viernes, 11 de octubre de 2013

Dejar de ser



            Se ama; sencillamente se ama sin causa y razón.
           
Solamente los que aman pueden comprender a los que aman, pero ni siquiera los que aman pueden comprender la causa; menos aún intentar explicarlo.

            Es tan lindo dejar de ser hombre no siendo tampoco niño.

            Es tan maravilloso el fluir de palabras sin sentido.

            Es tan rico dejar de ser para ser con el otro.

            Es tan impresionante la transfiguración del amor.

            Es tan exquisito el contacto de cuerpos y almas.

            Es tan comunicativo el silencio.

            Es todo tan hermoso, que ya no puedo vivir sin amor.

            Es tan lindo.       


            (De “Meditando en pecado”, de José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario