sábado, 16 de noviembre de 2013

Para ti después de las 0:00 horas


No son los cinco güisquis JB,
qué va, ya sabes, los bebo como el agua.
Tampoco es por tu ausencia,
acostumbrado ya como dormir
todos los días.
¿Quieres saber la verdad
de este desliz nocturno
de cada día?,
¿lo quieres saber? ¿sí?:
escucha atentamente:
todo empezó la noche
que hurté la comisura de tus labios
en la noche alocada
que, queriendo o sin querer, nos hicimos
cómplices del placer de lo furtivo,
de lo que llaman
prohibido, de saber que tu locura
pertenecía tan sólo a mí, amor.
Después, ya sabes, nos despedimos:
tú por allí, y yo aquí,
en silencio, esperando.

(De José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario