingo, 2 de junio de 2013

La "guerra" de Alfonso Guerra


         Cuando los reporteros gráficos, allá por 1982, arremetieron con miles de “clic” al primer gobierno de Felipe González en las escalinatas del Palacio de la Moncloa, Alfonso Guerra largó con su bífida lengua una de esas frases que le han hecho famoso: “el que se mueva no sale en la foto”.

            Vino a decir, ya saben, el que se salga de la disciplina de partido está de patitas en la calle y fuera de la manduca necesaria para seguir viviendo, o sea, obediencia al canto; y, según leo, sigue en sus trece, a pesar de los años transcurridos y tal vez tenga más razón que los que andan por ahí hablando de cambiar la Ley de Partidos de pe a pa.

            De momento, y para que no existan equívocos, se retrata en contra de las dicharacheras primarias, no digamos, pues, del sistema asambleario que proclama el personal del 15-M y demás indignados; y si existen dudas, que se lo pregunten a Rosa Díez, la de UPyD, que tiene a todo su personal cogido por los mismísimos, al igual que IU, PP y todo el amplio abanico de partidos y partidas que buscan un hueco por donde meter la cabeza; para muestra, otro botón: el de Mario Conde en Galicia.

            No mucha, pero alguna experiencia tengo en ese difícil quehacer de convivir en un partido político; todavía recuerdo, como si fuese hoy, cuando los escasos y fogosos militantes de UCD y PSA, colectivos de los que formé parte, se apuntaban a las distintas comisiones para sus respectivos Congresos, los más utópicos lo hacían a la Comisión de Idelogía o cosa así, pero los mas rocosos copaban la de Estatutos, o sea, donde se cocinaba -y se cocina- todo el auténtico tinglado de poder de los partidos políticos. Alfonso, el único diputado superviviente de las elecciones de 1977, sabe bien lo que dice y por qué lo sigue confirmando.

            A él, vaya por Dios, le iban a salir un Pere Navarro del PSC respondón y filo nacionalista o una Talegón cachondeándose del personal.

            Los partidos políticos, como dice la Constitución, expresan el pluralismo político, o sea, la democracia, pero cada partido, sea de izquierda o derecha, son herméticos en el cumplimiento de sus Estatutos aprobados democráticamente por sus militantes; otra cosa es que puedan ser más democráticos internamente, pero eso es cosas de los bartolitos que votan, pensemos que libremente.

            Los que no estén de acuerdo, que me pongan verde.