sábado, 9 de marzo de 2013

Mar adentro



Mar adentro,
siempre navegamos buscando el horizonte
y cuando creímos alcanzarlo
seguíamos mar adentro.

¿Te cansaste de remar?
¿Me cansé de bogar?
¿Tal vez encallamos?

Era más lejos,
mar adentro,
igual que besaba tus labios en el infinito.

Pero la barca viró en su navegar
y el mar se puso arena.

Paramos
y la vida quedó varada.

El amor, vida mía, no sabe de descansos.


( J. G. P. )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada