jueves, 4 de abril de 2013

Cosillas de la Málaga política



En Málaga, esta ciudad de tierra y mar, los acontecimientos no finalizan en le fecha prevista, sirva de ejemplo la pasada Semana Santa, sino que se configuran mesas redondas para analizar los posibles errores acaecidos durante el acontecimiento, a fin de intentar mejorarlos en años futuros. Bien hecho.

            Pero también existen los conocidos dimes y diretes entre políticos en los que ya no brilla algo la cultura, sino la navaja afilada. Vienes esto a cuento porque una concejala del Partido Popular le ha echado en cara a Eduardo Zorrilla, portavoz de Izquierda Unida el haber asistido como concejal, no siendo católico, a una de las procesiones malagueñas.

            No sabe la impoluta concejala de derechas que el señor Zorrillas es católico, quiéralo o no por haber sido bautizado, puede no ser creyente y hasta podría ser apóstata; pero mira por donde, el bueno de Zorrilla ha contestado que porqué no se lo dicen al Presidente de la Diputación y edil del Ayuntamiento de Málaga, Elías Bendodo -el hombre que se traga los churros mientras dice no a la poesía- que es de religión judía. Toma ya.

            Y es que todos son iguales que niños y, por ello, tienen asegurado el Reino de los Cielos; no sé si allí, pero aquí, lo que se dice en este perímetro urbano tienen y gozan de un espléndido paraíso terrenal, no metafórico, sino real como la vida misma.

            Juzguen si no. Hace unos días una Delegada municipal de Distrito fue multada por la policía por dar una dosis de alcohol mayor que la permitida para conducir vehículos, la chica dimitió de sus funciones aunque no había tenido accidente alguno. A los pocos días, el citado Elías Bendodo la acogió en su seno, que no es el de Abraham, sino la Diputación, y, ¡Santa Pascua de Resurrección!, ya la tenemos de nuevo con un cargo de confianza.

            Era una de las suyas; así cualquiera.


           

2 comentarios:

  1. Ya sabes, Pepe, dále una gorra de plato "a lo que sea" y en esta España nuestra habrás hecho un general "con mando en plaza" y "benefactor" de los suyos. Un abrazo

    ResponderEliminar