lunes, 16 de septiembre de 2013

Las transferencias




       Ayer mantuve una entrevista con el Sub-delegado del Gobierno de Málaga. Afirmó, durante el desarrollo de la reunión, que él tenía convicciones personales tan arraigadas como las nuestras, o sea, como una Asociación que tiene por nombre: “Marginados, Constitución y Cristianos”.
      A “bote pronto” me parece una buena persona. Sus competencias, decía, estaban transferidas al Gobierno Autónomo, y poco podía hacer ante el listado de reivindicación que le mostramos.

         Yo, como el Sub-delegado, tengo mis competencias transferidas. Hice, hace años, una transferencia de mi vida: día a día, situación a situación, minuto a minuto todo se ha ido transfiriendo.
Mecido en el barco de la comodidad, el río hizo el resto. Nadie tiene lo transferido; se lo tragó la propia vida.
       Ahora deseo recuperarlo; deseo mis competencias para construir de nuevo mi vida. ¿Dónde están? ¿Quién las tiene? ¿Dónde está mi libertad? ¿Y la intimidad? ¿Y la soledad?

(De “Meditando en pecado”, de JGP)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada