viernes, 31 de mayo de 2013

Mi perro de las noches amarillas


        “Ya no mirará Gérsom,/ mi perro de las noches amarillas,/ los claros horizontes del sudeste. /Nunca verá a la noche en su encuentro alargado/ con la orilla del mar./ Quedará nuestro aroma/ por las sienes de la ribera”, eran unos versos de mi libro “Silabario de amor”. Hace años estos versos se hicieron una triste realidad, pues Gérsom no mirará más.

            Fue un regalo, un don, un milagro, el fiel acompañante de las noches de soledad, el mudo testigo de los días de locura, el amigo fiel que atendía a los versos de Walt Whitman que yo leía desde la duna más alta de la playa donde el viento silba nácar, el que desperdigaba a las gaviotas que posaban sus tenues huellas sobre la blanca arena, el que galopaba las marismas a través de los juncos alborozados, el único asistente a la eucaristía del sol y la espuma.

            No comprendía nada de lo que me pasaba, pero siempre estaba junto a mí. Es seguro que su instinto, su juego y su alegría estaban más cerca de su amita, pero permanecía en la vieja terraza con los ojos fijos en el ficus que nos abrazaba.

            Pero el día pesa un poco más. Tiene una peculiar sensibilidad. Hay sol, pero la sombra lo ampara y detiene su fulgor.

            No sé decir o expresar que se ha muerto mi alma esta mañana de noviembre un poco más que ayer. Respiro menos, suspiro más y lloro algo, mientras tecleo esta columna de amistad, de amor y de esperanza porque la muerte no detiene la vida, tan sólo aparca la existencia.

            En casa vamos a llorar, y mucho, y es bueno que lo hagamos. Se nos han ido diez años de compañía, de felicidad a toda prueba, de ladridos y balanceos arrolladores de alegría, de danza alrededor de la galleta, de alborozo. Es muy serio, muy triste.

            Descanse en paz quien existió en plenitud, el cómplice de aquella “Sílabas de marzo”


NOTA: Este "copo" es un homenaje a mi fiel compañero y cómplice de "Sílabas de marzo"

jueves, 30 de mayo de 2013

Andalucía, sin voz


       Existe por esos páramos de la ignorancia quien ha afirmado lo siguiente: “los andaluces son más propensos a tener patologías de la voz por su particular forma de hablar: gritando y muy deprisa”; y sin embargo este es un pueblo que calla, que ejerce el silencio en demasía. Me atrevería a afirmar que es un pueblo afónico.

            Una corriente de aire secular, de siglos de existencia, ha cercenado su voz, la propia. Otros hablan por ella, oh Dios, si Andalucía por sí, ejerciera el derecho al grito otro gallo cantaría; pero no, los andaluces callan, y cuando hablan necesitan del logopeda de turno que les enseña a pronunciar lo que hay que decir y cómo decirlo.

            Pobre del pueblo que pierde su voz, su palabra, su decir, su cantar, su utopía. Palabra y utopía van unidas, pues si no se recita la palabra del pueblo, su poesía y su ilusión el pueblo muere.

            Porque este, Andalucía, es un pueblo que vive de la limosna, del palo de golf y del subsidio de desempleo, de la copla española, del rollo macabeo de los presupuestos generales y autonómicos, y de los tronos y pasos de la santa semana de pasión, cuando por aquí, la pasión viene a durar un año para más de un millón de parados.

            Y a un pueblo que vive de la limosna se le tapa la boca con facilidad, pues se convierte en un pueblo mudo y fiel hasta la muerte con sus amos, con los vampiros que viven a su costa y con los domadores que apaciguan su débil inquietud; y cuando un pueblo asiente en silencia al mercadeo de su limosna, enferma.

            Ahora toca hablar de la “realidad nacional”, de la “constitución andaluza”, de nuestro derecho a decidir, dice don Diego, pero es falso porque no se dialoga, sino que dicen, repiten, braman, gruñen y discursean para ver si los votos van a determinados talegos sectarios.

            Y Andalucía se entretiene en el circo de los payasos, y aplaude y ríe y espera y nada ocurre, porque el pueblo es un simple espectador de la representación.

            Puede ser cierto que el andaluz tenga diversas patologías de la voz, pero no por hablar sino por callar.




Sílabas de marzo ( I )



Sintiendo en mí la brisa, distraigo mi recuerdo.
Tengo frío de ti, esta noche de marzo.

Un sol rojo de verse palidece de muerte
como alma que penetra su descanso lejano.

El mar en derramado fin del último azul
cede su tono verde mientras lloro tu ocaso.

Una red solitaria suspira por la orilla
y solo por la orilla recorro mi pasado.

Las estrellas se esconden por nieblas de levante,
una luz parpadea como rosa de llanto

y en la playa que duerme su silencio de abismo
tengo frío de ti, esta noche de marzo.

José García Pérez

miércoles, 29 de mayo de 2013

Con Manuel Alcántara


            Las personas siempre encontramos momentos oportunos para salir algo airosos de la problemática que nos rodea; la amistad, en estos casos, es un lugar etéreo al que aferrarnos y, más aún, cuando aquél con el que compartimos espacios de nuestras vidas es agradable, locuaz, extrovertido, buen lector, mejor escritor y exquisito poeta: es el caso del decano de los columnistas españoles: Manuel Alcántara.

            Con Alcántara, cuya vida guarde Dios y la ginebra muchos años para bien de todos aquellos y aquellas que se acercan día tras día, mes tras mes y año tras año a la eterna lectura de su columna en, la que por poeta, sabe introducir, como ningún otro, ese pellizco de fina ironía que consigue, a pesar de la lluvia de desgracias que nos inunda, obtener una sonrisa del lector adicto a sus escritos.

            Andalucía es un territorio que hemos recorrido como juglares él y quien estas líneas escribe, y es en esos instantes en que la poesía se pone reina y señora del público cuando se engrandece la figura de este malagueño que ha sabido convencer, pluma en ristre, a tirios y troyanos en el esparcimiento de un soneto bien construido y con un fondo sublime como tan sólo él sabe escribirlos.

            Ayer estuvimos ambos en un mano a mano poético en la localidad malagueña de “Álora, la bien cercada” ante un público que, huyendo del drama que envuelve a España, buscó refugio en el ritmo endecasilábico de la buena poesía de Alcántara y en el orondo octosílabo que conforma buena parte de sus inolvidables, ya eternas, maravillosas coplas a la muerte y a Dios.

            Por un momento, los presentes aparcaron sus problemáticas y, prestos, se acurrucaron en sus asientos para permitir que el espíritu, no la materia, los poseyera; y lo consiguieron plenamente a través de la fluidez de la poesía de Alcántara.

            Y como por esta tierra de María Santísima nada finaliza en aplausos y fotos, atravesamos camino de Málaga, la Ciudad del Paraíso, que dijera Vicente Aleixandre, el hermoso Valle del Azahar (del Guadalhorce) para desembarcar en un bar de barrio, el Gran Vía, donde fue el crujir de unos bichos de la mar en compañía de personas sencillas y honradas de pueblo.

            Dejé al Maestro en su querido Rincón y, regreso de Málaga, pensaba qué poco hace falta para ser feliz: un genio, unos versos, amigos y el imprescindible gin-tonic; es por ello, que esa felicidad la comparto hoy con ustedes.


martes, 28 de mayo de 2013

Coplillas políticas IX (Soleá a la juez Alaya)



Ten cuidado bella Alaya
que los chorizos de siempre
desean manchar tu fama

Garciapérez

Coplillas políticas VIII (Al Cardenal Rouco)



Corren por todas mis tripas,
amiguito Cardenal,
una cosa que corroe:
es el hambre de verdad.

Ve y dile a tus exorcistas
que es el viejo Satanás,
que me hagan el exorcismo
mira que no aguanto más.

Garciapérez

Coplillas políticas VII (Fandango a Aznar)



Que está con los españoles
dice el presidente Aznar,
mírame fijo a los ojos
y dime si es de verdad

Garciapérez

Coplillas políticas VI (a D. Florentino R. Madrid)


Afirma don Florentino,
presidente del Madrid,
su deseo de que Ronaldo
gane dinero sinfín

No recuerda el Presidente
que el nombre de "su" Cristiano
le debía hacer pensar
en la hambre de otros hermanos.

Garciapérez

Hasta la coronilla


          Hay de todo. Personas que gustan de las cosas a lo claro, y seres que les agrada todo confuso; como no tiempo para tonterías, solamente para ser, me agrada otra forma de comunicación; me encanta leer entrelíneas, amar entrelíneas, vivir entrelíneas.

            Es tan vulgar la anodina existencia, que se hace más tediosa leyendo, amando y viviendo todas las letras de todas las líneas de nuestro existir.

            A sabiendas, queriendo me salto las líneas que no me interesan; no es necesario leerlas, vivirlas o amarlas de pe a pa. Son repetitivas, reproducen la misma sensación ya percibida en la anterior línea, vivencia y amor.

            Mirar deprisa, a golpe de corazón, y entrever líneas que me agradan y líneas pesadamente vulgares es un sano ejercicio como lector y persona.

            Viene esto a cuento por ese tejemaneje que desde hace años, los últimos de Zapatero y los primeros de Rajoy, se traen por el Palacete de la Moncloa. Ya, por mis años, no me queda tiempo suficiente para estudiar, pongamos por caso, los estudios económicos del BBVA o del Banco de España, la esperanza utópica de los ministros Guindos o Montoro, las alternativas de Rubalcaba o el sube y baja de la puñetera prima de riesgo; me importa un bledo que los barones del PP anden a la greña por la cuestión del déficit de sus comunidades autónomas o que Cataluña se entretenga con amenazarnos desde hace treinta y cinco años con su independencia; qué decir de la Infanta Cristina y su aumento de patrimonio o de los famosos, por sobados, sobres del rico ex tesorero del PP; me acostumbro cada día más al mar de manifestaciones sanitarias, educativas y de transportes que, aunque minan en parte el Estado de Derecho, nos hemos acostumbrado a ellas como a colocarnos los calzoncillos cada día al levantarnos.

            No es bueno que don Mariano incline tanto la cabeza ante don Artur, tampoco las cabezadas de Felipe González lo fueron en tiempos de don Jordi, pero parece que inclinar la testuz nacional ante la nacionalista es algo buena si deseamos una cierta gobernabilidad y estabilidad en este país donde las organizaciones crecen como tribus.

            Por todo esto y por lo que se avecina, pienso darme casi por vencido y voy a quedarme con todo aquello que “entrelíneas” me produzca una cierta felicidad.

            Sin olvidar, quede claro, que todo lo que sigue ocurriendo en España me fastidia un rato largo, pero no voy a pasarme toda la vida cabreado: digo yo. 

sábado, 25 de mayo de 2013

Solitario, pero solidario


             Juan el de Cartajima, íntimo amigo, se ha convertido en un hombre solitario, miren si no, tan sólo su mujer, sus libros, una jaula vacía donde el canario Limón cantaba todos los palos, y algún gin-tonic en el que se recrea durante un par de horas para, una vez, consumido, tomar otro algo más deprisa y recorrer los 120 metros que le separan de Fernando Pessoa, con el que se recrea todas las noches leyendo “Libro del desasosiego”, pues no pierde mucho tiempo con otras páginas.

            Se fue, a hurtadillas, de su lugar de trabajo después de conseguir que en el “cole” donde trabajaba se produjera el milagro de la integración, mucho antes de que las autoridades académicas decidieran poner ese proceso en marcha.

            Se fue de UCD por no estar de acuerdo con el pensamiento que el gobierno central tenía sobre Andalucía, tierra a la que un día descubrió que amaba porque le dolía. Guerreó algo en el Andalucismo oficial, hasta que descubrió que buena parte de los que fueron sus compañeros, perseguía otra cosa bien diferente a una Andalucía Libre.

            Huyó de la Iglesia oficial y jerárquica porque ésta no revelaba el mensaje de aquel hombrediós conocido por Jesús, peor aún, velaba su imagen y hacía irreconocible su mensaje de libertad, de desnudez ante el mundo.

            Loco de atar, un día sobrevoló sobre él y se posó en su sandalia una roja gaviota, y escribió un par de libros sobre esa sagrada manifestación.

            Estuvo con unos y otros, pero caía en la cuenta de que, o bien no era comprendido o bien no era de fiar. Decidió dar un viraje a su vida, algo hartamente dificultoso, y ayudó algo a sus amigos y a los extraños, o sea, a los otros, vamos que creo practicó eso que hoy, algunos y algunas llaman “humanismo solidario”.

