domingo, 10 de marzo de 2013

Nevenka, el acosador del ex PP y el PSOE



          Había una vez un pueblo llamado Ponferrada al que un día de cualquier año unos hombres y mujeres se presentaron para ser los dignos representantes de sus vecinos. Como dicen los más fanáticos que esto de la política es cuestión de vocación y, por ahora, si el nuevo Papa no lo remedia, existen muy pocas vocaciones, siempre eran los mismos varones los que lampaban por servir al vecindario.

            Los más conocidos del lugar, en este juego electoral, eran y son: un tal Samuel del PSOE, uno del PP llamado Carlos y, el más famoso de todos, Ismael que hace años jugara a ser del Partido Popular, ayer de una de esas dudosas Agrupaciones Independientes y hoy, veremos hasta cuando, un vecino más de Ponferrada, pero no cualquiera de ellos.

            Y afirmo que Ismael no es cualquiera, sino un cualquiera, que no es lo mismo, porque siendo alcalde popular designó concejala de Hacienda a una señora o señorita de nombre tan bonito como Nevenka a la que acosó el muy marranillo, y no digo presuntamente porque lo juzgaron y le impusieron una multa de 6.480 euros al tiempo que tuvo que largar una indemnización de 12.000 euros a la acosada.

            Al acosador Ismael lo largaron del PP, pero era tal el afecto que tenía por sus vecinas, tal vez también por sus vecinos, que fundo una Agrupación y volvió a presentarse para regir los destinos de los ponferradinos y ponferradinas si es que son esos los gentilicios de los nacidos en Ponferrada.

            Así las cosas, en las últimas elecciones municipales, Carlos el del PP obtuvo 12.500 votos y 12 ediles, Samuel el del PSOE se hizo con 8 concejales y 8.500 votos, y nuestro acosador llegó a conseguir cerca de 6.000 votos y 5 ediles, por lo que el Alcalde fue don Carlos, pero sin mayoría absoluta.

            Pero he aquí que llegado el Día Internacional de la Mujer, al acosador de Nevenka se le ocurrió censurar al Alcalde del PP, y, mira por donde, a Samuel el del PSOE le pareció muy requetebién que con los votos del acosador consiguiera la Alcaldía de Ponferrada.

            Y en ello estamos, aunque Rubalcaba va predicando por los desiertos que Samuel debe dimitir del PSOE.

            Ya veremos, porque no sé muy bien que tendrá la famosa vara de mando.

5 comentarios:

  1. Mañana, em mi Día, también hablaré del tema, pero yo lo haré refiriendome a Rubalcaba...pero ¡son todos unos impresentables!
    Sigamos con lo nuestro, Pepe. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Querido José, te ha quedado la contestación a ritmo de mantra, jejeje
    No tienen cara todos estos...
    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar