miércoles, 3 de julio de 2013

La ruta de la juez Alaya


         Este “copo” que les brindo no deja de ser una pura especulación de su autor; está pues sometido a toda clase de interpretaciones, dudas y posibles comentarios.

            La juez Alaya está haciendo auténticos encaje de bolillos para no imputar a ningún ser que goce de las prerrogativas de ser un semidiós, a saber, un o una aforad@, o sea, diputado autonómico, nacional, ex presidente o presidente de la Junta de Andalucía, porque en el caso de que lo hiciese, quiero decir  que imputase a uno de esos semidioses el caso se le iría de las manos por ser aforado o aforada y marcharía, el caso, camino del Tribunal Superior de Justicia o del Supremo; si ello ocurriese se unirían política y justicia, ambos términos los escribo con minúsculas, y ella, oh la juez Alaya, quedaría fuera del proceso de investigación.

            No es, pues, como afirman algunos “pedorretas” del PSOE que la señora juez este instruyendo una causa general contra el Partido Socialista de Andalucía, no es eso, es que en cuanto imputase a un ser “superior”, todo su inmenso trabajo se iría al garete.

            ¿No les extraña a ustedes que hace 48 horas impute al señor Lozano, viceconsejero de Presidencia, o sea, mano derecha de Susana Díaz, la niña de Griñán, y que a ella la deje en paz, pero con la zozobra de saber que el “hacha” de la Justicia, en esta ocasión Justicia queda escrito con mayúsculas, pueda caer sobre ella?

            Hasta 20 imputados de una sola tacada y ninguno de ellos, también ellas, aforados, es una filigrana de buen hacer; ella, la juez Alaya, sabe que terminará por imputar a Chaves y Griñán o viceversa, pero también sabe, pero que muy requetebién, que cuando lo haga, porque lo hará, los encargados de seguir con el sumario se van a encontrar, creo, con aspectos muy serios de quienes hoy lanzan balas de fogueo contra un modelo a seguir de investigar, a pesar de sus serios problemas de salud, de manera eficaz y exhaustiva.

            Que la juez Alaya goza de tener admiradores y enemigos es evidente, pero son pocos, una mínima cantidad, los capaces de analizar su ejemplar actuación.


2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo con tu lúcida e inteligente interpretación de esa juez ejemplar.

    ResponderEliminar