            Tal vez fue el peso y el paso de los años lo que motivó que, los llamados, tal vez lo sean -por sus obras los conoceréis, dijo alguien-, fundadores de algo tan antiguo como Espartaco, pensaron que, ya digo, debido a su edad y tal vez chocheo, no debía formar parte del cogollito de la vieja-nueva idea.

            Ahora, Juan, sin enfados, está pensando en quemar en una hoguera todo aquello por lo que luchó, fue discutido, despreciado y, en ocasiones, perseguido, y encender una nueva llama en la que en total soledad, a veces muy deseada, deje ya todo y espere que la eterna languidez le sorprenda cualquier día, pero siempre al lado del otro, del extraño, del desheredado.

            Yo, ya decía, íntimo amigo de él, le insinúo que no lo haga, que aún le quedan minutos, horas y días para ir predicando su verdad que, aunque no es la verdad, se asemeja bastante a la verdadera. Si lo sabré yo por todo lo que le debo.

viernes, 24 de mayo de 2013

Exorcismo


            Nadas más ha sido aparecer Aznar por Antena-3, Zapatero entrevistado en RNE por Luis del Olmo y el  ex juez Garzón afirmar que es tiempo de meterse en política, para que el cardenal Rouco haya “investido” ocho exorcistas para la Comunidad de Madrid.

            Como un maremoto, los elegidos para expulsar demonios se han puesto a estudiar el “Ritual renovado de Exorcismos” que el beato Juan Pablo II publicara en 1998 y, por si los diablillos tienen cuernos y rabo, van a empollarse en los rituales de 1614 y 1952 que son menos blandengues para con Luzbel.

            Otro exorcismo, esta vez político aunque no exento de extrema religiosidad, es el que ha practicado el Parlamento de Andalucía que, por vez primera, sus integrantes se han puesto de acuerdo para largar al cura Chamizo, Defensor en funciones del Pueblo Andaluz, a una sacristía ramplona; y es que este sacerdote gaditano se pasaba tres pueblos a la hora de criticar a la clase política al definirla como casta que se dedica a estar todo el día de peleas y hostias, sin importarle lo del pan nuestro de cada día; en su lugar, ha sido elegido por unanimidad el señor Maeztu, ex sacerdote, hecho que me lleva a opinar de la larga magnanimidad que la Junta tiene con el hecho religioso.

            Los expertos en cuestiones demoníacas afirman que el numero uno es el padre Amortn, residente en el Vaticano, que tiene la fina teoría de que el demonio permanece escondido y que por eso actúa de forma remolona y cuando menos se piensa, porque la mayoría del personal no cree en su existencia.

            Aunque se afirma que el Papa Francisco no ejecutó el otro día exorcismo alguno con una pequeña, sí es cierto que cargó el lanzallamas de las lenguas de fuego contra un posible ser extraño que convivía con la citada niña.

            En fin, que de la noche a la mañana, o sea de Aznar a Garzón, pasando por Zapatero, el eterno cardenal de Madrid, por lo que pueda ocurrir, ha puesto de moda la figura del exorcista en pleno siglo XXI.

            Y si todo esto del demonio pinchapapas fuese cierto, me pregunto: ¿no sería mejor expulsar de este país a tantos vivales sueltos que pueblan nuestras calles?



jueves, 23 de mayo de 2013

Bajo Lupa, la juez Alaya


          Por los juzgados de Sevilla camina la juez Alaya con su carrito de mano donde, parece ser, porta algunos papeles del caso de los EREs fraudulentos andaluces; erguida, imparable, majestuosa, con la mirada fija en un infinito de muy difícil definición, ajena a las cámaras y con una extraña belleza que hace que media Andalucía la ame y la otra media, la odie; pero toda ella, me refiero a la tierra de María Santísima, practica la espera ante su definitiva decisión judicial.

            Acusados, imputados, sospechosos, gobernantes, sindicatos, abogados y más de cuatro tapados, consumen cantidad de tranquilizantes mientras esperan su llamada para ser interrogados por la juez en esas macro entrevistas que tienen una duración media de ocho horas largas.

            Todos esperan el desenlace final, pero éste se va haciendo demasiado largo; bien por la complejidad del mismo o bien por una extraña enfermedad que padece la magistrada.

            Es por ello que don Gonzalo Moliner, Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, ha expresado que “de momento” no piensa abrir expediente disciplinario a la juez Alaya, pero que si el asunto de marras se sigue demorando tomaría medidas extraordinarias contra tan bella representante de la Justicia.

            Que no me la toquen, por Dios, que no me la toquen pues parece ser la única con capacidad suficiente para confeccionar una única madeja con tanto corrupto suelto. No la toque, no lo insinúe, no deje caer ese “de momento” tan extraño que ha soltado usted, señor Moliner, tal vez en un lapsus de posibles deseos contenidos.

            Sabemos que, ante tamaño choriceo que se esconde en los papeles de la juez Alaya, ustedes, o quién sea, le han asignado dos jueces de refuerzo y, también sabemos, que ella, oh ella, ha renunciado a uno de ellos.

            Las prisas, en asuntos de tantas toneladas corruptas de millones de euros, imagíneselo, señor Moliner, en monedas de cincuenta céntimos, no son buenas. Hay que afinar mucho, más todavía y, sepa usted, seguro que lo sabe, que el pueblo andaluz es paciente por naturaleza.

            No tenemos prisa alguna, pero si deseamos Justicia y, hoy por hoy, este caso de los EREs andaluces creemos que está en buenas manos, qué digo buena, buenísimas.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Y fue la luz



           La boda de la hija de Aznar fue, en su momento, un fasto innecesario para un Presidente de Gobierno que parecía austero en su forma de vida; en la actualidad, dicha ceremonia alanza visos de locura e ineficacia política que puede enterrar la vida política de la alcaldesa de Madrid, señora Botella, y mermar el conato de deseo del ex presidente de volver a la primera línea de la política española.

            Creo que no existe persona alguna que no haya metido alguna vez la patita a lo largo de su existencia y que, si pudiese, intentaría borrar dicha metedura de su currículum; desde luego que a un servidor de ustedes le haría falta una buena cantidad de estropajo para llevar a cabo mi propia limpieza.

            Aznar fue un buen Presidente de Gobierno durante el cuatrienio 1996-2000, tan bien lo hizo que en el cambio de milenio obtuvo una gran mayoría absoluta; sin embargo, fue a partir de ese instante, tal vez porque el poder casi absoluto se le subió a la chorla, cuando cometió cuatro o cinco tonterías, diría yo que barbaridades, que acabaron con su hegemonía, claro es que sin olvidar el tristemente famoso 11-M que terminó por sepultarle cuando el pueblo, inducido por la oposición, colocó la copulativa “y” griega entre guerra de Irak y matanza de Atocha, uniendo ambas tragedias.

            Uno de sus errores, tal vez el más grave, fue el clic que sonó en Las Azores con sus amigos Bush y Tony Blair y, auque es cierto que poco hizo, por no decir nada, el ejército español en aquella guerra contra Sadam, lo pagó en las urnas el lánguido Rajoy; otra imbecilidad fue la sentada, piernas arriba, en el rancho de Texas del Presidente de los EEUU, puro en ristre y por último, la boda en cuestión que de nuevo salta a la actualidad por los treinta y siete mil pavos, aseguran, que los dueños de la “depuradora” Gürtel, Correa y El Bigote, regalaron para que hubiese luz a toda pastilla en la ceremonia y posterior bacanal.

            Y donde hubo luz, hoy existe oscuridad, por no decir tiniebla, porque a ver quién me explica qué hacían dichos mangantes en aquella boda en la que el padrino de la misma ha insinuado que tiene el gusanillo de querer volver a la política activa.

martes, 21 de mayo de 2013

Coplillas políticas V (Romance de "La boda de El Escorial)



La boda de El Escorial

El capitán de la Gürtel,
impenitente truhán,
con su flamante levita
firmó en la boda en que Aznar
fue padrino con Botella
de su pequeña y Agag.

Llegaron de todos sitios:
unos vestidos con frac,
damas, ministros, banqueros
todos listos para entrar
en el templo consagrado
para al Bigote sentar.

Hoy nos dicen los papeles
que el flamante capitán
regaló a su amigo Agag,
con la pasta de nosotros,
una buena morterá.

El pueblo va preguntando
¿será mentira o verdad?
Mejor estar calladitos
hasta saber la verdad,
no sea que Gallardón
nos aplique su ley ya.

Para vergüenza de España
y de sus hijos sin pan,
estos hechos ocurrieron
por tierras de El Escorial
donde el sol no se ponía
en esta mierda real.

Fuente. El País, en el día de san Teopompo
NOTA: "Id, predicad y cantad"

José García Pérez

Coplillas políticas IV (Soleá del poder al pueblo)



Con tanta revolución,
os juro por mis tijeras
que os recorto el corazón

José García Pérez

Coplillas políticas III (Fandango a Wert)




Me voy contigo a rezar
para saber religión
si en vez de darme un notable
me das un poco jamón


José García Pérez


Coplillas políticas II (Fandango a Rajoy)




Tú tienes cuatro tijeras,
yo tan sólo cuatro versos,
tú tienes mucho poder,
yo tan sólo tengo al pueblo

José García Pérez

Coplillas políticas I (Fandango, con coda, a Rubalcaba)



Fandango (con coda) a Rubalcaba

Entrañable Rubalcaba,
no te das cuenta hermano
que al pueblo le da la risa
cuando hablas del Vaticano.

Antes siempre calladito
¿A quién engañas enano?

José García Pérez

domingo, 19 de mayo de 2013

Creo que no es así


           A mis años, setenta y siete tacos, fundimos lo que nos pagan en pensionadas, creo que no debe ser así, lo que a la “compi” y un servidor nos largan por haber trabajado más de cuarenta años, sin más, en lo que nos da la real gana; sabemos que no debe ser así, pero hemos llegado a la sencilla y dramática conclusión de que no nos fiamos de nadie, de nada y. mucho menos, de la política de austeridad que la Ángela predica y que Rajoy acepta como única solución a la problemática actual.

            Si a lo anterior le añadimos que tenemos un buen amigo, Pepe, sin más, que argumenta, tal vez con razón, que la solución de la crisis española es “gasear” a los jubilados, y sabiendo o suponiendo que la raza política, de izquierda a derecha, pudiera llegar a creérselo, hemos decidido en pura y santa comunión que, para tres o cuatro telediarios que nos quedan, lo mejor es triturar lo nuestro antes que cualquier Blesa se quede con lo que nos pertenece por ley, honor, pudor y sudor.

            Peor todavía si lo desean ustedes, toda vez que el Principado del Asturias, gobernado y mangoneado por PSOE + IU, ha llegado a la conclusión de que lo importante es cambiar el calendario escolar como solución a la crisis y así, en lugar de llamar vacaciones de Semana Santa y Navidad lo loable y eficaz es cambiar, según ellos, esas palabrejas, nos afirmamos en nuestra convicción.

            Pero si quieren más, queda tela que cortar, porque el señor Diego Valderas, vicepresidente y faltón a su palabra de antiguo butanero para con quien estas palabras escribe, afirma que hay que tener una colaboración directa y eficaz con los hermanos Castro de Cuba y con el venezolano Maduro, el que cuenta, busca, rebusca y dice que ya sabe los nombres de los ochocientos mil paisanos que no le han votado, y toda vez que un tal Toledo, actor y payaso, abjura de España para incorporarse a Cuba, comprenderán ustedes, si son una pizca de inteligentes, que creo lo son, que ella, la “pastora”, y yo, cumplamos la palabra de que ni uno solo de nuestros euros sirva a la causa de la búsqueda de papel higiénico para tanto estreñimiento venezolano.

            Y crean, se lo prometo que nos somos de derechas, tampoco de esa izquierda que hiede a rancia, tan sólo ciudadanos que no nos fiamos de nuestros gobernantes entre los que incluimos, cómo no, a Rajoy y los suyos.

            Por ello, no por otra cosa, hacemos nuestro, aunque cambiado, el slogan cristiano de “id y predicad” por el de “id y consumid”, aunque sea hasta morir.




viernes, 17 de mayo de 2013

Numerosas leyes y poca Educación


              Aunque no debe quedarse en el olvido la Ley General de Educación y de la Financiación Educativa (1970) del ministro franquista Villar Palasí, ya que fue el germen de todo el resto de leyes educativas que se apoyaron, en parte en aquella, aunque se fuera al garete porque hubo poca, por no decir, ninguna financiación, resulta demoledor el elevado número de normas que ha padecido nuestra población infantil desde que nos dimos la Constitución Española de 1978, y todas ellas sin llegar a formalizar un pacto educativo de Estado sino más bien un reguero sectario que ha influido en la debilidad formativa de nuestras generaciones.

            Así, en 1980 UCD procedió a aprobar la LOECE, la primera ley educativa de la democracia; recuerdo (perdonen mi posible o seguro personalismo por haber sido ponente de dicha norma, junto a Oscar Alzaga y Herrero de Miñón) que tuvieron que traer en ambulancia a Joaquín Garrigues, casi moribundo, para votarla. Fue Alfonso Guerra el que profetizó que, en cuanto el PSOE se “entronizara”, derogaría dicha Ley Orgánica y así fue, poquito a poco, decreto a decreto, se la cepilló y puso sobre la “mesa” la tristemente famosa LODE (1985) que hizo célebre al ya desaparecido “cojo Manteca”.

            En 1990, el sistema educativo comienza a vestirse de luto con la aprobación de la LOGSE y los estudiantes, se dan cuenta de que esos parámetros de mérito, capacidad y esfuerzo son simples palabrejas que en un santiamén desaparecen del mapa de la educación. Ahí,  en ese año justamente, comienza el verdadero deterioro de la Enseñanza Pública.

            En 1995, Felipe de nuevo, y ante la inminente llegada de Aznar al poder, da paso a un nuevo atropello educativo con la aprobación de la LOPEG, y nuestros hijos y nietos comienzan a acostumbrarse a la neurosis como si tal, las editoriales se forran y los informes internacionales sobre educación nos ponen a parir.

            Llega Aznar (1996) al Palacete, se acomoda y la Educación la deja dormir, sestear; tampoco a él parece interesarle un pueblo culto, formado y crítico. Con su holgada mayoría del año 2000, llega a Las Azores y en Texas, con su amigo Bush, coloca las botas en lo alto de una mesa, enciende un puro y, cae en la cuenta, de que lleva seis años en el poder sin hacer nada por la Educación. Aprueba en 2002 la LOCE, pero no llega a estrenarla, porque en el 2006, Zapatero aprueba la LOE.

            Es el momento en que los tranquilizantes y los botellones irrumpen en una adolescencia ya estigmatizada por los años de los años. Y ahora, ayer mismo, Rajoy aprueba en Consejo de Ministros la LOCEM que se tramitará y aprobará en el Congreso con su mayoría absoluta.

            ¿Pero no es posible, señores y señoras dedicados a la cosa pública, construir una Ley Educativa entre todos y para todos?



jueves, 16 de mayo de 2013

Vergüenza española


            Incompresible, aterrador, abominable, surrealista, normal dentro de esta España que se devora a sí misma, depredadora, enchufista, demoledora, convulsiva, despreciativa, indigesta, vomitiva y más calificativos que usted pueda y deba añadir, a la medida que la Secretaría de Estado de Información que el Partido Popular ha tomado con el ciudadano español Diego Martínez Santos al denegarle una beca para ser admitido  en el programa becario “Ramón y Cajal” por el que se programaba una ayuda económica para que tal joven, me refiero a Diego, pueda incorporarse a tal proyecto en España.

            Ello ocurre, lo que son las cosas, el mismo día en que el joven Martínez Santos es definido, admitido y consolidado  como el mejor físico experimental de Europa por su participación en el experimento LHCb del gran colisionador en no sé qué, ni tampoco me importa un periquete, pero reconozco que debe ser algo importantísimo.

            Pues bien, da la casualidad que en el mismo día en que Europa reconoce los conocimientos, o sea, la sabiduría emergente e internacional del joven Martínez Santos, no sé quién, me la trae floja quién sea, alguien, bajo el tapadillo de la Secretaría de Estado de Información, deniega que el “maldito” físico español pueda volver a España para desarrollar sus conocimientos a favor de nuestra Nación y de los que ampara sus conocimientos que, por cierto, les trae al pairo a los jefazos del Partido Popular.

            El mencionado dislate, putada, desconocimiento o, simplemente, despiste institucional, solamente puede ser atribuido a una congestión de inoperancia irrisoria en los departamentos institucionales de Investigación de esta España nuestra-vuestra-de ustedes- y del PP que, si tuviéramos un asomo de vergüenza torera, no es necesaria la torería, debería llevar de súbito, o por instinto básico, a la defenestración   de todo el equipo de Investigación o, al menos, a exigir la dimisión de sus miembros.

            Todo sea por el buen nombre de este territorio, ya saben, español.



miércoles, 15 de mayo de 2013

Los prismáticos del PP


             O nos vamos todos al garete o volvemos a la España Una, Grande y Libre o que Dios nos salve de la ceguera política de algunos barones del Partido Popular, aquellos que observan su ombligo con gran complacencia o, son tan ignorantes, que no caen en la cuenta que, aunque conformemos un puzzle autonómico con diecisiete banderas y parlamentos todavía, a causa del sentido común de nuestros gobernantes -Suárez, Felipe, Aznar, Zapatero y Rajoy, sin excluir a SM el Rey, que aunque no gobierna, modera una pizca- vivimos en paz, aunque millones de ciudadanos lo estén pasando muy mal y tengan que terminar comiendo insectos, tal como comienza a recomendar la FAO, mano armada de la ONU para intentar recortar la hambruna.

            La derecha al igual que la llamada izquierda saben que será muy difícil seguir caminando hacia la normalidad con tanto nacionalismo emergente por todos los rincones de este país -ya sé que tiene por nombre España- en el que de este a oeste y de norte a sur todo dios se ha convertido en vecino de su patio particular con su bandera, himno, escudo e historia; pero si fuésemos algo imparciales, podríamos admitir dos cosas: una) que nos equivocamos al concebir aquel “café para todos” que terminó en trocear a España en diecisiete territorios autónomos, y dos) que existen dos regiones y/o nacionalidades, Cataluña y País Vasco, que tienen una mayor, pero enormemente mayor, singularidad que el resto, y ello viene dado por el pezón, la nana y, lógicamente, la lengua en que se cantó aquella nana.

            Nadie habla de Navarra, tal vez por la boina roja, el deténte -escapulario del Sagrado Corazón de Jesús- o por ser de derechas hasta ahora, pero su régimen foral, al igual que el vasco, goza de los privilegios otorgados por la Constitución, por Franco y por la historia; es la niña mimada de la que nadie habla.

            Sin embargo, escribir de Cataluña es jugársela a cara o cruz, y es ahí donde nos la jugamos. No estaría mal que Monago y compañía dejaran de mirar a España con los prismáticos al revés, o sea, mirando sus ombliguitos.

