domingo, 5 de mayo de 2013

Las palabras de Juan el de Cartajima (LII)


"... un engendro de alguna una mente contumaz
y rabuda, como  la de Juan el de Cartajima,
tan lugareño y tan sabio como corresponde a
un hombre de tierra y mar..."


De poetas LII

Conviví en las antiguas unitarias del Cerro Blanco, con
niños descompensados de pan y cultura, algo parecido a
los agrios Asperones de esta ciudad, Málaga, que todo lo
acoge y todo lo silencia, donde vivió el pobre niño pobre.
Creí durante un tiempo que Dios me hablaba, y yo con él; 
pero no, era con el "pobre niño pobre", o sea, con Dios
verdadero. Llevé un mensaje de justicia y liberación desde
Guaro a Ronda, de La Coruña a Almería y de Madrid a Valencia,
sin olvidar Tarragona. Creé asociaciones que impregnaron
de un cierto desasosiego los sueños de los dormidos políticos,
y las barriadas de El Bulto, la Cruz Verde o la Estación del
Perro, supieron de mis andanzas con Nieves "la Castañera",
siempre a mi lado y a la vera de los desheredados.
Entonces no escribía poemas, sino que la poesía vivía en mí.

Juan

No hay comentarios:

Publicar un comentario