domingo, 28 de julio de 2013

Tristeza



            Hoy estoy triste, muy triste; y ese estado de ánimo, sin decir la causa, lo he publicado en mi muro de Facebook. En poco tiempo, muy poco, he recibido una serie de mensajes de amigos deFb dándome ánimo, y hasta una graciosa fotografía de Francisco en la que aparezco vestido de torero y saliendo a hombros en una plaza de toros.

            Sien embargo, entre los comentarios, uno de ellos, de alguien que se autollama Gioconda Feliz, ha conseguido que mi ánimo se alce hasta casi la normalidad. Lo transcribo por si a algún lector le pudiese venir bien.

… no hace falta irse a Perú, estoy aquí yo, no sé si lo he dicho alguna vez, porque claro con estas pintas de foto de perfil tal vez resulta poco serio. No es lo mismo estar triste que estar deprimido, aunque la tristeza es un síntoma que acompaña a la depresión hay otros muchos. La tristeza es una emoción básica y normal del ser humano, con eso de normal me refiero a que cumple una función, como el llanto por ejemplo, dos minutos nos permite eliminar tensión acumulada, el famoso estrés, y desde ese punto de vista es bueno hacerlo siempre y cuando luego no empecemos a pensar (decirnos) cosas terribles que sigan provocando el llanto. La tristeza es normal cuando uno se enfrenta a una pérdida sólo desde ella podemos procesarla bien, aunque al igual que al llanto hay que darle sólo un poco de margen para que se exprese, es decir, convertirla en un poema por ejemplo, es una buena forma de tenerla sin que nos atrape demasiado. Hay que decirse, sí, estoy triste y me voy a permitir estar triste un rato, y es normal que lo esté, pero no voy a dejar que los pájaros de la tristeza aniden en mi cabeza como decía aquella. ¿Cómo? medidas de emergencia: forzar una sonrisa artificial, eso provocará un cambio en la química cerebral, hacer cosas que normalmente nos gustan mucho aunque no produzcan la misma satisfacción y sobre todo alejar de la mente los pensamientos catastrofistas, en la vida siempre hay una cara y una cruz en cualquier situación, hay que intentar pensar en algo sereno y no en lo que nos produzca más desesperanza. No dispongo de datos para afinar más puesto que cada situación requiere de su receta pero espero que con la dosis de cariño que va ésta sí que sirva para algo, a José y a quien lo pueda necesitar...

            Gracias, amiga Gioconda. Un besazo como la copa de un pino. ¡Ah!, las redes sociales hacen bien, mucho bien.




No hay comentarios:

Publicar un comentario