miércoles, 8 de mayo de 2013

Wert contra Wert


           Se cuenta en “los dichos y hechos” de Jesús de Nazaret, esos libros llamados Evangelios, que en cierta ocasión, no sé ahora mismo la causa, algunos que estaban alrededor del nacido en Belén le comentaron: “mira, ahí están tu madre y tus hermanos”, a lo que el galileo contestó: “mi madre y mis hermanos son los que cumplen la voluntad del Padre”

            En frío, la contestación podría considerarse como un desapego de Jesús hacia sus más íntimos familiares, pero a poco que se profundice algo en la respuesta podríamos estar de acuerdo en que para él la familia es la conformada por hombres y mujeres a los que une más la fe que la sangre, la comunión de ideas que el hecho de formar un núcleo familiar.

            El hecho de que Juan Pablo Wert, profesor de Historia del Arte en la Universidad de Castilla-La Mancha y hermano del otro Wert, José Ignacio, ministro de Educación, haya demostrado públicamente, fuera parafernalias mediáticas, sus discrepancias con su ministro y hermano en cuestiones educativas nos habla muy requetebién de la política con mayúsculas, esa que nada tiene que ver  con la baratija con la que juegan los políticos profesionales en ese trajín que se traen en el Congreso de los Diputados.

            El catedrático, más amigo de realizar propuestas que protestas, dio una lección magistral, antiguamente le llamábamos ocasional, sobre el auténtico sentido de la política, y en especial de la política educativa.

            Puso el dedo en la llaga al hablar de la manoseada asignatura de Educación para la Ciudadanía, cuando argumentó que “cuanta más educación, más ciudadanía y cuanta más ciudadanía, más educación”, tirando por tierra todo un complejo “toma y daca” de sectarismos por una y otra parte, o sea, por parte de la izquierda, la derecha y el resto de formaciones.

            España, sin complejos y cainismos, ha vivido por un instante una discusión política fraternal que puede mejorar, al menos, nuestra convivencia sin estridencias.




         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada