martes, 29 de enero de 2013

Suavemente buscaré su presencia




     Si el soplo renaciera, la vida se abriría. Sólo su asiento necesito para iniciar el camino, pero todo duerme conmigo. Esperaré en la gruta. Sé que llegará.

     La vanidad se descuelga prendida de mi yo. De un hilo depende mi vida: el resto de la soga se desploma. Suavemente buscaré su presencia.

     Sea quien sea, seré con él.


     (De Fue un acaso, de José García Pérez)



2 comentarios:

  1. De la misma forma que algunos buscamos tu presencia en este copo, nuestro pan de cada día... Besos.

    ResponderEliminar
  2. Buscar no es mala tarea, ojalá nos encontremos.
    Besos.

    ResponderEliminar