viernes, 5 de julio de 2013

Vaguedades de Garciapérez (I)



“El color sonrosado de la piel, sonrisa abierta, cierta tripa sin llegar al michelín, escasa o ninguna ira y sentido del humor, mucho sentido del humor, son algunos de los atributos del buen bebedor de vino”

José García Pérez


1 comentario:

  1. Don José, he sido un buen bebedor de vino, que hoy no me permite más que una copa diaria mis problemas cardiovasculares, aunque me la salto de vez en cuando esta limitación. Me han gustado todos los vinos, los finos de mi tierra, los tintos, la manzanilla de Sanlucar, los de Jérez los blancos de Rueda, Albariños, los de Rioja, los de Ribera del Duero, los de Toro, los de Pitarra extremeños, Calatayud, los contundentes de Jumilla para comer con los guisos de inverno, los tintos de Ronda, los de Cómpeta, los Moscateles de los Montes de Málaga, los franceses, italianos, chilenos, australianos…..Y solo debo tomarme una compa al día. Dios, que sacrificio. Don José, a propósito del vino: ¿hay vino o no hay vino en el Cenáculo de Leonardo? Yo no lo veo. Pero si no hay vino, ¿cómo se consagra el Sacramento de la Eucaristía? O mejor preguntárselo a su amigo anónimo experto en misterios y exorcismos.

    ResponderEliminar