miércoles, 3 de abril de 2013

Con perdón, por si ofendo



Asegurar que “para los cristianos la existencia de Dios queda fuera de toda duda” es, al menos, una temeridad.

            Resulta que he leído esta frase en www.diariolatorre.es y me ha resultado bastante dogmática y, sin querer entablar ninguna clase de debate, he entrado al toro como vulgarmente se dice; pobre de mí, pudiera ocurrir.

            Tenemos que admitir que la Biblia, como conjunto de Libros Sagrados del Antiguo Testamento, es de obligada creencia para los cristianos. En todas las eucaristías, la primera de las lecturas se encuentra extraída de ella, y los asistentes, hasta donde me es permitido recordar contestan al lector que dice: palabra de Dios, con una afirmación.

            Quiero decir, seguro que mal explicado, que Abraham, si es que existió, y no es todo una pura metáfora, cosa que creo es, aunque muy bien narrada por cierto, es el Padre de la Fe, o sea, el tronco e inicio de tres religiones monoteístas, a saber: judía, cristiana y musulmana.

            Sin entrar en grandes profundidades, no viene al caso, de aquel tronco inicial brotan tres caminos diferentes en esa expectación de un Salvador o Mesías: el pueblo judío que espera aún a su Mesías, el pueblo musulmán que encuentra en Mahoma el profeta que les va a mostrar a Alá, y los cristianos, judíos en un principio, que ven en Jesús al Mesías esperado.

            Pero el inicio, la raíz es la misma. De manera que asegurar que para los cristianos queda fuera de toda duda la existencia de Dios, es convertir en ateos, con una sola frase, a un buen número de judíos y musulmanes, hecho, al menos, discutible. Y ello, sin nombrar a todos los integrantes de otras religiones, que las hay a porrillo.

            Creo, al menos creo, que estos temas tan espinosos de profundizar en ellos habría que tratarlos con sumo cuidado o anteponiendo al posible debate, la sinrazón de la fe.

            Herir sensibilidades nunca es bueno, y más tratándose de cuestiones como éstas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario