jueves, 26 de diciembre de 2013

Una ocasión perdida, Majestad



A S.M. Juan Carlos I, Rey de España y demás títulos que ostenta:

Con el mayor de los respetos, me atrevo a deciros que en su discurso navideño de este año ha perdido la oportunidad de recuperar buena parte del aprecio perdido por los ciudadanos españoles.

Cuando en el año 1981 las tropas golpistas, al mando de Teniente Coronel Tejero, secuestraron a los representantes de la soberanía popular y al Gobierno legítimo de la Nación Española, y el Teniente General Milans del Boscha sacó los tanques a las calles de Valencia y la División Acorazada Brunete marchó sobre Madrid, los españoles esperaron durante horas a que SM hablara al pueblo para asegurarnos que España seguiría viviendo en paz y democracia. Pasadas algunas horas, se dirigió usted a la ciudadanía para decirnos que nada iba a enturbiar el proceso democrático que la gran mayoría de los españoles decidimos democráticamente en las urnas y que SM refrendó.

Corren tiempos difíciles Majestad; la crisis económica se ha instalado en España y el pueblo trabajador lo pasa mal, muy mal. La corrupción se ha enseñoreado de algunas de nuestras instituciones y la ciudadanía aguanta lo indecible, mientras los corruptos y corruptores, en buena medida, andan a sus anchas con alguna que otra excepción.

El siempre eterno problema del separatismo catalán se encuentra en unos de sus momentos candentes. Las autoridades autonómicas de Cataluña, pueblo al que no le niego su singularidad propia y su dignidad, andan jugando a violar la Constitución que nos dimos los españoles y que SM refrendó.

Dicen, no me lo creo, que los trabajadores de la cadena televisiva más importante del antiguo Condado de Cataluña han efectuado una huelga de media hora coincidiendo con las palabras que SM dirigía a la ciudadanía nacional, de la que forma parte la catalana. No me lo creo Majestad, no me puedo creer que un grupo de trabajadores “sabotee” por propia voluntad al Monarca de esta Nación.

Más bien creo que la orden ha partido de los que desean burlar la soberanía nacional que reside en el pueblo español según nuestra-vuestra Constitución, o sea, la clase política nacional-independentista de Cataluña.

SM perdió la ocasión de hablar claro a los que intentan desgajar España con proclamas desfasadas e ilegales.

Lo que se prepara en Cataluña es preocupante y solamente desde la firmeza en las convicciones democráticas que nos dimos los españoles pueden ser superadas.

Cambiemos la Constitución si es necesario, pero nunca Majestad para que la desigualdad, ya latente en esta España, tome carta de ciudadanía.

Lo siento Majestad, pero con el máximo respeto le digo que a mí, al menos, me defraudó.

José García Pérez
Miembro de la Orden del Mérito Constitucional

No hay comentarios:

Publicar un comentario