            Estos señores no tienen visión de Estado, de manera que dejen a los que observan la realidad de España en su conjunto, o sea, con los prismáticos ampliando la visión, que hagan su trabajo aunque les incomode y nos incomode.

            Saben más, aunque a veces, demasiadas, se equivoquen.

martes, 14 de mayo de 2013

El dedo alargado de Pacheco


          Lo de Alianza Socialista Andaluza, después Partido Socialista de Andalucía, más tarde PA, y, para finalizar casi en la escombrera, ha sido la lucha más cainita que se conoce en la historia política contemporánea.

            El ex alcalde jerezano Pedro Pacheco, junto al ex regidor sevillano Alejandro Rojas Marcos, líder eterno durante toda la metamorfosis de ese andalucismo oficialista, tuvieron mucho que ver en el derrumbamiento de una idea política que, aún hoy, es vital y necesaria para el resurgir de Andalucía, devastada en la actualidad por los EREs socialistas y el inicio de una guerrilla solapada en el seno del PP por la nominación a la candidatura de la Junta.

            Pero lo de Pacheco fue la repera de eso que se ha dado en llamar “mosca cojonera”; sabedor de su fuerza tras el desastre de 1982 en que el PA inició la travesía del desierto electoral, pero con el camello sobre sus espaldas, sus travesuras con el andalucismo fueron inenarrables.

            Por narrar alguna de las aberraciones de este colectivo desgranado, puede valer aquella mítica campaña en que en las vallas que adornaban las plazas andaluzas se podía leer “Ni Alejandro ni Pacheco”, y entonces emergió Arturo Moya, que se gastó unas lindas pesetas, como candidato a presidir lo que es patrimonio nacional del socialismo; no es necesario decir que el granadino no obtuvo acta de diputado regional.

            Pues bien, a Pedro Pacheco, el que tras dar un mitin en el confín del mundo regresaba siempre a su Jerez del alma, eso sí, haciendo parada en el camino y comiendo la linda mojama y el buen jamón que llevaba en el maletero del coche, a Pedro, decía, le han endiñado una sentencia de más de cuatro años de cárcel por lo de siempre, ya saben, el trapicheo de la cosa pública, y por colocar con su alargado dedo a un par de enchufados en puestos de promoción de beneficios a repartir.

            Al final, seguramente, quedará en nada, ya saben, se interpone un recurso, después otro y si te vi no me acuerdo. Me parece que fue éste el que dijo aquello de que “la Justicia es un cachondeo”, ¿ o no?


lunes, 13 de mayo de 2013

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (LIX)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas  -LIX-

"El Salón de los Espejos del Ayuntamiento de esta
ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia,
se encontraba poblado de ilustres venerables; tan sólo
faltaba, en el centro de las diagonales, un ataúd con
cuatro hachones, para que todos, sin previo aviso,
hubiésemos dado el cabezazo de rigor. Se trataba 
de la presentación del libro de un prestigioso vate.
Entre tanta gravedad de rostros en situación de alineada
formalidad, unos ojos verdes, por supuesto de mujer, parecían
querer penetrar más allá del protocolo. Los contemplé
como única tabla de salvación donde escapar del 
naufragio de aburrimiento y desconsuelo que me embargaba.
¿Se pueden amar unos verdes ojos? Pues sí, y ella lo entendió"

Juan

John Fletcher


SOLEDAD Y PARAÍSO


"El que vive retirado dentro de su mente y
de su espíritu, está todavía en el Paraíso"

John Fletcher

domingo, 12 de mayo de 2013

Y además, con dolor



          Esta sociedad nuestra camina hacia el dolor; sufrir ya se hace. No es lo mismo dolor que dolerse. Cuando uno se duele a sí mismo, sufre. Afirman los místicos de todos los tiempos que el sufrimiento bien llevado, no sé cómo, hace a la persona más fuerte. También se sufre al observar el dolor de los más próximos o ante el desamparo que algunos necesitan para tirar del carro, en fin, que lo del famoso valle de lágrimas es una realidad para una inmensa mayoría.

            Lo del dolor es harina de otro costal, si es de muelas para qué vamos a hablar; pues bien, resulta que para sanear la sanidad pública hace falta dinero en cantidad. Es necesaria la millonada de euros que se ha dilapidado en embajadas autonómicas en el exterior, duplicidad de cargos, aeropuertos inservibles, diputaciones, mancomunidades municipales y un muy largo rosario de etcéteras que pueden añadir.

            Y por ello se propició el barullo en lo de las recetas, especialmente en los más desvalidos: jubilados, ancianos y personal del curro. Los cónsules de la cosa sanitaria, la Mato por ejemplo, y los de la cuestión económica han confundido el “voltarén”, pongamos por ejemplo, con una chuchería que se le quita a un niño para que no se empache.

            La cuestión está que arde al “dolor” vivo; a pesar de ello, los economistas de Rajoy no encuentran otra solución que la de retirar la gratuidad de los fármacos vasodilatadores que recetan algunos médicos a los ancianos que tienen deterioradas las neuronas. Se afirma que no hay estudios que prueben su eficacia; tal vez sea cierto, pero alivia a los familiares.

            Han retirado del espléndido recetario oficial casi todo lo relacionado con relajantes, sedantes e hipnóticos. De relajarse, nada y de sedarse, menos. Qué sabrán estos personajes de la economía de cómo se queda el cuerpo tras ingerir dos comprimidos de azul intenso.

            O sea, que vamos al encuentro del dolor por falta de originalidad a la hora de cachear al país; pero todo ello puede resultar muy peligroso para los gobernantes, porque si quitan al personal somníferos y sucedáneos, este pueblo va a permanecer despierto y eso, a la larga o a la corta, se paga en el recetario de las urnas.

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (LVIII)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poeta  -LVIII-

"Ya piso tierra firme, pero guardo mis alas" es un maravilloso
verso alejandrino que escuché en cierta ocasión a Clara del Río.
No sé nada de ella, pero consiguió iluminar mi rostro con una
sonrisa de esperanza, y es que cansado de tragedias que asolan
lo que debería ser un camino hacia la felicidad, se sigue echando
de menos, en poesía, la sencillez; nada que ver con la simplicidad.

Juan

Perfume y elogio



ANÓNIMO


"Trata al elogio como al perfume;
huélelo pero no te lo tragues"

Anónimo

viernes, 10 de mayo de 2013

Cosas de maestro escuela


           Sin duda que son los años los culpables de echar, alguna que otra vez, la mirada atrás y comparar situaciones vividas con las actuales. Nada que objetar al progreso en todas sus dimensiones, aunque aquel sabor a matalahúva y la clásica zambomba se siguen echando de menos.

            Anda movido el cotarro pedagógico por el asalto a la autoridad del Maestro, origen de todos los males que padece la enseñanza. Y no me refiero al famoso dicho de que “tranquilidad viene de tranca”, que de eso, la generación a la que pertenezco sabe un rato largo; de esa autoridad, líbrennos Dios y los Santos Consejos Escolares establecidos para una sana democratización pedagógica.

            Me refiero a la llamada “autoridad de magisterio” que debe desprender la figura del maestro, auténtico depositario de gran parte de la formación de los pequeños que mañana poseerán la madre tierra, si es que le dejamos un mundo digno de herencia.

            La proliferación de teóricos organigramas ha venido a suplantar la realidad maravillosa del tándem niño-maestro o maestro-niño; no estoy argumentando la vuelta a aquellas humildes escuelas unitarias, pues la ira de los psicopedagogos, a los que me honro en pertenecer, haría tirillas de mi ya carcomido pellejo.

            Lo que deseo decir es que las figuras esenciales del proceso educativo son el niño y el maestro, y el resto son estructuras que deben apoyar a que la formación y educación se conviertan en auténticas realidades.

            El resto, a saber, inspecciones, direcciones, jefes de estudios, departamentos, seminarios, concapas, ceapas, idearios, conserjes, limpiadores y toda la masa aleatoria que vigila pasillos, se asoma a las vallas, pasa donuts o bollycaos, espera en las esquinas y sopapea a los maestros, deben estar al servicio del tándem anteriormente citado.

            Una sociedad en crisis perpetúa una escuela en crisis; y en la actualidad, además de la gravísima crisis económica, convivimos con la del sistema axiológico, o sea, la de los valores. La educación se ha atomizado, pues en cualquier mente infantil o adolescente inciden más de una docena de profesores y, perdón, cada uno de una leche.

www.josegarciaperez.es



Las palabras de "Juan el de Cartajima" (LVII)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas  LVII

Pues sí subí a la Sierra de las Nieves para invitar a 
Juan a que pasase en la ciudad que todo lo acoge,
Málaga, y todo lo silencia, la noche blanca. Y
sonriendo, recitó: "En este retiro de Cartajima
me siento seguro. Aquí no llegan los ecos de 
vuestros cascabeles y sortilegios. Te lo explico 
por última vez: en el lugar existen cinco reuniones
a horarios distintos: la de los jubilados, otra para
el tute, una de cierta rojería campesina (los jornaleros
son mi perdición), la de la cosa "culta" y, ya sabes,
mi preferida, la de pinsapos y rapaces. Sé la hora
de las reuniones y, según mi estado de ánimo, me
echo un subastado o me encanta observar la ceremonia
de algunos jubilados alrededor de la petaca y del
librito de fumar. Aquí todavía se usa: un auténtico
rito. Dedico una parte de mi tiempo al laboreo del
pellizco de tierra que he comprado y ya al anochecer,
cuando el lobo aúlla, me retiro, ceno cosillas de la
matanza, tomo un pucherete y leo, principalmente,
a Pessoa. Cuando me place voy a Ronda y ella, ya sabes,
Mar, y yo, nos fundimos en un solo ser. Y somos felices, sin más"

Juan

François de la Rochefoucauld


DEL ABURRIMIENTO


"Solemos perdonar a los que nos aburren,
pero no perdonamos a los que aburrimos"

François de la Rochefoucauld

jueves, 9 de mayo de 2013

Las palabras de Juan el de Cartajima ( LVI )


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda como la de  Juan el de Cartajima,
tan  lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas  LVI

"Localicé en la negra noche mis estrellas preferidas:
Antares, Altair y Spica. Permanecía ociosas. Las 
miré con el amor de quien sabe que las noches son
más hermosas con la seguridad de su presencia.
Iniciaron su proximidad hacia mí. Cerré los ojos.
La humedad de las arenas penetraba mis espaldas,
el pinar de la "Casita Azul" unía a su fragancia el
sabor de las flores de sal; un último silabario de
trinos de chamarín insinuaba al silencio. Entreabrí
el alma, y los párpados percibieron tres destellos
al unísono. Sentí quebrarse el cristal, y palpé el deseo de 
la vida que me estuvo negado durante el día. Amé"


Juan

Amiel


PAISAJE SIN CIELO


"El pensamiento sin poesía y la vida sin eternidad
son como un paisaje sin cielo: nos ahogamos en ellos"


H. F. Amiel

miércoles, 8 de mayo de 2013

Wert contra Wert


           Se cuenta en “los dichos y hechos” de Jesús de Nazaret, esos libros llamados Evangelios, que en cierta ocasión, no sé ahora mismo la causa, algunos que estaban alrededor del nacido en Belén le comentaron: “mira, ahí están tu madre y tus hermanos”, a lo que el galileo contestó: “mi madre y mis hermanos son los que cumplen la voluntad del Padre”

            En frío, la contestación podría considerarse como un desapego de Jesús hacia sus más íntimos familiares, pero a poco que se profundice algo en la respuesta podríamos estar de acuerdo en que para él la familia es la conformada por hombres y mujeres a los que une más la fe que la sangre, la comunión de ideas que el hecho de formar un núcleo familiar.

            El hecho de que Juan Pablo Wert, profesor de Historia del Arte en la Universidad de Castilla-La Mancha y hermano del otro Wert, José Ignacio, ministro de Educación, haya demostrado públicamente, fuera parafernalias mediáticas, sus discrepancias con su ministro y hermano en cuestiones educativas nos habla muy requetebién de la política con mayúsculas, esa que nada tiene que ver  con la baratija con la que juegan los políticos profesionales en ese trajín que se traen en el Congreso de los Diputados.

            El catedrático, más amigo de realizar propuestas que protestas, dio una lección magistral, antiguamente le llamábamos ocasional, sobre el auténtico sentido de la política, y en especial de la política educativa.

            Puso el dedo en la llaga al hablar de la manoseada asignatura de Educación para la Ciudadanía, cuando argumentó que “cuanta más educación, más ciudadanía y cuanta más ciudadanía, más educación”, tirando por tierra todo un complejo “toma y daca” de sectarismos por una y otra parte, o sea, por parte de la izquierda, la derecha y el resto de formaciones.

            España, sin complejos y cainismos, ha vivido por un instante una discusión política fraternal que puede mejorar, al menos, nuestra convivencia sin estridencias.




         

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (LV)


"... un engendro de alguna una mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas  LV

"Inolvidable para mí, algo así como un hito en mi vida,
el almuerzo del pasado lunes con Manuel Alcántara,
Rafael Guillén y Antonio Hernández en Rincón de
la Victoria (Málaga); y es que como uno es un chispa
de molécula, pero viva, en este mudo de la literatura,
sé gozar tres horas de fantasía con tres Premios Nacionales
de Poesía, y si además los hermosos búsanos estaban
en su justa cochura y con la sal equilibrada, la maldita
bacteria helicobácter no tiene nada que hacer. Por
cierto que el Maestro Alcántara me ha invitado a dar
un recital con en ese bello paraje de la "Perusía": Álora


Juan

Lord Byron


PASADO Y FUTURO


"El mejor profeta del futuro es el pasado"


Lord Byron

martes, 7 de mayo de 2013

Más allá de Mou, Griñán


       De manera que viene el señor Mou, entrenador para lo bueno y lo malo del Real Madrid de don Florentino, y va y dice que Iker no jugará más, que Pepe tiene 31 tacos y se le han cruzado los cables y que, por su parte o sus partes, que no es lo mismo, el piensa seguir en el Real Madrid pase lo que pase.

            Dicho lo anterior que puede ser un cataclismo en estas últimas jornadas de lo que se ha llamado en definir como la mejor liga del mundo conocido, nada tiene que ver con las medidas del señor Griñán y don Diego que, sin encomendarse a Dios o al Diablo, ambos con mayúsculas, han anunciado que, diga lo que diga el recortador mayor del reino de España, el notario Rajoy, han decidido recortar el 40% de las extras de julio, llamadas hace años, del 18 de julio por aquello del subidón de armas que el muy general, y mayor dictador, señor Franco, sostuvo contra el legítimo, aunque ineficaz, gobierno de de la II República de España.

            Vamos, que el personal funcionarial y agregados andaluces no va a tener para abonar los gastos de los seguros de automóviles y demás recibos que los organismo pasan por estas fechas, además de sesgar los posibles diez días de vacaciones ganadas a pulso durante un año en que las tijeras, bien afiladas, han hecho de los suyas.

            Parece, cree un servidor que ya no sabe si es derechas o de izquierdas, sino de ese molusco que es el  caracol que no es ni carne o pescado, si tal medida será tomada por un encogimiento de hombros de las huestes de Cándido, Toxo y acólitos, pero que si tienen algo de vergüenza torera o de clases, me imagino que se echarán al ruedo ibérico para lanzarse, sin peto alguno, en contra de las medidas del POSE-A y de IU-A que, según mi modesto entender, han realizado una muy extraña pirueta que, por cierto, ha dejado a don Mariano como adalid de esta España que se nos derrite sin que nadie haga algo por salvarla.

            Resulta que la izquierda, ay Dios lo que son las cosas, ha salvado a Rajoy y Montoro de ser los únicos culpables de la ruina de tantos y tantos españoles que ganaron oposiciones para asegurarse las habichuelas. Aquí, llámese España, nos va abrumando, aunque no lo creamos y por ello tal vez me crucifiquen, el hedor de una izquierda que no sabe que lo es, o sea, la poltrona por encima de todo.


Las palabras de "Juan el de Cartajima" (LIV)



"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."

Pedro J. de la Peña



De poetas  -LIV-

"Despojado de vestiduras religiosas, políticas
y laborales, quedé desnudo. El frío de la soledad
y de la nada conmovió mi ser, y vi una roja gaviota,
era blanca, pero la percibí roja y sin alas que la
vinculasen al cuerpo. La seguí, volé con ella y
viví la locura conscientemente. Hoy, pasados tantos
años, todas las gaviotas son blancas, aunque de vez
en cuando percibo alguna como roja. Puro espejismo.


Juan

D'Houdetot



NUESTRA EDAD


"Cada uno tiene la edad de nuestro corazón"

D'Houdetot

lunes, 6 de mayo de 2013

Socialistas a la greña


          No andan los socialistas en su mejor momento, y menos si se tiene en cuenta que el señor Rajoy, con su galaica forma de actuar, les presta una ayuda insuperable. El cainismo, esa manera de ser tan español, anda que te anda haciendo estragos en el ya carcomido, según encuestas al canto, aparato que manda Rubalcaba que, en cada sondeo que se publica, va perdiendo votos que, me imagino, van a parar al talego de Cayo Lara y a la doble canasta de Rosa Díez que juega a par e impar, a derecha e izquierda, recogiendo voluntades del PSOE y PP, aunque al final de la actual legislatura serán estas dos formaciones las que se jueguen el inquilinato del Palacete de la Moncloa.

            Desde Galicia se iniciaron las primeras disidencias a cuenta de las tristemente famosas primarias, no olvidar a Borrell y Almunia; los gallegos, dentro de la claridad características que los define, ya se han pronunciado a través de Pachi Vázquez que ellos van a lo suyo, o sea a la catástrofe cainita quijada en mano, pese a quien pese.

            Van brotando, a nivel nacional, los Madina, Talegón, Patxi, Tomás, etc., y algún tapado más para lo que pueda ocurrir a nivel nacional, y por ello Griñán, a calzón quitado, ha afirmado que en Andalucía existen mejores candidatos que los ya nombrados; aunque un servidor, al igual que otros andaluces, piensa que el mismísimo Griñán es hoy el mayor y mejor baluarte que tiene el socialismo español, pero le acompaña la sombra alargada de los corruptos EREs que, el día menos esperado, le puede dar un susto de muerte súbita.

            Pero el lío, el auténtico lío, se encuentra en el tejido textil de Cataluña que lleva camino de enterrar a Carme Chacón como catalana y aparecer, en un santiamén, como paladina de España frente a ese juego de ser y no ser independentista del actual secretario general del PSC, señor Pere Navarro.

            No sé si todo este embrollo del “derecho a decidir” o no está perfectamente hilvanado por la hilandera Chacón que, asesorada, por su cónyuge puede dar al traste con la indefinición de la burguesía socialista catalana que maneja, aunque lo disimule. Pudiera ser.

            www.josegarciaperez.es