martes, 2 de julio de 2013

Verano de "víboras"


           En el argot periodístico se conoce por “serpiente de verano” una especie de trola que se publica para que el personal se entretenga; una vez que el “panza arriba” se ha disparado con la diáspora de julio, este verano, por lo que se desprende del inicio de julio, la serpiente no aparecerá y, en su lugar, se vislumbra la aparición de “víboras” que harán las delicias de aburridos durante las partidas de dominó en busca del ahorcamiento del seis doble o bajo las sombrillas que guarecen de la canícula que tan sólo ha hecho comenzar.

            Por aquí, por Andalucía, no existe posibilidad alguna de salvarnos del bullicio de la política; ya ven, por ejemplo, que la juez Alaya ha imputado a la ex consejera de Hacienda y Economía de la Junta en tiempos de Manolo Chaves  y ex ministra de Fomento con el gobierno de Zapatero, Magdalena Álvarez, en el caso de los EREs fraudulentos, y eso que en la actualidad es vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones.

            Ya sabemos que imputado/a, aunque suene mal, es alguien al que la judicatura le atribuye la realización de un hecho punible que tiene que ser investigado y demostrado, o sea, es un presunto autor, como gusta decir la “canallesca”, y al que hay que demostrar su participación en el mismo para que se convierta en procesado, hasta que llegue ese momento, si es que llega, tiene derecho a abogado en los careos ante el poder judicial.

            La verdad es, para quien conoce a Álvarez, alguna vez he hablado con ella, que valdría la pena estar presente en ese interrogatorio entre la dicharachera vicepresidenta Magdalena y el impenetrable rostro de la juez Alaya. No creo que ocurra, lo digo con total sinceridad, pero si la ex consejera saliera trasquilada no sería extraño que Chaves fuese imputado por ser su jefe superior inmediato, y ya tendríamos un buen gazpacho con todos los ingredientes de lo andaluz, ay Dios, qué buen pueblo aunque no sepa que lo es, y ese es su gran problema.

            Este caso que hoy vierto con cierto pudor es el primero del nido de “víboras” a que vamos a estar sometidos durante este verano de Bárcenas y demás ejemplares del “zoológico”. Al tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario