martes, 4 de junio de 2013

¿Pactar?


     Se afirma que corren vientos de pactos entre PP y PSOE, pero un servidor no se lo cree del todo. En las actuales circunstancias, ¿a quién le interesa más pactar?, la respuesta no puede ser otra que a los españoles en su conjunto ¿y cual de los colectivos políticos sería el gran beneficiado?, creo que el partido que hoy ostenta el poder, o sea, el ejército de Rajoy.


     Es por ello que tengo la sensación de que los alumnos de Rubalcaba se presten, sin más, a permitir que los populares puedan permanecer otros cuatro años más en el poder; claro que una mano tendida en los momentos actuales de crisis, flotando en el vacío y sin querer agarrarse a la tendida, puede convertirse en un lustroso martillo que machaque al que deje los dátiles pendulones.

     Pactar es fajarse, y bien, en tirar todos del mismo carro, sin posibilidad de un personal que racanee; y resulta que el PSOE tiene hoy en la inmediatez de su mano zurda a su gran enemigo político, Izquierda Unida, que, según sondeos de expertos y encuestas de parroquianos de bares, le va dando buenas tarascadas a la médula más importante del PSOE, o sea, a lo que le queda de socialista.

     Lógicamente en nuestro arco iris parlamentario, si exceptuamos a los “papás” de Talegón, no existe nadie que desee pactar, a no ser que Rosa Díez, la ex candidata a la Secretaría General del PSOE, viese un filón de votos ante la posibilidad de bailarse un buen chotis en condiciones con don Mariano, pues la ex socialista, es experta en bailar, sin pringarse, con el más pintado de la Cámara Baja.

     Así las cosas, así los bailes y así los intereses de cada partido que, por cierto, nada tienen que ver con los de mi vecino del quinto que se ha quedado en paro a los cincuenta años de edad, Rubalcaba ha dado un paso hacia delante, ya veremos si se queda en puro retroceso, y le ha espetado a Rajoy que pacta con él asuntos europeos (en estos momentos tomo entre mis manos el bajo vientre para evitar la carcajada) si el PP retira de la circulación la Ley Wert, la de educación, ley a la que, lo veo venir, le tendré que dedicar uno de estos copos.

     Eso no es apretar la mano del otro, sino hacerle una peineta.


www.josegarciaperez.es



2 comentarios:

  1. No sé si Juan el de Cartajima es Vd. mismo representado al modo del Juan de Mairena, de don Antonio Machado. Lo he conocido esta tarde, buscado información de la Peña Perchelera, ya que soy nuevo vecino malagueño y viejo ciudadano español. Me gusta como escribe, me gustan sus versos y como dice sus digresiones literarias. Pero hay un pero. Creo que está Vd. como don Quijote al final de la novela: perdidas las ganas de lucha. No sería mejor luchar hasta el último suspiro como José Luis Sampedro y Sancho Panza.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. No lo dude que lucharé hasta el último suspiro.
    Gracias y abrazos

    ResponderEliminar