sábado, 13 de abril de 2013

Peña Puerta Blanca


            Mi amigo Emilio -forofo del Málaga, de la vida de las peñas y de la buena bulla- se le metió entre pecho y espalda que ayer sábado, un grupo de feligreses del Gran Vía, nos acercáramos a la Peña Puerta Blanca a vivir una comida de hermandad.

            Y hasta allí fuimos la crema y nata del Gran Vía, a saber, Fernando, Pepe “el pollo”, Manuel “el bético”, Manolo “el relojero”, Paco Montoya, Paco Siles, Quique y un servidor de ustedes, acompañados lógicamente del mencionado Emilio.

            Aquello era un hervor de gente sana con incrustaciones políticas, ya saben, concejales de aquí y de allí que acuden al lugar donde cohabitan grupos de personas; algo, por cierto, lógico.

            Iniciamos la manduca con una ensalada limpia y fresca como copos de nieve, adornada con boquerones en vinagre, cogollitos de lechugas, aceitunas de buen sabor y uno tomatillos que quitaban el sentido; rociado lógicamente con frescas cervezas y vino Rioja.

            De segundo, con un amor infinito, nos colocaron una sopa de espárragos del campo que fue la delicia de todos y todas; para terminar con un espléndido rabo de toro perfectamente cocinado, a saber, de esos que se introduce el tenedor y del hueso se desprende la carne a la primera. No siendo bastante lo expuesto hasta ahora, acabamos con unas naranjas nave-lates del Valle del Azahar, llamado del Guadalhorce. Para finiquitar la gula, algún güisqui o ginebra o café.

            Bien. Hasta aquí normal, ahora bien lo que es anormal es que cada uno de los comensales pagase la cantidad de diez euros por tamaña barbaridad de almuerzo.

            No es necesaria una gran cantidad de elementos extraordinarios para echar una tarde de antología. Vean ustedes, un grupo de amigos y diez pavos por cabeza, eso sí con un Relaciones Públicas como Cristóbal, que nos atendió como no lo merecemos.

            Si lo repetimos, ¿lo publico antes por si alguien desea incorporarse?. La verdad: ¿se apuntarían?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada