miércoles, 26 de junio de 2013

Oh Susana


       Griñán se va, dice él, o sea, que no repetirá como candidato a presidir la Junta de Andalucía; y ello, cuando le quedan tres años para seguir medio manejando los hilos visibles e invisibles del destino de este terruño mayor en extensión que Bélgica, Holanda y Luxemburgo (Benelux),  es una noticia de largo alcance, tanto es éste, que puede alcanzar a la línea de flotación del mismísimo PSOE y al comandante Rubalcaba; a don Diego Valderas, bicéfalo del Presidente, la noticia le ha cogido igual que a mí me trincó Tejero el famoso 23-F, o sea, por sorpresa; Rubalcaba ve atinada la candela que ha prendido el andaluz en su ejecutiva; Gaspar, ya saben, Zarrías, comienza a preparar algo por Jaén y Cádiz; Zoido, alcalde de Sevilla, aplaude sin saber lo que se le viene encima; la Chacón no ve nada claro el asunto; Rajoy, ni claro ni oscuro; y Susana, oh Susana, la única socialista que jura y no promete en las tomas de posesión de cargos, comienza a preparar su estrellato para las primarias andaluzas de julio.

            Supongamos que Susana, oh Susana, sea la candidata elegida para los próximos comicios; ¿quién gobernará durante los próximos tres años, Griñán o Susana, oh Susana? ¿Permitirá don Diego que sea Susana, la siempre desconocida y misteriosa Susana, la que gobierne en la sombra, ella, la que jura y no promete?

            ¿Aguantará el Concordato de Izquierdas (PSOE-IU) este próximo trienio de dudas o romperá el tratado don Diego o el sagaz alcalde de Marinaleda, Sánchez Gordillo?

            Y el PP de Andalucía, que hará: ¿verlas venir para dejarlas pasar, mientras Susana, oh Susana, va asentando su divina realeza?, ya saben, que si Zoido, Moreno Bonilla o Bendodo serán los contrincantes de Susana la desconocida, la que transitaba los caminos del Maestro.

            Ustedes se preguntarán el porqué de esta reiteración del columnista con Susana. Muy fácil, escudriñen los evangelios y en ellos encontrarán un pasaje en el que el evangelista afirma: “Le acompañaban -a Jesús- las mujeres, entre ellas Susana”, oh Susana, años llevo intentando saber quién eres y hoy, tras la renuncia de Griñán, pareces emerger desde el insondable misterio.

            No se cansen, escudriñen los dichos y hechos de Jesús; ningún teólogo ha sabido definir quién es Susana.

            

3 comentarios:

  1. Don José, antes que nada tengo que decirle que conozco poquísimo del Antiguo Testamento, ni de los Evangelios. Pero, ¿no cree Vd. que esta Susana es más parecida a la del Libro de Daniel que a la que acompañaba a Jesús? Últimamente me acerco al arte para buscar la verdad, como nos recuerda el historiador del arte Ruskin: “La historia de un país se escribe en tres libros; las de sus gestas, las contadas y las del arte. Ésta última es la mejor para descubrir la verdad”. Por eso creo que es la historia de la “Casta Susana”. Lo de ser socialista y jurar, es para despistar al personal.

    ResponderEliminar
  2. Pues pudiera ser. He intentado "jugar" con esta criatura amamantada en los pechos del PSOE, para dejar después, es lo que más me interesaba, la incógnita de Susana, la acompañante de Jesús; pero sobre estos último, jamás he recibido respuesta alguna.
    En fin, un juego más. Lo que ignoro es si la Susana actual es casta o no.
    Abrazos, Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco sé si es casta, pero lo que sí parece es el deseo que despierta en los jueces del PSOE.

    ResponderEliminar