martes, 12 de noviembre de 2013

La vuelta del PSOE



           Pues sí, sea dicha la verdad: el PSOE ha vuelto. Algunos tertulianos se toman a chufla esta afirmación repetida una y otra vez por Alfredo P. Rubalcaba, y sin embargo yo me la creo a rajatabla. Lo que no sé si ha vuelto demasiado tarde o es que ha estado disfrazado durante tres decenios de diversos ropajes.

            El PSOE ha vuelto a su vieja oratoria de 1977 para decirnos que solamente se es ciudadano libre desde la laicidad y el ecologismo, y que por ello hay que acabar con el Concordato de la Iglesia y con las centrales nucleares: vale, pero da la casualidad que tras catorce años de gobierno de Felipe González y ocho de José Luis Rodríguez Zapatero siguen existiendo el Concordato y la Centrales Nucleares, o sea, que el personal no está para creerse algo tan manido en teoría y tan desconocido en la práctica.

            El PSOE ha vuelto para decirnos que habrá que conseguir que los que más ganen sean los que más paguen, cosa distinta a que paguen más. Y lo que son la cosas, fue un ministro de UCD que en paz descanse, Fernández Ordóñez, el que llevando la responsabilidad del ministerio de  Hacienda instituyó la primera Reforma Fiscal con su IRPF (curioso que lleva el RIP entre esas cuatro letras) y, desde entonces, para machacar a las clases medias, auténtico sostén de la sociedad, al que se une hoy el ejército de abuelos, todo ha sido por parte de socialistas y peperos poner parches que han empeorado aquella ley.

            Sin igualdad, se refería a la que debe existir entre hombre y mujer, no se puede ser socialista, decía Alfredo, y da la puñetera casualidad que fue también Fernández Ordóñez, siendo ministro de Justicia por el partido centrista, el que puso en marcha la Ley del Divorcio tan denostada por aquellos que mecían la cuna del PP, me refiero a Alianza Popular.

            Y todo eso se hizo con sermones de la Iglesia más recalcitrante, con los asesinatos a mansalva de ETA, con la ley de Amnistía y con el continuo y reiterado ruido de sables que finalizó en aquel intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

            Pues sí, habrá vuelto el PSOE, pero, por favor, que Susana, oh Susana, arregle esto de los rebujitos, las gambas y cigalas, el jamón de pata negra y los EREs, oh los EREs, ni una sola palabra en la Conferencia política sobre la corrupción. Pues claro; ha vuelto el PSOE.


No hay comentarios:

Publicar un comentario