sábado, 15 de junio de 2013

El alcalde Joaquín


         Se afirma con frecuencia que las mayorías absolutas en política no son buenas; y sin embargo, no por ir contra corriente, soy de los que opino que si lo son porque, en gran medida, permiten al partido ganador poner en marcha su programa electoral con total comodidad, aunque exista una oposición que desee impedirlo o una crisis económica que lo haga imposible.

            A lo largo de los años de esta democracia que seguimos machaconamente comentando que está en sus principios, tenemos algunos ejemplos de mayorías absolutas municipales que fueron sucediéndose año tras año colocando a la misma persona al frente del vecindario; de entre ellos, el caso más llamativo fue el de Paco Vázquez, socialista católico, alcalde de La Coruña, y que terminó su actividad política siendo Embajador de España en el Estado Vaticano.

            Como columnista de www.diariolatorre.es , observo que el actual alcalde del pueblo donde escribo, el popular don Joaquín V, lleva unas pocas de legislaturas con mayoría absoluta al frente de la villa que más ha crecido en la provincia de Málaga, me refiero a ese lugar donde el azahar se adelgaza y que tiene por nombre Alhaurín de la Torre.

            Y ello a pesar de que la oposición, en uso a su derecho a discrepar, intente torpedear su tarea como primer edil desde la dignidad que imprime ser auténtico ojo crítico, caso de IU, hasta la torpeza demagógica de UPyD y Equo de Mancebo, pasando por el poco saber ejercer como oposición del PSOE local.

            Así las cosas, y justamente porque son así, no me extrañaría en absoluto que cuando los tambores anuncien la llamada a las urnas, gentes de los montes -urbanizaciones- y vecinos del casco viejo acudan con la papeleta de Joaquín V para volver a instar a que revalide su mandato,

No hay comentarios:

Publicar un comentario