domingo, 10 de noviembre de 2013

Conferencias



          Esta semana se cierra con la palabra mágica conferencia, si al término se añade “política” nos encontramos de lleno con la noticia más importante: Conferencia política del PSOE.

            Conferencia, concepto inútil en la vida del partido socialista, contrarrestada con la celebrada en Córdoba “Conferencia o reunión Interparlamentaria del PP”, concitada por unos y otros para ver si emerge un posible líder andaluz de la derecha que compita con Susana, oh Susana, en el aquelarre de las próximas elecciones andaluzas para hacerse con la mayoría en el Parlamento del Hospital de las Cinco Llagas; pero muy difícil lo tienen los discípulos de Rajoy para conseguir tal fin.

            Susana que apoyó, por orden del desaparecido Griñán, a Carmen Chacón para hacerse con las riendas del PSOE a través de la Secretaría General y a punto estuvo de que Alfredo P. Rubalcaba desapareciese del mundillo político, ha dado ahora un giro de 180º y le ha dado árnica al “químico” en todo lo referente a las futuras y suicidas primarias, y espérate, tú tranquilo, que ya veremos en que queda el cotarro. O sea, dicho de otra forma, nuestra Susana, catequista que fue del sevillano barrio de Triana, es la que manda ahora en el socialismo español y será ella, oh Susana, la que imponga la ley del más fuerte, pues no debemos olvidar que la agrupación socialista de Andalucía es la que pone y quita candidato a la Presidencia del Gobierno del Reino de España y/o Secretario General en el PSOE.

            Pero siendo estas Conferencias -las del PSOE y PP- importantes, la conferencia de pro es la que pronunció el juez Garzón, porque entonces era juez, por orden del avispero de Mercasevilla y por la que cobró don Baltasar seis mil euros, según noticia del periódico monárquico por excelencia, y en el que se dice por directo y hasta la bola que por dicha estocada no pagó el IRPF consiguiente y que todo el billetaje fue a parar a sus estuche particular, justamente cuando estaba investigando aquello del dinero “B” del caso Gurtel.

            Tanto es así que el personal de la derecha anda diciendo que la impenetrable juez Alaya requerirá su presencia en los juzgados sevillanos y, por si fuese cierto, el tal Baltasar no ha aparecido por la otra Conferencia, presencia que había anunciado.


           
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario