miércoles, 25 de septiembre de 2013

Soledad





No quiero ayudas ni voces que a mí alrededor se alcen para determinar mi senda.

No necesito consejos ni gritos más o menos fuertes que vayan jalonando mi existencia.

No demando cariño ni susurros que turben de un enfermizo malestar todo mi ser.

Quiero estar solo. Necesito estar solo. Demando soledad.

Es en mi soledumbre cuando analizo lo irreal de mi realidad, y lo real de mi sueño.

Solo, sin compañías que adormezcan mi pensamiento; no deseo a nadie para reposar mis íntimos sentimientos.

Cuando estoy con otros, pienso en estar solo; cuando estoy solo, pienso.

(De “Meditando en pecado” de José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada