martes, 30 de abril de 2013

Mejor celebrar el 2 de Mayo


           Aunque sé que el 1º de Mayo tiene algo de reivindicación y mucho de fiesta, y hasta puede que de puente, los sindicatos, esencialmente los de Cándido y Toxo, están obligados a salir, más en estos tiempos que no corren, a las calles con bocinas, pancartas, banderolas y griterío, ganado a pulso, contra Rajoy y los suyos.

            Y aunque también sé que el 2º de Mayo ya no se lleva, exceptuando Madrid y alrededores, y que para muchos, más con el actual antisistema educativo, se ha convertido en algo trasnochado y, a veces, vergonzante, no debemos olvidar que, de una u otra forma, aquellos hombres y mujeres lucharon por la independencia de España aunque después el deseado indeseable de Fernando VII nos saliera un absolutista de mucho cuidado.

            Si volvemos a hoy, o sea, al 1º de Mayo, y lo analizamos con frialdad debemos de reconocer que son los sindicalistas liberados los que más se están jugando en estos momentos, por lo que preveo que a la orden del silbato y la manduca poblarán calles de algunas ciudades; a renglón seguido hay otros currantes más cuajados que, por lo que pueda ocurrir de aquí a un par de meses, harán acto de presencia en defensa de lo poco que les queda; ahora bien, como aparezcan los seis millones de indefensos se puede armar la de Dios.

            Justamente fue eso, la de Dios, la que se lió en Madrid el 2 de mayo cuando dicen algunos que el alcalde de Móstoles, sin necesidad de redes sociales, mandó a unos pocos a decir “leña al gabacho”, y fue entonces cuando Goya se cubrió de gloria con su famoso cuadro sobre los fusilamientos del día 3.

            Pues bien, hemos perdido la soberanía, que no al soberano cuya vida guarde Dios unos pocos de años más, ante la Merkel, los banqueros de postín, los jubilados como Sáenz, el banco de Europa, el FMI y la ramera de la prima de marras que nos maltratan y atornillan bastante más que el Pepe “botella” que, según dicen los expertos, no era tan mala persona como me enseñaron en los tiempos del azul mahón.

            El grito unánime de hoy debería ser el de “soberanía” e “independencia”, pero muy requetebién explicado no sea que Artur Mas se dé por aludido y entonces: apaga y vámonos.

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (L)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan  el de Cartajima
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de monte y mar..."

Pedro J. de la Peña


De poetas (L)

"Para vivir sólo vale la propia vida. Tengo una cerámica
colgada en mi casa de Cartajima, en la que se lee: no te
preocupes tanto por la vida, pues no saldrás vivo de
ella. La vida es... ¿cómo te decía?...¡una fugacidad!, 
no quieras más. Sería muy aburrido que durara más.

Juan

Juan Ramón Jiménez


POEMA Y DIAMANTE



"El poema debe ser como la estrella,
que es un mundo y parece un diamante"

Juan Ramón Jiménez

lunes, 29 de abril de 2013

El honorable jubilado


           Que alguien en España, aunque sea el señor Alfredo Sáenz, se jubile con más de ochenta millones de euros -me pierdo en las rancias y añoradas pesetas- no deja de ser un  escándalo y afrenta para otro buen puñado de millones de españoles, incluido el que estas líneas escribe con un cierto tembleque de mucho cuidado.

            Sé que el tal, listo donde los haya, se ha pasado toda la vida entre el codiciado parné y buscando la forma de que a su paso por distintas entidades financieras, un reguero de beneficios haya hecho las delicias de los que confiaron sus pesetas y euros a su buen hacer en la búsqueda de satisfacciones monetarias, pero, coño, ochenta y ocho millones de euros son una blasfemia social arrojada al rostro de  los más de seis millones de parados de esta España de unos pocos y de aquellos, funcionarios y currantes, que tienen que dividir por treinta todos los meses para no estropear el estómago de los suyos.

            Este caso, como otros menos estruendosos, aunque parecidos, debían de estar prohibidos en esta sociedad anónima repleta de individuos concretos que están lampando por vivir con cierta dignidad, o sea, trabajando y buscando para sus churumbeles una intendencia que consiga amortiguar que el apetito, algo deseable cuando hay “posibles”, se convierta en hambre que ponga las tripas a tronar.

            Sí, estúpido, ya sé que existen leyes y resultados anuales que lo avalan y permiten, pero también sé, o al menos lo presumo, que cinco casos seguidos como éste que relato pueden dar lugar a un hartazgo de aguante que dé paso, sino a un estallido de mala uva, sí a un ¡ya está bien!

            Presidente del Banesto, Consejero de Telefónica, Consejero de Banca Catalana, del BBV, del Banco Santander, condenado efímeramente por la Audiencia Provincial de Barcelona a una pena de risa, indultado por el Gobierno de Zapatero -ya saben que los bancos condonan las deudas de los partidos políticos-, el señor Sáenz ha colocado una pica en España mayor que la que colocó Carlos V en Flandes.

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XLIX)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde a
un hombre de tierra y mar..."

Pedro J. de la Peña


De poetas XLIX

"Tienes que dejarte. La vida es un discurrir del tiempo.
Una bocana abierta al mar, éste se traga al tiempo  y lo
transforma. No existe el ayer y el mañana, tampoco el
hoy. Todo forma un conjunto de sueños, realidades y
frustraciones. Cuando estás viviendo el carpe diem,
lo haces desde una experiencia heredada de la que no
puedes prescindir y, al mismo tiempo, estás proyectando
el sueño del mañana. Déjate. No mezcles experiencias,
Asume todo. Lo que fue, es y será"

Juan

W. Pen


SOBRE LA CENSURA



"Tienen derecho a censurar los que tienen corazón para ayudar"


W. Pen

domingo, 28 de abril de 2013

La margarita política


        Mientras Artur Mas anda buscando por lo recovecos del Estado Vaticano un cardenal afín al independentismo catalán, y una balacera ha rociado la toma de posesión del primer ministro italiano, señor Letta, nosotros vamos afinando la puntería para ver si damos en el blanco del hombre o mujer que, dedicados a la política, puedan echarnos un cable para salvar a España de irse a pique.

            Es por ello que van publicándose distintos nombres de posibles candidatos a la presidencia, o sea, la prensa, según editoriales y gustos preconcebidos, comienzan a trazar el perfil del nuevo líder que intente hacernos ver que es posible salir del atolladero.

            La mayoría de ellos y ellas nada tiene que ver con experiencias en asuntos de gobierno, y así nos encontramos en el listado con personajes como Eduardo Madina (PSOE), Alberto Garzón (IU), Albert Rivera (Ciudadanos), Beatriz Talegón (PSOE) y algunos más de poca monta, pero con los colmillos algo afilados. Causa cierta sorpresa que no brote, entre tanta esperanza desbordada, algún joven del PP que sea del agrado del vecindario; en otro momento, habrá que analizar el hecho.

            De los cuatro anteriormente aludidos, tengo la sensación que el primero de ello, Madina, no conoce el solar patrio de corrido, o sea, su conocimiento del mismo discurre entre el País Vasco y Madrid, con alguna que otra incursión sevillana; Garzón, joven preparadísimo en economía, lleva en sus espaldas el lastre de poder ser candidato ante el poder absoluto, en lo suyo, del PCE; lo de Rivera, hecho y consolidado en su batalla radical contra el independentismo catalán, no sería bueno su traslado de Las Ramblas a la Carrera de San Jerónimo porque perdería la baza electoral que posee en tierras de Mas; y sobre Beatriz Talegón, obvio realizar cualquier comentario ya que ella, en su fértil demagogia, se ha definido.

            Si a todo ello le sumamos que Rubalcaba se encuentra acosado por las primarias gallegas, el oportunismo del ya derrotado Paxti y la descendiente popularidad de Carmen Chacón, no me extraña en absoluto que el químico Alfredo pretenda, en su alquimia particular, que el proceso de primarias sea obligatorio para todas las formaciones políticas.

            Estamos ante un país de locos que no busca a los o las mejores, sino al divertido juego de deshojar la margarita; lo malo sería que el último pétalo fuese alguien semejante al desaparecido y célebre “cojo manteca”, que todo puede ocurrir.


            

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XLVIII)


"... un engendro de alguna mente tan contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas XLVIII

"Muy entristecido se encuentra Juan; me dice que a él
no le gusta la llamada poesía de la experiencia o de
la nueva sentimentalidad, lo que no quiere decir que
sea mala. Tampoco me gustan -dice- las rubias oxigenadas,
las prefiero de negro cabello sobre piel blanca, y no pasa
nada. No entiende por qué Benítez Reyes ha comparado
a sus críticos con los skin heads porque no les agrada
su poesía. A él no le preocupa porque nunca perdió el 
tiempo realizando crítica alguna sobre su poesía o narrativa.
Lo único que dice, pero en reuniones privadas y al calor
de su clásico pucherete; que le aburre la lectura de esa poesía"


Juan

Inge


SENTIDO COMÚN


"La sabiduría del sabio no es más que
sentido común en grado poco común"

W. R. Ingen

viernes, 26 de abril de 2013

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XLVII)

XL

"... un engendro de alguna mente tan contumaz
y  rabuda, como la de Juan el de Cartajima, 
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas XLVII

"La alegría reside en el propio interior. Cuando se encuentra,
estalla gozosa y se irradia por todos los poros de nuestro
organismo. La auténtica alegría se nutre del encuentro con
uno mismo. El equilibrio y la armonía se conjugan cuando se
es capaz de mirarse a través de la propia realidad. Nadie
nos puede ayudar al encuentro de ese hallazgo; es una gran
osadía mantener la mirada frente al espejo de nuestro otro
sueño. Cuando a veces se consigue, puede nacer un poema"

Juan

¿ETA?, perdón, EPA


            Estos titulares no son nada agradables, pero son ciertos según los expertos que ponen frialdad a los problemas de millones de españoles, de los cuales más de seis millones anda de lunes a domingo mirando al sol con los brazos cruzados y sin atisbar la más mínima esperanza los lunes, martes, miércoles, jueves, viernes.

            Y que cambio puede existir en un país de emigración que se ha quedado sin el maldito o bendito ladrillo y donde parece imposible cambiar el sistema de productividad. Comos los ineptos políticos siguen en la cuerda floja de recortar, los  pocos ciudadanos que tienen algún herraje ahorran lo que pueden, no existe consumo alegre, la pasta no se mueve y la ruina sigue su camino imparable entre promesas imposibles de cumplir y gastos inútiles que, por su duplicidad, no cesan por doquier.

            Los datos son terroríficos: en dos millones de hogares todos sus componentes se encuentran en paro, se levantan por la mañana -no importa la hora-, se miran unos a otros, se vuelven a mirar y trocean, sin prisas, las últimas migajas de algún que otro ahorrillo mientras, no les queda otro remedio, confían en Montoro, Guindos, Rubalcababa, Cayo o Rajoy, que ya es confiar.

            Y este sistema se rompe en dos partes: una que sea amplia en número de personas, los pobres, y otra muy reducida en sus componentes, los ricos. Pues los hay en este país de injusticias que van de bar en bar buscando el café más barato, ya saben, los que han aprendido el valor de diez míseros céntimos, y aquellos, los menos, que alardean de una cabriolas de churros con chocolate negro, que son la envidia de los primeros y que un día, no sé en que momento, asaltaran no ya el Congreso de los Diputados, sino las mismísimas terrazas para compartir el “pan nuestro de cada día”, que es lo que Dios, oh Dios, manda.

            O esto se rompe en dos partes o todo es una mentira que nos tiene atolondrados, y es que no es posible que unos pocos alardeen de embolsarse miles de euros mensuales a través de una legalidad que ellos mismos legislan, y que en personal que conforma la ruina vote y vote una y otra vez al sistema que los lleva a la miseria, sistema que, por obsoleto, habrá que cambiarlo por las buenas o las malas.

            Mejor por las buenas, digo yo.


Francis Bacon


HOSPEDAJE Y PRISION


"El cuerpo sano es el hospedaje del alma;
el enfermo su prisión"


Francis Bacon

miércoles, 24 de abril de 2013

De asedios al Congreso de los Diputados


            Formo parte de aquel grupo de diputados, grupo cada año más exiguo, que vivió en sus carnes el asalto al Congreso de los Diputados aquel 23 de febrero de 1981, o sea, formo parte de la prehistoria de lo que se dio en llamar Transición política de la Dictadura a la Democracia.

            Años de muy difícil andadura en los aspectos políticos, económicos y de terrorismo. Tal vez, son tantas las veces que lo he escuchado, no lo hicimos todo lo bien que se esperaba de la “varita mágica” de la democracia; pero entre tanta inflación, ruido de sables, nostálgicos del franquismo, amantes de la ruptura y partidarios de la reforma: declaramos la amnistía política, nos dimos un régimen de libertades consolidado en la Constitución, se formalizaron entre todos los partidos políticos los llamados Pactos de la Moncloa, intentamos, y todavía en ello estamos algunos, mantener la unidad de la nación española dentro de la diversidad y riqueza cultural de las llamadas Comunidades Autónomas que, en la actualidad y sin complejo alguno, tal vez habría que revisar para definir su punto final, y no seguir con tantos suspensivos, para acotar de una vez el desmedido afán de algunos.

            Pero aquella fatídica tarde, algunos no comprendieron nada y ocuparon el Congreso con la fuerza de las armas, olvidando que la premisa esencial de la democracia es tomarlo con la arma de los votos, con la voluntad política de la ciudadanía acudiendo a las urnas; porque es en las urnas, tan sólo en las urnas, donde los hombres y mujeres somos realmente iguales en cantidad y calidad.

            Ahora pasamos la gran mayoría de los españoles tiempos muy difíciles desde el punto de vista económico, pero no solamente somos nosotros, no, la crisis ataca a toda Europa, y qué decir de los lugares donde reina la hambruna.

            Pero creo, seguro que nuevamente estoy equivocado, que no es momento de asedios al Congreso, de derrocar al Gobierno mediante la intimidación, de crear un espiral de violencia en el que todos podemos vernos envueltos; no, no es momento de eso, es tiempo de cordura, de acuerdos, de alentar desde la multiplicidad de ideologías que ocupan los escaños al consenso, al pacto, a la integración de todos los grupos políticos para salir del actual atolladero.

            Es momento de ejercer la auténtica mayoría de edad política.

             

Luis Vives



LA PALABRA


"No hay espejo que mejor refleje
la imagen del hombre, que sus palabras"

Luis Vives

martes, 23 de abril de 2013

Las palabras de Juan el de Cartajima (XLVI)


"... un engendro  de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."

Pedro J. de la Peña



De poetas XLVI

"Tengo frente a mí, en la cabecera del dios-ordenador,
una pequeña baldosa en la que se lee: Soy un ser humano,
no doblar, maltratar, ni lastimar. Por favor, si es necesario
pinchadme con un brillante acero, pero respetad el santuario
de mi intimidad, es lo único que me pertenece"


Juan

Thomas Fuller


DE LIBROS


"La cultura ha ganado principalmente con aquellos
libros con los cuales los impresores han perdido dinero"

Thomas Fuller

"Medidas no gratas e incómodas"


           Uno se alegra, sin saber exactamente la causa, de que la famosa prima de riesgo haya bajado el umbral de los trescientos puntos, a la hora en que tecleo; se entristece de que al señor Arenas, en el interior de un sobre, no de los de Bárcenas, le han introducido una bala; ve, como un hecho ya normal en esta España de ellos que a Pastrana, Secretario de la Federación Andaluza de UGT, sus compañeros del alma le comprasen, en su día, un caserío por valor de más de doscientos mil euros; suponiendo que el yerno de SM el Rey se vaya a Qatar para entrenar a la selección de balonmano, redundando más en el consabido nombre de Golfo Pérsico, si la magistratura no le retira el pasaporte, que seguro que no lo hará; y observando que Artur Mas, emulando a Caballero Bonald, se ha convertido en un poeta que reclama cuidar la rosa catalana sin espionajes del centralismo hispano; viendo, pues, todo este maremágnum de posibilidades que gozamos para reclamar nuestro derecho autóctono a sentirnos un país surrealista, nos salva que la patria hispana hoy se va a paralizar durante dos horas para ver el partidazo entre Bayer y Barça, después de haber visto de refilón, un lunes a las diez de la noche al Celta de Vigo contra el Zaragoza de Manolo Jiménez, dejando en ridículo la teoría masónica judía de que franco nos colocaba un partido semanal de balompié como opio del pueblo.

            Si a todo ello, que no es moco de pavo, le unimos que en la conferencia de prensa que han mantenido el presidente de Eslovaquia y el nuestro, señor Rajoy, este ha anunciado -en este momento cruzo el pulgar y el índice de la mano derecha, como preludio del rezo del santo rosario que iniciaré en la vigilia del próximo jueves-, con las cachazas que le caracterizan, que el viernes el Consejo de Ministros va a tomar medidas no gratas e incómodas, el porvenir que nos espera se presenta de lo más normal para iniciar una toma de valium o, si lo desean y les aconsejo, unos güisquis espaciados en tiempo y lugar.

lunes, 22 de abril de 2013

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XLV)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tas lugareño y tan sabio como  corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas XLX

"A la muerte del día, cuando la jábega de la noche encienda
el candil de la sombra, sentados todos alrededor de la fruta
de Baco, iniciaremos nuestros relatos, con la certeza de que
entre nosotros seremos comprendidos. Os contaré mis citas
con los dioses, siempre a la espera de percibir el temor de la 
proximidad de la inspiración. Os adelanto, como primicia, el
recuerdo de aquella noche julio como si de una aurora se 
tratara. La tarde, sentado en la anciana butaca, donde la madre
amortiguaba sus dolores con el leve balanceo y la mirada
incrustada en el mar de sus mayores, pasaba en un estallido
de quietud; tan sólo el joven ficus que asomaba sus ojos a la
eucarística terraza intentaba penetrar con su verde mirada
el santuario de mi conciencia"


Juan

con los dioses 

Mingote



OPTIMISMO Y PESIMISMO



"Un pesimista es un optimista bien informado"

Mingote

domingo, 21 de abril de 2013

De Cándido a Cándido, pasando por Pastrana


             Debía correr septiembre de 1982, cuando fui enviado, por el PSA, a dar un mitin en un pueblecito de la sierra de Jaén. Llegado al lugar, los tres militantes del partido andalucista me comunicaron que esperaban pocos asistentes al acto porque Cándido Méndez, hoy, ayer y antaño Secretario General UGT, coincidía en horario con la pequeña matraca andalucista que un servidor iba a dar a los sufridos “hijos” de Alejandro Rojas-Marcos.

            Y así fue, porque tras los esfuerzos de los miembros del comité local no llegábamos a una docena, incluidas las esposas o compañeras de los esforzados militantes andalucistas, los que nos reunimos para echar un rato hablando sobre el nacionalismo reivindicativo del notario de Casares (Málaga), Blas Infante.

            Por aquellos tiempos, el que estas líneas intenta escribir era un “fiebre” en toda la extensión térmica del concepto, de tal forma lo era que, inocente como un palomo, me acerqué para saludar a Cándido en aquel lugar olvidado del mundanal ruido; y el muy “ladilla” estaba poniéndome verde; él obtuvo acta y yo, echándole valor al tsunami felipista volví al Colegio Público.

            Desde entonces, Cándido no ha hecho más que subir y subir hasta llegar a ser lo que es, un ser imprescindible dentro del sindicalismo español que, consiguió y todo, ser líder europeo de la UGT; así nos va y les va.

            Pero hubo un momento en que estuvieron a punto de hacerle la cama. La alerta saltó cuando un joven Manuel Pastrana, en una magistral jugada de ajedrez, se alzó con la victoria de la FSP de UGT de Andalucía frente a la lista oficialista de Cándido; corría el año 1995; defenestró Méndez a los que deseaban arrebatarle su mendrugo de “pan”, finiquitó a la FETE y, ya más tranquilo, se sentó en el sillón en el que todavía permanece y, para que todos vieran que era lo que es, elevó a Pastrana a la Secretaría General de UGT, previo Congreso atado y bien atado.

            Ahora, a estos días me refiero, el bueno de Pastrana, que está enfermo, ha saltado a la palestra porque, según dice la letrilla negra de algunos medios de comunicación, se ha atragantado con un almuerzo de mariscos en la ciudad de Durban (Sudáfrica) y por la que ha abonado más de 800 euros con su Visa Corporate Oro que poseen, además del carné, los máximos dirigentes de UGT.

            Lo que no aclara la “canallesca” es si la contumaz mariscada es debida a la dieta que tiene que aguardar por su enfermedad.

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XLIV)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas XLIV

"Acudid a mí. Nos espera la Plaza del Obispo, abierta y
gozosa para que confirmemos nuestro arrebato de querer
ser dioses carnales; nuestros espíritus tomarán el incienso
de la sagrada catedral, y nuestros cuerpos iniciarán el estiramiento
del otoño y los tentáculos del deseo proyectarán un reguero de 
pasiones por el dédalo de callejuelas que adora a la mole 
catedralicia; borraremos con una larga mirada la idiotez del
tiempo perdido, y los naranjos impregnarán con su azahar,
que guardan para nosotros, el aliento de nuestras bocas"


Juan
 

Sir Suckling


BELLEZA



"Su rostro es como la Vía Láctea en el cielo;
un reunión de suaves claridades sin un nombre concreto"

Sir Suckling

sábado, 20 de abril de 2013

"In ictu oculi"


                “In ictu oculi”  es un soberbio cuadro de pintura de Juan Valdés, año 1674, que se encuentra en el Hospital de La Caridad de Sevilla y que viene, con toda su tragedia añadida, a “fotografiarnos” la realidad de la peste bubónica acabando con todo lo habido y por haber, a saber, un esqueleto, llamado canina por tierras de la ciudad, Sevilla, que se basta a si misma, arrastrando en su peregrinar a todo bicho u objeto viviente que se cruce en su camino hacia la muerte. Su traducción al castellano o español no puede ser más significativa, miren si no: “en un abrir y cerrar de ojos”. Vamos, y me santiguo asustado, que en una mínima pizca de tiempo dicha “señora” puede acabar con el más enterado que exista por estos lares.

            Así, nuestro amigo Rubalcaba, en una charla sobre la pobreza, tampoco vamos a llamarle conferencia, ha solicitado que se supriman de un plumazo los billetes, que dicen los más osados, de 500 euros, conocidos, murmuran, como “bin-laden”.

            No sé a ustedes, pero a un servidor, le da cierto vértigo que todo un señor que fue vicepresidente del Gobierno de España y ministro de un montón de ministerios, incluido el de Interior, desee borrar de un plumazo el deseo de que un pobre pueda optar a ver, o tener, un billete de esa envergadura me parece un sin sentido, por no decir una sinrazón o un sindiós.

            En primer lugar, porque vaya usted a saber cual es la finalidad de semejante político para, en vez de echar un rato largo hablando sobre riqueza, productividad o, al menos, esperanza, se dedique a cortar con la guadaña, como hiciera el artista Valdés, toda posibilidad de soñar con un billetazo de esas características, porque al fin y al cabo, digo yo, soñar no cuesta un euro.

            Puede ser que este sea el tratamiento que el ínclito de Rubalcaba desee aplicar a los sueños de Madina, Chacón o Paxti para convocar primarias en el PSOE y lograr que Alfredo, sin necesidad de adquirir la peste bubónica, sea depositado de una vez, y para siempre, en el baúl de los objetos olvidados de esta España que se nos difumina.


Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XLIII)


"...un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas XLII


Alguien llora en un esquina. Se aburre. Todo es igual,
machaconamente igual. La que llora es una zagala de
dieciocho años de edad. Está sucia y mojada. En su
mejilla izquierda se ha petrificado una santa lágrima.
Todos pasan:, un doctor en filología hispánica que dice ser
poeta. Los poetas han dejado de crear, tan sólo repiten la
plana. Tomo la mano de la zagala. Soplo en su lágrima; se 
evapora. Es la Virgen, me ama, la amo, nos amamos, cantamos,
bailamos. Un perro danza con nosotros. Somos felices. Un
sacerdote se santigua. La beso, me besa, nos besamos.
La poesía es una intimidad.


Juan

Garciapérez


SOBRE LA VERDAD




"¿Dígame la verdad?"

"Para qué: no te la vas a creer"


Garciapérez

viernes, 19 de abril de 2013

Las palabras de Juan el de Cartajima (XLII)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareños y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."

Pedro J. de la Peña


De poetas XLII


"Nos reunió Juan en Cartajima, al calor de su
chimenea, y nos habló de los cinco sentidos
puestos en ebullición ante la presencia de un
libro: de la contemplación de la belleza (vista),
de la rugosidad de su superficie (tacto ), del 
aroma a plomo y tinta (olfato), del lánguido
pase de sus hojas (oído) y del placer de su
lectura (gusto). Quedamos extasiados ante
su conocimiento. Nos aconsejó algunos libros
que poseían esas cualidades. Ya hablaremos de ellos"

Juan

Friedrich Hebbel


DEL ORO Y SU LICIMIENTO


"No es oro todo lo que luce;
pero también debería agregarse que tampoco luce todo lo que es oro"


Friedrich Hebbel

jueves, 18 de abril de 2013

El ministro Arias Cañete, con un par


          El ministro de Agricultura y alguna cosa más tiene un par. Ahí va el buen y rollizo hombre pregonando, como todo buen ministro que se precie de serlo, que hay que ducharse con agua fría para aliviar la crisis que nos mantiene como auténticos desgraciados.

            Él, como buen criollo de esta  tierra de hidalgos, va presumiendo que lo hace, y yo, dentro del interrogante que rodea a todo misterio, no tengo más remedio que creerlo. Sobrado de grasas, según parece, aunque puede ser auténtico músculo, no me extraña lo más mínimo que vaya presumiendo de que él realiza semejante sacrificio, aunque, dice un servidor, que habría que verlo para creerlo, pues más bien, debido a su volumen parece ser un ministro más adicto a las saunas que al vértigo que produce, o puede producir, la frialdad del Hache dos O por las inmediaciones de las partes íntimas.

            Vamos, que este andaluz venido a más, ahí se incluye toda clase de alimentos superfluos, solicita de la ciudadanía española, para salvar buena parte del consumo energético español, que las frías aguas zozobren por los vestigios de la esquelética española, mientras la Junta de Andalucía promete, y eso es más de lo deseado, dar víveres y provisiones a parte de la niñería andaluza que la está pasando canutas.

            Déjenos, señor Arias Cañete y ozú, aunque sea por un minuto que sintamos alrededor de nuestro esqueleto cómo pasan, sin hacerlas nuestras, el rocío maldito de las aguas frías del manantío de las duchas normales, mientras esperamos, alborozados, como el calor del agua, ay el calor, va perfilando el momento en que podemos introducir nuestra nuca, hueca a veces por culpa de usted, en el bendito mogollón de agua caliente que comienza a rociarnos con sumo placer.

            O es que no sabe usted que por aquí, por esta tierra de María Santísima, existe el llamado cubo-ducha, ese artefacto inventado, gracias a la inoperancia manifiesta de nuestros gobernantes, incluido usted, en el que se llena un cubo de agua del santo rocío para que, tras abrir un extraño artefacto, vierta su cruel contenido por el aterrido cuerpo de una chiquillería que, sin quererlo, se acuerda de usted y de toda su familia.


Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XLI)


"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."



De poetas XLI

"Comprenderás que estas líneas no conforman
un prólogo, sino más buen un final, tu final. Te
metiste, por aquello de las carambolas de la
vida en la selva de la vida literaria, quizás mejor
decir en el mundo literario. Algo así como una
caponada donde nada se perdona o aplaude.
A ninguna de mis sugerencias, prestas atención y,
sin embargo, sigues machaconamente preguntando 
y preguntando. Algo te impulsa a pasear por el
filo de la navaja. Allá tú. En último término, todo
es un asunto de libertad. Al menos, intuyo que 
deseas ser libre; pues bien, prueba de una vez"


Juan

Blaise Pascal


ESTUDIARSE A SÍ MISMO



"Si el hombre comenzara por estudiarse a sí mismo,
comprobaría, cuán incapaz es de comprender otras cosas"

Blaise Pascal

miércoles, 17 de abril de 2013

Los bomberos de la Diputación de Málaga, y más



           Pues vean ustedes lo que ocurre en este rincón español que ocupa montes y mar, llamado provincia de Málaga, y en el que comanda el Partido Popular en los principales ayuntamientos y, por consiguiente, en ese trasto romántico que es la Diputación.

            Resulta que don Elías Bendodo, presidente malacitano del PP y de ese bodrio, todos lo son, de nombre Diputación, ha decretado que las localidades con censo inferior a 1.700 vecinos tendrán que pagar los servicios de los bomberos de la “Dipu” en caso de cualquier incendio que pueda tener lugar en el patio de la casa que, por decisión gubernamental, se ha convertido en particular.

            Pudiera ocurrir que en Alpandeire, pueblecito rondeño donde nació el milagroso Fray Leopoldo, todo pueda arreglarse con unas rogativas al santo enterrado en Granada, pero en el resto, muy especialmente por las exóticas y desiertas tierras de la Serranía de Ronda o por las frondosas Alpujarras malagueñas, las lenguas de fuego nada tengan que ver con el Pentecostés de los santos apóstoles.

            Con esta maldita imaginación que poseo, veo en fila de uno en uno, o una, a todos los vecinos, con el señor alcalde al frente, pasándose el cubo de mano en mano para acabar con el fuego de la casa del bueno de Rosendo, que por aquello del puro que nos mete Industria, usa todavía el quinqué, se encuentran a la espera de la llegada del coche de bomberos con su jefe enarbolando la manguera y la factura del gasto.

            Venga, hombres de Dios y de Rajoy o Rubalcaba, ya está bien de tomaduras y quemaduras de pelos, pues si las Diputaciones, puros intermediarios entre el poder autonómico y las pequeñas poblaciones, no sirven ni para apagar el fuego que las quemen metafóricamente, me refiero a ellas, a las Diputaciones, como entes demagógicos que tan sólo sirven para organizar comités, captar votos y dar buenos sueldos a los amiguetes de turno, ya saben.



Aristóteles


AMISTAD Y JUSTICIA


"Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad,
no tendrían necesidad de la justicia"


Aristóteles

martes, 16 de abril de 2013

La Pantoja


            Existen hoy noticias a punta de pala para ponerse delante de un teclado y finiquitar desriñonado. De hecho fíjense en el revuelo mediático por lo acaecido en  Boston (EEUU): tres muertos, un centenar largo de heridos y Obama afirmando, sin dudarlo, que los culpables serán detenidos y pagarán por ello.

            Este triste suceso, tanto por las muertes como por el país en que se ha cometido, sin olvidar el famoso maratón, ha copado los medios de comunicación de buena parte de la madrugada del martes, de hoy y lo que colea.

            Lo del “pajarito” de Maduro, nuevo presidente de Venezuela por pura o impura chiripa, ha rozado en tiempo la noticia anterior; el petróleo es el petróleo, el castellano es el español y Margallo, el ministro de Exteriores.

            Tal es el empuje de estos dos hechos, el escribir de cualquier otra cosa, incluido lo de Oriol Pujol y el caso y acoso de las ITV, se queda en simple virutilla que a nadie parece pueda interesar.

            Y sin embargo, creo que buena parte mundo no se ha enterado de ese triplete de casos que he enunciado anteriormente o si lo ha hecho, que puede ser, lo ha asumido como el que se engulle un muslete de pálido pollo, hecho que, por cierto, en esos lugares a los me refiero no lo ven desde hace lustros.

            Por ahí, ya saben, por ese maldito cuerno de África, por la estepas siberianas, por los lugares donde miles de niños y niñas están mutilados por esas guerras tribales que nunca terminan, por el terremoto de Irán con ramificaciones en Pakistán y vaya usted a saber, etc., esas cosas, no incluyo lo de Oriol y Maduro por desconocidos totales, la muerte, en forma de metralla arracimada o misiles inteligentes, forma parte del menú diario.

            Claro es que a nosotros, si fuésemos algo sinceros, afirmaríamos que el muslillo de pollo dorado nos lo zampamos a sangre fría sin que se nos haga un pequeño nudo en el gaznate.

            Lo de la Pantoja es rancho parte; ahí podemos reír o llorar.


Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XL)


"... un engendro de alguna mente contumaz y
rabuda como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde 
a un hombre de tierra y mar..."


De poetas XL

"Sabemos que al poder no le agrada la crítica
intelectual, y también sabemos que el verdadero
intelectual huye de la sumisión y dirigismo. Por
ello, nos sentimos gratamente reconfortados en
nuestra "isla" marginada o, nunca lo sabremos 
bien, automarginada, y es que a veces se siente
uno más diferente, más realizado, más yo, luchando
contra los reales molinos de viento; pues, un pueblo
que calla, otorga; y un intelectual que silencia, deja de serlo"



Juan







Fénélon


¿LA VIRTUD DE LA ESPERANZA?



"Apenas existe alguno a quien el esperar demasiado
no haya costado muy caro"


Fénélon

lunes, 15 de abril de 2013

No le interesa a IU, menos al PSOE-A


           Acabo de leer en Google, noticia de ABC, que buena parte de la Organización de Presos de Eta está en comunicación con algunas formaciones políticas andaluzas, entre ellas PCA e IU, para que intercedan con el Gobierno Central a fin de conseguir el reagrupamiento de los presos etarras en cárceles del País Vasco y Navarra.

            La noticia, además, viene avalada por una carta en la que el firmante etarra da  las gracias por la acogida que su deseo ha tenido en la filas del partido que presta su apoyo al PSOE-A.

            Aquellos años en que Madrazo “jugaba” con los de la kale borroka y más desalmados, amigos del olor a pólvora, no fueron buenos para el PCE y buena prueba de ello es que el tal Madrazo, tras pasar por el cedazo de unas elecciones autonómicas vascas se fue a casita y, que un servidor sepa, poco se sabe de él.

            Reconozco, en parte, de que no es una gran aberración reagrupar a los presos del hacha y la serpiente, y si digo lo anterior es porque pienso más en los padres y madres, ay las madres, de los enchiquerados, ya que se les hace más viable el poder visitar a sus familiares, sean o no asesinos.

            De ahí no paso, políticamente y como medida de seguridad, los veo mejor desperdigados que “arrejuntaos” por aquello de la comunicación interna entre ellos, y si es cierto que la lapa y el disparo en la nuca parecen haber sido superado, no lo es menos que el arsenal de la muerte sigue en manos de los muchos o pocos que queden vagando, o no, por calles y ciudades españolas o de otros lugares.

            Y también por algo, sino de justicia sí al menos de cierto orgullo. Vamos, que han sido muchos los andaluces, militares, guardias civiles, concejales, civiles y fiscales que han perdido sus vidas a manos de algunos criminales que, para más inri, bajaron a esta tierra andaluza para disparar cobardemente contra el matrimonio Becerril, Martín Carpena o el Fiscal Luis Portero García.

            Debería Griñan, creo yo, pegar un fuerte tirón de orejas a su socio de Gobierno,… mira que después pagan justos por pecadores.

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XXXIX)


"... un engendro de alguna mente contumaz y
rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio el hombre como  corresponde
a un hombre de tierra y mar..."



De poetas XXXIX

"En todos los tinglaos de encuentros y congresos, lo esencial
son las copas y la expansión del círculo de amistades; las copas,
por aquello de que sabiéndolas beber, pesándolas, como
dicen por Cartajima, se dinamizan las neuronas y las amistades,
ya que el ser humano tiende a caminar tan sólo por el terreno
de la archiconocida estupidez, pues, es ahí, sin riesgos, donde
se siente seguro. Incondestai, una maravilla de criatura, fue,
durante toda la semana, la encargadade expansionar mi riesgo de 
aventura. Desde el avión de vuelta a casa, la ciudad que todo lo acoge
y todo lo silencia es una maravillosa apertura de tierra y mar.
Observé una vez más las nubes, e Incondestai, descansada en
una de ellas, sonreía. Pícara y angelical, como me gustan las mujeres.

Juan

Françoise René Chateaubriand


EL ESCRITOR ORIGINAL



"El escritor original no es aquel que no imita a nadie,
sino aquel que nadie puede imitar"

Chateaubriand


domingo, 14 de abril de 2013

¡Manos arriba!, grita Griñán



Hace un par de meses, el señor doctor que atiende mis manías con suma amabilidad diagnosticó que el marido de mi esposa, un servidor del Rey y súbdito de todos los reyes de taifas, desde Rajoy a Griñán, padecía ni más ni menos que “ansiedad anticipatoria”, y tenía razón el bueno de don Gregorio.

            Vean ustedes: poseemos la “pastora” (se llama Pastor de apellido) y yo, un pisillo que heredó ella de sus padres que, tenderos de toda la vida, ganaron con el sudor de su frente; la verdad es que no es gran  cosilla, lo alquilábamos y algo nos daba para gastos sorpresivos. El último inquilino hizo de él, según dice el vecindario, una especie de plantación de marihuana, pero como esto también va mal, dejo de abonar la mensualidad y lo dejó, oh Dios, hecho una auténtica porquería que tuve que fumigarlo de abajo arriba y de este a oeste. Y ahí está, en paz de Dios, confiada la pobre vivienda en que alguien ose pagar un escaso perraje, dado como está el patio.

            Como tenemos una hija única, algo más que un primor, dos nietas que son sendos milagros y un yerno, buena persona y deportista de mucho cuidado, con una paguilla para ir tirando, se me ha metido en la chorla que cuando la diñemos nosotros, le vamos a dejar, tal como está el cotarro, una auténtica ruina. Y con ello sueño, desvarío, tomo valium, pastillas para dormir y todo un chorreo de comprimidos que van desde el maldito colesterol hasta el ácido úrico, pasando, ¡toma ya!, por sulfato de quinina al que, para que haga más efecto, le endoso la quinina correspondiente al gintonic de marras.

            Pues bien, con el ya famoso decreto o ley que la coalición bipolar PSOE-IU, falta de litio, quiere arreglar el descosido que años atrás hicieran Chaves y su cohorte, incluido Griñán, se contempla que los jerarcas de la Junta pueden obligar a los Jerarcas municipales que el impuesto del IBI, no confundir con el pueblo donde nació con la que me acuesto todas las noches, puede y debe subir un 50% de envergadura en los pisos deshabitados.

            El suicidio de los que hemos trabajado día y noche está cercano, el claro horizonte se ha vestido de luto, los bancos siguen a los suyo -que no es lo nuestro- y los políticos, como Griñán  y Don Diego, cabalgan, impuestos al ristre, alcanzando el corazón de la sufrida clase mierda, perdón, media.
           
Pero podremos con ellos, todo es cuestión de no bajar las manos.

           

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XXXVIII)



"... un engendro de alguna mente contumaz
y rabuda, como la de Juan el de  Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."









De poetas XXXVIII


"Y fue en la discoteca Hanax (Valencia), en una de las noches
 golfas,donde volví a sentir el pellizco de la poesía de Antonio
Hernández, que haciendo equilibrio en el taburete, nos
cantaba aquello de"... renuncio a esta tristeza,/ pero cómo
la quiero. / En sus harapos vive/ la pulpa del que fuimos..."
La mano de Incondestai enhebró una caricia, un amor, y
de las baldosas, húmedas de ginebra, brotó una especie de
amaranto. Lo robamos y pasamos las noche regándolo"


Juan

Grillparzer


CADENAS Y LIBERTAD


"Las cadenas de la esclavitud atan las manos solamente;
es la mente más bien lo que hace a uno libre o esclavo"

Grillparzer

sábado, 13 de abril de 2013

Peña Puerta Blanca


            Mi amigo Emilio -forofo del Málaga, de la vida de las peñas y de la buena bulla- se le metió entre pecho y espalda que ayer sábado, un grupo de feligreses del Gran Vía, nos acercáramos a la Peña Puerta Blanca a vivir una comida de hermandad.

            Y hasta allí fuimos la crema y nata del Gran Vía, a saber, Fernando, Pepe “el pollo”, Manuel “el bético”, Manolo “el relojero”, Paco Montoya, Paco Siles, Quique y un servidor de ustedes, acompañados lógicamente del mencionado Emilio.

            Aquello era un hervor de gente sana con incrustaciones políticas, ya saben, concejales de aquí y de allí que acuden al lugar donde cohabitan grupos de personas; algo, por cierto, lógico.

            Iniciamos la manduca con una ensalada limpia y fresca como copos de nieve, adornada con boquerones en vinagre, cogollitos de lechugas, aceitunas de buen sabor y uno tomatillos que quitaban el sentido; rociado lógicamente con frescas cervezas y vino Rioja.

            De segundo, con un amor infinito, nos colocaron una sopa de espárragos del campo que fue la delicia de todos y todas; para terminar con un espléndido rabo de toro perfectamente cocinado, a saber, de esos que se introduce el tenedor y del hueso se desprende la carne a la primera. No siendo bastante lo expuesto hasta ahora, acabamos con unas naranjas nave-lates del Valle del Azahar, llamado del Guadalhorce. Para finiquitar la gula, algún güisqui o ginebra o café.

            Bien. Hasta aquí normal, ahora bien lo que es anormal es que cada uno de los comensales pagase la cantidad de diez euros por tamaña barbaridad de almuerzo.

            No es necesaria una gran cantidad de elementos extraordinarios para echar una tarde de antología. Vean ustedes, un grupo de amigos y diez pavos por cabeza, eso sí con un Relaciones Públicas como Cristóbal, que nos atendió como no lo merecemos.

            Si lo repetimos, ¿lo publico antes por si alguien desea incorporarse?. La verdad: ¿se apuntarían?



Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XXXVII)



"... un engendro de alguna mente tan contumaz 
y rabuda como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."



De poetas XXXVII

"Sé constante; no desfallezcas en la labor; amamanta
en tus papeles a los sencillos; no confundas conocimiento
con sabiduria; no seas enciclopedia andante; busca el
sabor de la vida, pues es ahí donde reside la auténtica
sabiduría; abraza la sorpresa que brote en tu camino
como haces con los pechos de tu amada, descubriendo
en ellos el suave tacto del amor; no sea nunca tu meta
el prestigio y reconocimiento, sino anunciar la verdad, y,
por tanto, afronta con serenidad los ataques normales
de los enanos de turno. Que así sea"

Juan

Gohete



EL DEBER


"¿Cuál es, pues, vuestro deber?
Lo que el día de hoy reclama."


Gohete

viernes, 12 de abril de 2013

El husmeador Verstrynge


           Soy de los que creo que las personas pueden y deben cambiar de mentalidad a lo largo de su vida. He sido testigo, por pura casualidad, de numerosas transmutaciones políticas, también religiosas, en lo mucho que llevo existiendo.

            Comprobé como aquellos que estaban en contra de la OTAN con ardor guerrero, pasaron a estar a favor de la misma y situaron a uno de sus hijos predilectos, Javier Solana, al frente de ella; alguna que otra sonrisa le debo a uno de los mejores gestores políticos de la Transición, Paco Fernández Ordóñez, por su triple salto mortal llevado a cabo desde el Franquismo al Socialismo, con estación en la UCD de Adolfo Suárez; qué decir de este último, que de Ministro Secretario General del Movimiento Nacional pasó a ser el primer Presidente democrático de España; todo ello sin meterme en los juramentos contradictorios de S.M. el Rey; y para que nadie vea en mí un fervor por la feroz crítica, un servidor dejó la formación centrista para recalar en el cainita Partido Socialista Andaluz de Alejandro Rojas-Marcos; ello sólo por considerar algunos ejemplos de ese cambio de mentalidad al que aludía a principio de este “copo”.

            Pero nada es comparable a la química que posee Jorge Verstrynge, nuevo adalid de los “escarches”, que tras haberse rozado con el nazismo, ejerció de Secretario General de Alianza Popular, se afilió al PSOE y anda, hoy en día, casi con la muleta del inolvidable “Cojo Manteca” en su afán por cambiar el sistema político actual por rancio y obsoleto, al tiempo que aconseja que todas las manifestaciones se realicen en Madrid por aquello de que en la Carrera de San Jerónimo se encuentra el Congreso de Los Diputados, lugar donde se cuece o dora la política española.

            Ver para creer, que diría el incrédulo del apóstol Tomas. Qué país, oh Dios, qué país este nuestro en el que todo se digiere, olvida y trota al compás del señor Jorge de marras que, afirma el muy ladilla, asistió al “escarche” que le endosaron a la Vicepresidenta Soraya en los aledaños de su domicilio para comprobar “in situ” cómo se hacían esas cosillas.

            Que pague los 1.500 euros de multa y no se vaya de rositas para darnos la tabarra en cualquiera de las tertulias que pululan en televisiones o radio. Eso, que pague por husmeador

Las palabras de "Juan el de Cartajima" (XXXVI)


"... un engendro de alguna mente contumaz y
rabuda, como la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde
a un hombre de tierra y mar..."



De poetas XXXVI

Un día, mi amigo Juan, pensó en escribir cosas que había
vivido, hechos que tan sólo él sabe, y comenzó a recopilar
en cuadernos cuadriculados todos sus momentos de locura.
Sentado en una butaca, llamó a Juana, su compañera, y fue
leyendo y explicando sus locuras. Ella, mientras escuchaba,
hacía croché con un ganchillo heredado de su madre.

Juan