lunes, 17 de junio de 2013

Hospital comarcal del Valle del Guadalhorce


           El Valle del río Guadalhorce es un maravilloso y amplísimo conjunto de limoneros y naranjos que embargan de azahar el interior del mismo, por ello y, también por su pequeña carga poética, me gusta llamarlo del Azahar. Da la casualidad que viví en unos de sus pueblos, Cártama, un decenio de mi vida que me hizo más yo, más lo que soy, porque en el viví junto a caciques y desheredados, y fue por estos por los que hice mi apuesta de vida; además de amigos, dejé un compadre al que llamaban “Porlvarea”; por cierto, no sé lo que será de él.

            Los pueblos más importantes de dicho valle son Alhaurín el Grande, Alhaurín de la Torre, Coín, Cártama, Álora, Pizarra,Casarabonela y asíhasta llegar a trece. Carecían los 300.000 habitantes, más o menos, de tan hermoso lugar de un Hospital Comarcal; fue por ello que allá por el 2005, a petición de sus alcaldes se propuso a la Junta de Andalucía su construcción; tras los consabidos dimes y diretes se apostó por su ubicación en Cártama.

            Y ahí está, esplendente, expectante, construido, a la espera del primer paciente y primeros médicos y enfermeras desde que hace año y medio terminó de construirse. Ahí está: a oscuras. A oscuras de luz eléctrica y con las sombras si con los recortes en sanidad, ojo, de la Junta, el vecino de Casarabonela tiene la posibilidad de operarse de cataratas sin necesidad de tener que desplazarse a la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

            Y junto a él, junto al Hospital Comarcal, los habitantes del Valle del Azahar parecen enfermos de ilusión, de lucha, de guerrear; están sumisos a la espera de que alcaldes y asociaciones hagan lo que es deber de ellos, luchar por sus derechos.

            Que quede claro que la Junta no ha puesto un euro, sino que los malditos dineros han salido de los bolsillos de los contribuyentes, incluido el que estas líneas escribe.

            Es hora de levantarse y reclamar derechos, hora de marchar sobre Endesa para que enchufe el termostato que dé salud a los habitantes del citado Valle, es hora de olvidarse de banderías políticas, porque, me pregunto, qué tienen que ver PSOE, PP e IU con una operación a corazón abierto.

            Venga vecinos, que se vea la luz de la dignidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario