lunes, 24 de junio de 2013

Se acabó lo que se daba, la Feria


          Si habéis pecado, queridos alhaurinos y alhurinas que tenéis la inmensa suerte de formar parte del azahar que baja hasta los dinteles de vuestras viviendas, enhorabuena por mi parte, pues aunque vuestro patrón, el brujo Juan era santo, la feria, sí en verdad lo es, deber ser profana hasta la saciedad.

            Pocos y pocas gozan de la posibilidad de olvidar, durante unos días, la crisis, las memeces morales y los consejos de mayores a menores para no pasarse de la raya; han sido tres días con sus maravillosas noches insinuantes ante la belleza de las mujeres, el corrillo de los donjuanes de turno y las alabanzas a los dioses Baco y Eros.

            Sino habéis abierto el baúl de los fármacos y problemas para cerrarlos bajo llave y candado, sino habéis alejado con ceremonias los fantasmas del sueño y el aburrimiento, si vuestros cuerpos no han sido colocados bajo la ducha de la alegría para que ella os limpie la mugre de la mediocridad, sino habéis sazonado con especias de picardía vuestro espíritu, sino habéis quebrado el candado de la tristeza, sino habéis hecho nada de lo anterior habréis pasado tres días de bulla y pinchitos de aburrimiento y, sin lugar a dudas, pasó por vuestra vera la posibilidad de haber contemplado a la noche hecha luz en el orgasmo del siempre necesario cambio de mentalidad.

            Si este “copo” sale publicado hoy os quedan horas para que el dulzón Baco os nuble las mentes, para que los enamorados se besen y copulen en conjunción con vuestro azahar, para que restalle el látigo y los aburridos dejen vivir a los así lo quieran.

            Alhaurinos y alhaurinas, forasteros y forasteros, amantes del jolgorio, si la feria pasó como pasa el Ave, sin pararse en vuestros corazones, sabed que no habéis sabido coger el tren en marcha.

Os espera, pues, el calor, la calor, el terral y las calores. Rezaré por vosotros cuando esta noche, en este inicio de la luna a menguar, encuentre a la propietaria de aquellos ojos verdes que soñé y escape con ella, en blanco caballo, a la búsqueda de juncos que nos cubran.

Y reiré, reiré mucho por vuestra pérdida de ilusión.

2 comentarios:

  1. No conozco la feria de Alhaurín de la Torre, el año que viene espero acudir. Me ha convencido. Que habilidad para engarzar palabras, oraciones, párrafos, discursos, realidades y ficciones. Es Vd., además de García y Pérez, López; al igual que aquel prolijo Lope de Vega.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo. La verdad sea dicha es que, exceptuando lo de las coquinas, un servidor no ha pisado la feria de Alhaurín; de manera que no te la puedo recomendar.
    Abrazos.

    ResponderEliminar