martes, 24 de septiembre de 2013

Los otros




   Caminan y pasan. No piensan o piensan mejor que nadie, no se sabe. Son seres normales. Se sienten felices. No cuestionan nada.

   Son dibujos desnaturalizados de la imagen que representan. En su “normalidad”, observan como extraños a quiénes preguntan a la vida por la vida.

   Se encuentran en todas partes. Son partículas de la atmósfera que respiramos.

   Vencen en todos los combates. Es imposible hacerles frente; conviene malvivir en su atmósfera, y emerger a la vida en determinados momentos.

(De “Meditando en pecado”, de José García Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario