martes, 8 de enero de 2013

Un 2013 de "armas tomar", con o sin Morenés (y II)



El pasado “copo” intentaba tocar, simplemente palpar, el infierno económico que nos espera en este 2013 y, de paso, balbucear alguna de las posibles soluciones; en el presente, con mucho sigilo, mis manos teclearán un problema de “armas tomar”: la provocación de Artur Mas.

Aquellos prehistóricos diputados de la llamada Legislatura Constituyente hicimos lo que pudimos, no lo que quisimos, a la hora de ofrecer al pueblo español una Constitución para su refrendo. No estaba el horno para muchos bollos, y esa, lo ignoro, pudo ser la causa de la empanada que, con el paso de los años, vivimos en la actualidad.

Cuando el ministro Morenés, con cierto pálpito militar, afirmó que el Ejército está firme y tranquilo ante “absurdas provocaciones”, ha dicho una verdad como una catedral de grande. Actualmente, ese rosario de provocaciones está siendo rezado por el muy honorable Artur Mas, las letanías por Esquerra Republicana y, algún repique inoportuno, por el PSOE, aunque este último, hay que reconocerlo, rápidamente entone el “yo pecador”; me refiero, en este último caso, cuando la portavoz socialista en el Parlamento de Europa solicitó amparo ante una posible invasión militar de Cataluña.

Provocar, pero no absurdamente, sino con todas las de la “ley”, o sea, sabiendo lo que dice, el señor Mas, personalidad, quiera o no, del Estado Español, cuando asegura que, sea legal o no, se realizará un referéndum en Cataluña para proclamar la soberanía de dicho territorio.

Eso, pero en serio, ya ocurrió en plena II República, año 1934, el Presidente de la Generalitat, Lluis Companys, declaró el Estado Catalán, y Lerroux, presidente de la República Española, acabó en un santiamén con semejante provocación.

Todavía recuerdo, como si fuese hoy, aquello del 23-F que terminó en un susto imponente para gran parte del pueblo español, y el entonces honorable Jordi Puyol consultó alarmado con el Rey Juan Carlos, y este le dio un valium 10 con aquella famosa frase: “Jordi, tú, tranquilo

Por favor, honorable Artur Mas, usted, tranquilo, no sea que por sus “absurdas provocaciones” tengamos todos y todas que hacer provisión de un saco de valium.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada