lunes, 19 de agosto de 2013

La palabra



Seas quien seas, pasa
y acomódate en mí.

Yo soy el poeta,
no un hacedor de versos
sino torcedor de palabras,
las creo y las destruyo.

Es la palabra, Dios.
La eternidad, su tiempo.
El cielo y el infierno una risa de su llanto.

La palabra es mi aliada.
No la pido, la exijo.
No la busco, me encuentra.
No la llamo, se adentra en mis huesos
a manera de tuétano
que salva o mortifica,
según le dé.

A Dios le dio el milagro del "hágase la luz".
La luz fue la palabra
-la palabra será ya siempre del poeta,
también la luz-
después llegaron los pronombres, los adjetivos,
el hombre, la mujer y la serpiente,
el deseo y la voz.

Has llegado en la noche
disfrazada de sol,
pero sé de tu sombra.

Eres hija del frío
 y del mal y del bien.
No conoces pudor
y desatas tu lengua
cuando sabes que frágil
goza el hombre en tu coito.
Esclavo ya de ti
arrodilla su cuerpo
y exclama que eres carne de su carne.
¡Hágase en mí!, pronuncia el siervo,
y te regalas o vendes,
pero siempre tú vences a la puesta
del astrodiós que habita en el poeta.

De José García Pérez  Inédito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada