jueves, 12 de septiembre de 2013

El senador Griñán



           A poco, querid@s lector@s, que ustedes sean algo perspicaces, cosa que no dudo un instante, caerán ustedes en la cuenta que el título de este “copo” lleva en su primera palabra un artículo determinado, pues el senador en cuestión no es cualquier persona, sino EL senador Griñán.

            No es que el menda, me refiero a un servidor de ustedes y de mi familia, se sienta defraudado ya que en política todo es posible, tan posible es todo que hasta lo imposible, o sea, la corrupción se vea como algo normal y, por tanto, posible.

            Bien, ya tenemos al señor Griñán, presidente nacional del PSOE  y secretario general de los socialistas andaluces, como Senador del Reino de España para vergüenza de él y de los parlamentarios del PSOE-A y de IU de Andalucía, ay de IU que pone en práctica aquello que alguien decía de poner una vela a Dios y otra  al Demonio, que han prestado su voto para que el ex presidente de la Junta huya hacia el Senado, primoroso fortín para la justicia ordinaria y camino de rosas para la extraordinaria, léase Tribunal Superior de Justicia.

            Hace algún tiempo, no mucho, no dudaba de la honorabilidad del ex presidente de la Junta, pero ahora, para qué mentir, le coloco un gran garabato de interrogante, pues si como él asegura y da fe nada tiene que ver con la pocilga de los EREs fraudulentos, por qué su gran escapada de la justicia ordinaria para refugiarse en la extra, esa que en multitud de ocasiones sobresee los casos y los finiquita casi con un aplauso.

            Pero ocurre, señor Griñán, que pase lo que pase, fíjese bien, aunque no pasara nada todo hace barruntar, a poco que uno sea un insensible y ciego sectario, que usted ha emprendido un viaje a la contra de lo que siempre ha anunciado: que todos somos iguales ante la ley.

            Ignoro, tampoco tengo mucho interés en saberlo, si la presidenta Susana, oh Susana, dará un giro a la incoherencia de buena parte del socialismo andaluz, pero mucho me temo que no será así por ser la ahijada política del escapado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario