martes, 16 de julio de 2013

Censura


           El PSOE, en uso de su libertad, se ha empeñado en quemarse del todo con la posible presentación de una moción de censura al presidente Rajoy si éste no va al Congreso a echar un rato para hablar sobre el caso Bárcenas y sus sobres; ignoro si Rubalcaba está preparado para ello y, especialmente, si tiene la suficiente información para empitonar al señor Registrador o, por el contrario, va a salir trasquilado.

            Tuve la inmensa suerte de vivir en directo, en el año1980, la moción de censura que presentó el PSOE contra Adolfo Suárez, moción que fue defendida por Alfonso Guerra y, por parte de UCD, Rafael Arias Salgado se encargó de la contraofensiva; fue aquella una moción constructiva en el sentido que, al mismo tiempo, se presentaba a Felipe González como alternativa a presidir el Gobierno de la nación en el caso de que la moción prosperase. Felipe se convirtió en el auténtico protagonista, pues sus dotes de oratoria y especialmente de gran comunicador hicieron mella en el pueblo que vio en el sevillano un futuro presidente, hecho que ocurrió en 1982 con su amplia mayoría absoluta, aunque también esa victoria fue resultado de la descomposición de UCD y del intento golpista del 23-F.

            En la moción que se barrunta no se sabe muy bien si será constructiva, o sea, si llevará implícitamente un posible candidato a la Presidencia o si será destructiva, o sea, soltar metralla al actual presidente, señor Rajoy. Si fuese la primera, o sea, la destructiva, es lógico pensar que sea Elena Valenciano la encargada de defenderla y la de las tres S, Soraya S. de Santamaría la que contrarreplicaría, en ese caso don Alfredo actuaría como posible candidato a presidir el gabinete ministerial; ahora bien, si el aparente mosqueo que tiene Rubalcaba le lleva a presentar una pataleta sin hechos probados y fiándose tan sólo en la palabra del presidiario Bárcenas, la paliza que recibirá, no sé por parte de quién, será de las que hacen historia en nuestra vida contemporánea.

            En fin, lo que sea pasará, y pasará que con la holgada mayoría absoluta que goza el PP todo será barrido por la fuerza de los votos; mas tengo la impresión que el que saldrá malparado será el químico Rubalcaba cuando tenga que explicar los EREs andaluces, el caso Blanco y otros negocios que tendrá preparado el o la que suba a la tribuna para responderle. Y, toma ya, IU y UPyD, serán los grandes beneficiados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario