martes, 14 de mayo de 2013

El dedo alargado de Pacheco


          Lo de Alianza Socialista Andaluza, después Partido Socialista de Andalucía, más tarde PA, y, para finalizar casi en la escombrera, ha sido la lucha más cainita que se conoce en la historia política contemporánea.

            El ex alcalde jerezano Pedro Pacheco, junto al ex regidor sevillano Alejandro Rojas Marcos, líder eterno durante toda la metamorfosis de ese andalucismo oficialista, tuvieron mucho que ver en el derrumbamiento de una idea política que, aún hoy, es vital y necesaria para el resurgir de Andalucía, devastada en la actualidad por los EREs socialistas y el inicio de una guerrilla solapada en el seno del PP por la nominación a la candidatura de la Junta.

            Pero lo de Pacheco fue la repera de eso que se ha dado en llamar “mosca cojonera”; sabedor de su fuerza tras el desastre de 1982 en que el PA inició la travesía del desierto electoral, pero con el camello sobre sus espaldas, sus travesuras con el andalucismo fueron inenarrables.

            Por narrar alguna de las aberraciones de este colectivo desgranado, puede valer aquella mítica campaña en que en las vallas que adornaban las plazas andaluzas se podía leer “Ni Alejandro ni Pacheco”, y entonces emergió Arturo Moya, que se gastó unas lindas pesetas, como candidato a presidir lo que es patrimonio nacional del socialismo; no es necesario decir que el granadino no obtuvo acta de diputado regional.

            Pues bien, a Pedro Pacheco, el que tras dar un mitin en el confín del mundo regresaba siempre a su Jerez del alma, eso sí, haciendo parada en el camino y comiendo la linda mojama y el buen jamón que llevaba en el maletero del coche, a Pedro, decía, le han endiñado una sentencia de más de cuatro años de cárcel por lo de siempre, ya saben, el trapicheo de la cosa pública, y por colocar con su alargado dedo a un par de enchufados en puestos de promoción de beneficios a repartir.

            Al final, seguramente, quedará en nada, ya saben, se interpone un recurso, después otro y si te vi no me acuerdo. Me parece que fue éste el que dijo aquello de que “la Justicia es un cachondeo”, ¿ o no?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada