viernes, 16 de agosto de 2013

Va por usted, don Ximo


          Los hay que se la cogen con papel de fumar o bien estudian la manera de pasar a la historia realizando el mayor de los ridículos, es el caso del diputado socialista Ximo Puig que ha solicitado que en el bar del Congreso de los Diputados no se sirvan gin-tonics y, quiero creer, que otros combinados de alcohol; refleja su señoría el interés porque se mantengan el vino y la cerveza, qué hombre tan vulgar intentar acabar en una santiamén con la bebida madre, la ginebra y además me imagino que en todas sus santas letanías, entiéndase el dry-martini.

            No ha pasado a la historia por no saber su nombre, el santo varón o la santa mujer que en su día, qué día Dios mío, dijese aquello que un güisqui bien bebido dilata el corazón; desde entonces unos y otras se lo tomaron en serio e hicieron realidad aquel consejo procedente de un alma interesada por el bienestar de la humanidad; eso sí, todo hay que efectuarlo con la lógica prudencia para no castigar al hígado más de lo necesario.

            No ha tenido otra ocurrencia el tal don Ximo que solicitar una nueva Ley Seca entre los aburridos representantes del pueblo español; hombre, señor Puig, son tantas las leyes que podían habérsele ocurrido plantear a los prohombres y promujeres del Partido Popular que viene usted y saca de las entrañas del bolsillo la pureza de ser, o pretender aparentar, que es usted un vulgar abstemio.

            ¿Pero que le han hecho a usted los gin-tonics?, ¿pero que tiene en contra de que un dulzón pampero rocíe los cubitos de hielo contenidos en una copa balón?, ¿pero que le ha pasado por la chorla para desear prohibir una posible dilatación de las coronarias con un sorbo tras otro de un carduch en condiciones?

            Bájese el sueldo y la futura pensionada, escudriñe en la reforma laboral, estudie lo bueno y lo malo de la ley Wert, dé el callo para sentirse reconfortado a la hora de percibir sueldo, dietas y viajes; mire que a este pueblo vasallo que no tiene buen señor, le interesa pero que mucho que agarren una cogorza todos ustedes y se pongan a disparatar con leyes que sean beneficiosas para él.

            No lo dude, buen hombre, a beber y a beber para que nosotros vivamos.

www.josegarciaperez.es

2 comentarios:

  1. Don José, comprendo que no le gustara mi intolerante opinión última, pero viene su siguiente artículo en el que habla de un político que lo único importante que ha hecho es ponerse un peluquín. Se imagina Vd. que los aficionados del flamenco hablaran del peluquín de Manuel Vallejo en vez de sus 37 tipos de “seguirillas”. Pero comprendo su pequeño corporativismo con sus ex compañeros de hemiciclo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Se refiere a don Ximo? No lo sabía, pero ya comprendo lo del gin-tonic. Otra más don Antonio, no practiqué el cooperativismo ni con los de me época, pero dígame lo del peluquín de don Ximo es verdad?
    Abrazos

    ResponderEliminar